El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Videojuego

Redescubrir los márgenes. El Museo del Prado en Animal Crossing

Dioses y diosas, reyes y reinas, grandes artistas… Conocemos los nombres de la mayoría de personajes que aparecen en los cuadros del museo, sus historias, sus hazañas. Pero ¿qué hay de aquellos que no pasaron a la historia? ¿Es posible conocer cómo eran las vidas de quienes no aparecen en los libros de historia?

A través de este itinerario os invitamos a saber más de aquellas  personas que rompieron los moldes establecidos, pero también de quienes fueron apartados del foco central por no ser parte del canon. Un recorrido que abre la puerta a la reflexión, al debate y al conocimiento.

¡Bienvenidos a Redescubrir los márgenes!

Programas públicos

Redescubrir los márgenes. Contenido

Presentación del itinerario Redescubrir los márgenes

En las obras del Museo del Prado podemos reconocer a grandes figuras de la realeza, personajes mitológicos o figuras bíblicas, pero ¿hay sitio para aquellas personas cuyos nombres no han pasado a la historia como protagonistas? En esta sala queremos abrir un espacio para quienes habitaron en los márgenes de la sociedad e invitaros a conocer la colección del museo de forma crítica y diferente. ¡Acompáñanos a redescubrir los márgenes!

El Cid de Bonheur

Podríamos pensar que lo que aparece en esta obra, llamada El Cid, no tiene mucho que ver con su título ¿verdad? Su autora es Rosa Bonheur, una artista francesa que nació hace casi 200 años en una sociedad en la que nacer mujer era un gran impedimento para desarrollar su talento como pintora. Sin embargo, durante toda su vida luchó por vivir una vida sin cadenas ni imposiciones, amando a quien quiso o vistiendo prendas consideradas masculinas en esa época.

Hoy encontramos a este felino en nuestro museo bajo la denominación de “El Cid”, como símbolo de quien no se somete, de valentía. Un retrato de un león cuya mirada contempla serena el horizonte, imposible de someter, libre como su autora.

Eugenia Martínez Vallejo, desnuda de Carreño de Miranda

Eugenia Martínez Vallejo padecía el Síndrome de Prader-Willi, una alteración genética poco frecuente que afecta al desarrollo del cuerpo y causa alteraciones psicológicas.

En una época en la que era común que personas con anomalías estuviesen en la corte para ser observados como atracción, Eugenia fue llevada con Carlos II y fue apodada como “la Monstrua”. En esta pintura solo tenía 6 años y fue representada desnuda como si fuese el dios Baco, pero también fue pintada vestida y con alimentos en ambas manos.

El avance de la ciencia ha conseguido que enfermedades como la de Eugenia se diagnostiquen y se traten. Hoy, tratamos de mirar a sus ojos con empatía. Y a ti ¿qué te dice su mirada?

Brígida del Río, la barbuda de Peñaranda de Sánchez Cotán

Brígida del Río, la Barbuda de Peñaranda, fue parte, como muchas otras personas, de esas gentes de placer que servían de divertimento en la corte. Padecía hirsutismo, un desajuste hormonal que causa el crecimiento de vello, condición compartida por “La mujer barbuda” de José de Ribera, obra que también se encuentra en este museo.

Este retrato de Sánchez Cotán representa a un personaje que no encaja en los ideales de belleza y que descuadra al espectador debido a su apariencia física.

No encajar en el canon establecido hace siglos era motivo de asombro o de burla, pero estas pinturas evidencian que la diversidad siempre estuvo presente ¿Crees que la diferencia se tolera hoy igual que en la época de Brígida?

La adoración de los Reyes Magos de Velázquez

¿Te resulta sencillo encontrar en las obras del museo personas con rasgos distintos a los del canon de belleza de la época? Es difícil ya que estas personas solían encontrarse en los márgenes de la representación artística.

La Sevilla de inicios del siglo XVII era una sociedad heterogénea y sus calles eran habitadas por personas de todo tipo de procedencias. La esclavitud de afrodescendientes era de lo más común ¿conoces la historia de Juan de Pareja, esclavo de Velázquez?¿Sabías que llegó a convertirse en un gran pintor?

En muchas ocasiones habrá que esperar a la representación de ciertos temas para hallar este tipo de imágenes ¿por qué crees que sea tan difícil encontrarlas?

El Bufón el Primo de Velázquez

Como vemos en el resto de obras de esta sala, en las cortes del siglo XVI y XVII un grupo de individuos, caracterizados por estar al margen del canon corporal, eran objeto de burlas y diversión por su aspecto físico: las gentes de placer.

Velázquez retrató a muchas de estas personas que habitaron la corte de Felipe IV, despertando durante los años posteriores numerosas reflexiones en torno a la dignidad del ser humano.

¿A qué se debe esto? Una causa puede ser el gran realismo con el que Velázquez nos presenta a quienes habitan los márgenes, lo que nos permite captar sus emociones sin ningún otro elemento que distraiga nuestra atención ¿sería esta la intención del pintor?

Galería

RECURSOS

Itinerario en QR

Arriba