El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Correa de Vivar, Juan

El tránsito de la Virgen

Ver ficha de autor de la colección
Enciclopedia > Voz

Correa de Vivar, Juan

D. G. L.

(Mascaraque, Toledo, h. 1510-Toledo, 1566). Pintor español. Ya en 1527 su nombre aparece ligado a Juan de Borgoña, su maestro, y a otros pintores toledanos con los que colabora a menudo, sobre todo en Toledo: Pedro de Cisneros y Francisco Comontes. Tras su periodo de formación, en la década de 1530 comienza a realizar obras importantes, la primera de las cuales es, seguramente, la realización de los retablos del convento de las clarisas de Griñón (Madrid). En esa década lleva a cabo otras obras, como un pequeño retablo para la iglesia parroquial de Mora (Toledo) o el Retablo de la Natividad para el monasterio de Guisando (El Tiemblo, Ávila), en las que se muestra una gran influencia de Juan de Borgoña, en composiciones, tipos y en la minuciosidad del dibujo, y también algunas reminiscencias decorativas de Pedro Berruguete. Entre 1532 y 1540 realiza, junto con Juan Bautista Valdivieso, los escenarios para los autos de la fiesta del Corpus de Toledo. Poco a poco su personalidad artística se va afianzando en solitario, desprendiéndose de las influencias de su maestro y recibiendo las novedades artísticas contemporáneas. A finales de la década de 1530, en obras como el retablo realizado para la iglesia de Meco (Madrid), se percibe cierta incorporación al manierismo. Su evolución posterior pasa por la asimilación en su obra de formas renacentistas del círculo de Rafael, pero también por la influencia de Leonardo y sus discípulos en su sensibilidad y sus modelos, influencia muy posiblemente recibida del foco valenciano. Bajo estas premisas en la década de 1540 realiza obras como el conjunto de San Martín de Valdeiglesias (Madrid), el de Santiago del Arrabal y el de la iglesia de San Nicolás (ambos en Toledo) o el retablo de Herrera del Duque (Badajoz), en donde es posible que tuviera su primer contacto con Luis de Morales. En la siguiente década, en la que se hace más patente la influencia de Rafael y sus figuras adquieren un mayor sentido monumental, realiza obras como el retablo para el frente de la capilla del Sagrario de la catedral de Toledo, el de Almoacid de Zorita (Guadalajara), el de Mondéjar (Guadalajara), una imagen de Nuestra Señora para la ermita de Lillo (Toledo) o la Anunciación de Guisando (El Tiemblo, Ávila). En la última década de su vida -en la que aún incorpora a su estilo nuevas influencias, como la sensibilidad y el dramatismo de Morales o el manierismo de Alonso Berruguete y Villoldo, que cristaliza en dramáticas expresiones faciales y alargamiento de las figuras- realiza una importante cantidad de obras, como las tablas conservadas en la catedral de Teruel, el Calvario de la capilla de Santa Catalina en la iglesia del Salvador de Toledo, el retablito de la iglesia de Almorox (Toledo), los retablos de las monjas jerónimas de San Pablo de Toledo, el retablo de Calzada de Calatrava (Ciudad Real) o el de Villaseca de la Sagra (Toledo). Correa mezcla en sus composiciones grupos y esquemas de muy variada procedencia, por lo que con frecuencia en sus obras conviven elementos arcaicos y modernos. Sus figuras son, en general, elegantes, suaves y armónicas con un modelado blando inmerso en un dibujo de amplios trazos. Su cromatismo, al principio de tonos más agrios al modo de Juan de Borgoña, se modifica en la década de 1540 cuando comienzan a aparecer los primeros tornasoles típicos del manierismo que se desarrollan plenamente en las dos décadas siguientes, aclarándose entonces su paleta, que tomará semejanzas con la de Juan de Juanes. La mayoría de las cuarenta y una obras del artista en el Museo del Prado proceden de sus más importantes empresas: los retablos del monasterio jerónimo de Guisando (El Tiemblo, Ávila) y del cisterciense de San Martín de Valdeiglesias (Madrid). Desmembrados, pasaron por el Museo de la Trinidad antes de llegar al Prado.

Obras

Bibliografía

  • Cruz Valdovinos, José Manuel, «Juan Correa de Vivar y el retablo de la iglesia de San Nicolás de Toledo», Archivo Español de Arte, Madrid, 1981, pp. 443-449.
  • Cruz Valdovinos, José Manuel, «Retablos inéditos de Juan Correa de Vivar», Archivo Español de Arte, Madrid, 1982, pp. 351-374.
  • Mateo Gómez, Isabel, «Juan Correa de Vivar: el retablo mayor de Santiago del Arrabal de Toledo y el de la iglesia parroquial de Torrijos», Archivo Español de Arte, Madrid, 1979, pp. 461-472.
  • Mateo Gómez, Isabel, Juan Correa de Vivar, Madrid, 1983.
  • Mateo Gómez, Isabel, Juan Correa de Vivar: un pintor toledano del renacimiento, Toledo, 1967.
  • Mateo Gómez, Isabel, «Nuevas obras de Juan ­Correa de Vivar y su círculo», Academia, 1994, pp. 293-314.
  • Mateo Gómez, Isabel, «Retablos de Juan Correa de Vivar para una capilla funeraria no localizada», Homenaje al profesor Martín González, Valladolid, 1995, pp. 525-531.
  • Mateo Gómez, Isabel, y Díaz Padrón, Matías, «Juan Correa de Vivar y los retablos del convento de clarisas de Griñón», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, Madrid, 1981, pp. 1-7.
  • Menor Gómez, J., «Juan Correa de Vivar: Algunos datos documentales sobre su vida y su obra», Archivo Español de Arte, Madrid, 1966, pp. 291-303.
  • Pedraza, E., «Almoneda de los bienes de Juan Correa de Vivar», Anales Toledanos, Toledo, 1976, pp. 29-53.
Ver ficha de autor de la colección
Arriba