El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Valdés Leal, Juan de

Sevilla, 1622 - Sevilla, 1690

Pintor y grabador español. Artista estrictamente contemporáneo de Murillo, fue su mayor rival pictórico en la Sevilla de su tiempo. La comparación entre ambos pintores ha sido frecuente, alentada artificialmente por el carácter de las obras de ambos: si la de Murillo se vislumbraba como la expresión misma de la dulzura y la calma, la aspereza y el dramatismo de la obra de Valdés Leal y, sobre todo, la truculencia extrema de sus obras más conocidas, "las vánitas" de la iglesia de la Caridad de Sevilla, sirven para confirmar la dicotomía. Pero, a pesar del carácter difícil con el que aparece retratado en las fuentes, lo cierto es que la obra de Valdés Leal es bastante variada y se encuentra en la línea de la pintura que se realizaba en su entorno. No sabemos en qué fecha se trasladó a Córdoba, aunque previsiblemente había realizado ya una primera formación artística en su ciudad natal. Se ha especulado con su acercamiento al taller de Herrera el Viejo, y también al arte del cordobés Antonio del Castillo, como posibles influencias para su primera obra firmada y fechada conocida, el "San Andrés" de la iglesia de San Francisco de Córdoba, de 1647. En ella sabe combinar con visible acierto la monumentalidad de la figura del santo con el acercamiento naturalista. En 1656 se establece en Sevilla, donde desarrollará la mayor parte de su vida. En 1660 aparece entre los creadores de la Academia de Dibujo, de la que en 1663 llegará a ser presidente. Al año siguiente establece Palomino su viaje a la corte y a El Escorial, un periplo que todavía puede entenderse de aprendizaje, impulsado por su afán de conocer las obras de los grandes maestros presentes en las colecciones Reales. En 1667 ingresa en la Hermandad de la Caridad de Sevilla, cuyo fundador había sido Miguel de Mañara, el noble visionario autor del escatológico "Discurso de la Verdad", al que Valdés permanecerá unido en adelante. En 1671, Valdés Leal tiene la oportunidad de trabajar como arquitecto en las decoraciones efímeras que hace instalar la Catedral de Sevilla para celebrar la canonización de San Fernando. Gracias a estos trabajos Palomino le define como "gran dibujante, perspectivo y arquitecto". Además, realiza dos grabados, reproduciendo sus obras en la catedral, para el libro de Fernando Torres Farfán que celebraba dicha efeméride, lo que nos permite conocer su trabajo como arquitecto. Son éstas sus obras más importantes como creador de estampas, aunque también se conocen su grabado de la custodia de la catedral, un autorretrato y la imagen póstuma de Miguel de Mañara. En 1672 se encuentra en Córdoba, ocasión que aprovecha Palomino para conocerle personalmente. Ello otorga más valor a la afirmación del tratadista cordobés sobre el interés literario de Valdés Leal, pues le hace poseedor de "el ornato de todas las buenas letras, sin olvidar las de la poesía". Poco tiempo antes de su muerte sufrió una enfermedad que le impidió seguir trabajando, obligándole a dejar los encargos que mantenía en manos de su hijo, pintor en su obrador. Entre sus primeras obras es interesante destacar La retirada de los sarracenos (1652-1653), donde el tema bélico le sirve para desarrollar una primera muestra de vitalidad desbordante, una composición pletórica de un movimiento exuberante en la que, además, abre su paleta a la luminosidad y a un colorido plenamente barrocos. Su trabajo en Sevilla se desarrolló sin interrupción y, a pesar de la crisis generalizada en la que vivió sumergida la ciudad durante toda la segunda mitad del siglo XVII, nunca le faltaron encargos para las distintas órdenes e iglesias del lugar. No obstante lo irregular de su obra, demostró ser muy versátil tanto en la aplicación del color como en la utilización de la luz vivamente contrastada, haciendo alarde, en ocasiones, de una pincelada rápida y pastosa. Su técnica, tan cercana a otros artistas de su generación -como Herrera el Mozo, de quien tanto aprendería-, sabía transmitir el vibrante impulso que gustaba dar a sus composiciones, plenas de movimiento y dinamismo, construidas a menudo dentro de suntuosas arquitecturas. Sus obras más famosas son las que realizó para la iglesia de la Santa Caridad de Sevilla que también gozaron de gran fama en su tiempo. El monumental lienzo de "La exaltación de la Cruz", pintado entre 1684 y 1685, es un auténtico y eficaz despliegue de la oratoria barroca más exaltada puesta al servicio de la fe. En la década anterior, hacia 1671-1672, Valdés Leal llevó a cabo sus obras más intensas: las dos soberbias "Postrimerías" a través de las cuales Mañara predicaba con pasión el abandono de los bienes terrenales. La riqueza en los detalles de los objetos no rompe la violencia macabra de la escena, sino que la refuerza y potencia. En el Prado se encuentran doce lienzos relacionados con Valdés Leal, casi todos ellos llegados a la institución a través de adquisiciones o donaciones. Uno solo, una atribución, "San Fernando arrodillado", se encontraba en las colecciones Reales, y entró en el Prado procedente del monasterio de El Escorial. Se encuentra también en el Prado una de sus obras más interesantes: "Jesús disputando con los doctores", que es su última pintura firmada y datada (1686) conocida. Se trata de un lienzo que muestra al pintor pleno de facultades y sin atisbo de decadencia, capaz de llevar a cabo una gran disposición teatral de imponentes arquitecturas, resuelta con una especial sensibilidad para lograr riquísimos matices coloristas (García López, D. en E.M.N.P., 2006, tomo VI, pp. 2135-2136).

Obras (15)

San Miguel Arcángel
Óleo sobre lienzo, Hacia 1656
Valdés Leal, Juan de
Jesucristo camino del Calvario y la Verónica
Óleo sobre lienzo, Hacia 1660
Valdés Leal, Juan de
San Jerónimo
Óleo sobre lienzo, 1656 - 1657
Valdés Leal, Juan de
Cristo camino del Calvario
Óleo sobre lienzo, Hacia 1661
Valdés Leal, Juan de
Mártir de la Orden de San Jerónimo
Óleo sobre lienzo, 1657
Valdés Leal, Juan de
San Juan Bautista
Óleo sobre lienzo, 1659 - 1660
Valdés Leal, Juan de
La consagración de San Ambrosio como arzobispo
Óleo sobre lienzo, Hacia 1673
Valdés Leal, Juan de
San Ambrosio absuelve al emperador Teodosio
Óleo sobre lienzo, Hacia 1673
Valdés Leal, Juan de
San Ambrosio negando al emperador Teodosio la entrada en el templo
Óleo sobre lienzo, Hacia 1673
Valdés Leal, Juan de

Multimedia

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba