El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Ver ficha de autor de la colección
Enciclopedia > Voz

Álvarez Cubero, José

A. P.

(Priego, Córdoba, 1768-Madrid, 1827). Escultor español. Inicia su formación con su padre Domingo Álvarez y con el escultor de retablos Francisco Javier Pedrajas. Viaja a Madrid en 1794 e ingresa en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1799 consigue primer premio de la Academia con Traslado de los restos de san Isidoro a León, lo que le proporciona una pensión para viajar a París. Allí contacta con el grupo neoclásico que se organiza en torno a David d'Angers y entra en el estudio de Claude Dejoux. Viaja a Roma en 1805, donde trabaja con Antonio Canova. En dicha ciudad permanecerá durante veinte años, realizando la mayor parte de su obra. En 1808 se encuentra con la presión que Napo­león ejerce sobre los artistas españoles para que reconozcan a su hermano José Bonaparte como rey de España. Se niega a jurar a José I y esto trae como consecuencia que sea encarcelado en el castillo de Sant'Angelo, junto con los otros pensionados de la Academia de España, de donde es liberado gracias a la ayuda de Canova. Realizó una estatua de Apolo con la lira por encargo de Carlos IV para la decoración de la Casa del Labrador de Aranjuez, que tuvo que vender durante la Guerra de la Independencia. La talló de nuevo, aunque quedó incompleta, y la ofreció en venta muchos años después a Fernando VII junto con Morfeo adolescente o Amor dormido, Diana cazadora y Amor con todos sus atributos, que en realidad se corresponde con la escultura de ese mismo tema que, según se ha documentado, realizó su hijo José Álvarez Bouquel (Prado, E814). Todas estas obras, que forman parte de un conjunto iconográfico definido por el amor, muestran una gran candidez y están muy cercanas al mundo de Canova. Finalmente fueron adquiridas por Fernando VII en 1827 y, de la colección real, pasaron al Museo del Prado. Una vez finalizada la Guerra de la Independencia realiza su obra más importante Defensa de Zaragoza, mientras pasa por una época marcada por los problemas económicos. Es nombrado escultor de cámara en 1816. Aun así, continúa en Roma hasta la muerte de Carlos IV en 1819. Durante el reinado de Fernando VII recibe diferentes encargos, retratos en su mayoría, en los que perpetúa a los protagonistas de su época. Vuelve a Roma para pasar en mármol su grupo la Defensa de Zaragoza y allí se le notifica su nombramiento como primer escultor de cámara en la vacante de José Ginés, pero aun así, demora su vuelta a España hasta 1827. Al volver pasa por numerosos problemas económicos, muriendo a los pocos meses en Madrid. Su estilo es de un riguroso y coherente neoclasicismo basado en los modelos clásicos y en la obra de Antonio Canova, Bertel Thorvaldsen y Pietro Tenerani. Fue miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la Academia de Carrara, de la de Nápoles, de la de Amberes, de la de San Lucas de Roma y del Instituto Francés de París. En el Museo del Prado hay una buena representación de sus obras comenzando por las ya citadas estatuas y siguiendo por retratos como los de la reina Isabel de Braganza, o del músico italiano Rossini, pero sobre todo destaca su obra más importante, Defensa de Zaragoza, inspirada en un episodio de la Guerra de la Independencia en el que un hijo defiende a su padre durante el sitio a Zaragoza. El tema se ha relacionado con el grupo de los héroes troyanos Néstor y Antíloco que había realizado en yeso en 1818, aunque también puede tratarse de una readaptación temática del grupo colosal Numantinos, que modela en barro a su llegada a Roma. En esta obra se produce una síntesis entre el episodio heroico contemporáneo y las formas antiguas que lo inmortalizan y lo universalizan.

Obras

Bibliografía

  • Azcue Brea, Leticia, «José Álvarez Cubero», La escultura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1994, pp. 32, 34, 38, 43, 53, 382-390.

  • Azcue Brea, Leticia, «Diana cazadora, La defensa de Zaragoza e Isabel de Braganza, obras de José Álvarez Cubero», El siglo XIX en el Prado, cat. exp., Madrid, Museo Nacional del Prado, 2007, pp. 388-401 y 466-467.

  • Azcue Brea, Leticia, «Catálogo de esculturas modernas. José Alvarez Cubero», Cacciotti, Beatrice, El XIV Duque de Alba coleccionista y mecenas de arte antiguo y moderno, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Escuela Española de Historia y Arqueología, Madrid, 2012, pp. 317-326.

  • Azcue Brea, Leticia, «Roma y la escultura del s. XIX en el Museo del Prado. La odisea de los pensionados hasta 1873», Taller europeo: intercambios, influjos y préstamos en la escultura moderna europea. I Encuentro europeo de museos con colecciones de escultura, Museo Nacional de Escultura, Valladolid, 2012, pp. 211-249.

  • Azcue Brea, Leticia, «Modelli di ritratto aulico a confronto nella tipologia della figura sedente nella scultura neoclassica spagnola: Campeny, Barba e Alvarez Cubero», Studi Neoclassici, 4, Pisa y Roma, 2016, pp. 109-122.

  • Bonet Correa, Antonio, «José Álvarez Cubero: Escultor neoclásico español»,  Academia: Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, n.º 112-113, 2011, pp.167-182.

  • Fernández López, Rafael, José Álvarez Cubero, figura cumbre de una saga de alarifes, escultores (José Álvarez Bouquel) y arquitectos (Aníbal Álvarez Bouquel, Manuel Aníbal Álvarez Amoroso y Ramón Aníbal Álvarez y García de Baeza), Ayuntamiento de Priego de Córdoba, Priego de Córdoba, 2011.

  • Gómez Román, Ana María, «El escultor José Álvarez Cubero y su formación en la Escuela de Dibujo de Granada», Cuadernos de arte de la Universidad de Granada, vol. 38, 2007, pp. 135-155.

  • José Álvarez Cubero, cat. exp., Priego, Córdoba, Diputación Provincial, Ayuntamiento, 1986.

  • Les éléves espagnols de David, cat. exp., Castres, Musée Goya, 1989, pp. 40-49.

Ver ficha de autor de la colección
Arriba