El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Entre dioses y hombres

Museo Nacional del Prado. Madrid 04/11/2008 - 12/04/2009

Con ocasión del cierre temporal del Albertinum, se presenta esta exposición durante un período extraordinario de apertura de seis meses. La muestra, que ocupa diez salas del edificio Villanueva, constituye un acontecimiento inédito al ofrecer la posibilidad de contemplar reunidas 46 de las mejores piezas de la colección de escultura clásica de Dresde junto a otras 20 importantes esculturas clásicas del Museo del Prado. Ambos conjuntos escultóricos son fruto del coleccionismo barroco y neoclásico y en los dos se integran magníficas versiones romanas de obras griegas clásicas y helenísticas, además de muchos originales griegos con policromía antigua y un núcleo excepcional de retratos.

La dirección de las Staatliche Kunstsammlungen de Dresde ha cedido generosamente al Prado este excepcional conjunto de obras, en el que se incluyen piezas de resonancia casi mítica como el Zeus de Dresde y el Efebo de Dresde, réplicas romanas de la Atenea Lemnia de Fidias y del Sátiro escanciando vino de Praxíteles, o la Ménade de Dresde y las dosMujeres de Herculano. La selección incluye también otras piezas del arte griego de extraordinaria importancia como tres relieves sepulcrales áticos, tres terracotas policromadas de Tanagra, una serie de esculturas helenísticas de Alejandría y de otros centros y algunos retratos romanos de gran calidad.

Historia de la colección del Albertinum

Comisarios:
Stephan F. Schröder (Madrid), Moritz Woelk y Kordelia Knoll (Dresde)

Horario

De martes a domingos y festivos de 9 a 20h, 24 y 31 diciembre y 6 enero de 9 a 14h La taquilla y el acceso permanecen abiertos hasta las 19.30 hEl desalojo de las salas comienza 10 minutos antes del cierre.Días de cierre: Todos los lunes, 25 diciembre, 1 enero y 10 abril (Viernes Santo)

Patrocinada por:
Fundación Amigos del Museo del Prado
Con la colaboración de:
Seacex

Multimedia

Exposición

Belleza y dicha de los dioses clásicos

Belleza y dicha de los dioses clásicos
Atletas del siglo V a.C. En primer plano, el Efebo de Dresde. Sala 3 de la exposición.

La primera sección presenta -en forma de réplicas romanas- algunas de las más afamadas creaciones del arte clásico griego: del siglo V antes de Cristo obras de Fidias, Mirón y Policleto, del siglo IV otras de Praxíteles y finalmente tres originales griegos de la misma época. Las esculturas testimonian el culto griego a la belleza y la gran capacidad de invención formal de sus artistas. Mientras que en el siglo V se presenta a las divinidades de manera hierática y solemne, en el siglo IV estas están caracterizadas con mucha naturalidad y gracia en sus movimientos y gestos como expresión de la dicha y de la gloria de unos seres divinos que viven completamente separados de los hombres una vida gozosa y eterna. En una posición contraria se encuentran los mortales que admiran por esa razón a los dioses, pero, a su vez, se sienten doloridos por la brevedad y tristeza de su vida. Por ello, se ha incluido en esta sección tres relieves sepulcrales, cuyas escenas de duelo -por cierto muy bellas- contrastan con las imágenes de los dioses dichosos. Sólo los atletas vencedores de las grandes competiciones griegas tenían una posición intermedia entre el hombre común y los dioses. Fueron considerados casi divinos como los héroes y se les veneraba con monumentos y estatuas tan bellas como las de los dioses. Muestra de ello son varias de las esculturas más conocidas del Albertinum y del Prado.

Los poderosos dioses

Los poderosos dioses
Afrodita y Tritón. Obra helenística-romana. s. II a. C – I d. C, 52.5 x 23 x 18. Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen.

El arqueólogo alemán Johann Joachim Winckelmann (1717-1768), que dejó Dresde para estudiar el arte antiguo en Roma, fue el primero en reconocer en estatuas romanas las más famosas esculturas del arte griego. Estas reproducciones, como casi todas las esculturas presentadas en las primeras cuatro salas de esta exposición, fueron realizadas durante la época romana copiando los originales griegos hoy perdidos. Las piezas aquí expuestas testimonian el culto a la belleza en la Antigüedad y la gran capacidad de invención formal de los artistas griegos.

En el siglo V a.C. los poderosos dioses se representan de manera hierática y solemne. Uno de sus más grandes creadores fue el escultor Fidias (h. 480-420 a.C.), a quién le fue encargado por el político ateniense Pericles el proyecto del Partenón realizando los relieves, toda la decoración del templo y monumentales estatuas de culto con una estética totalmente nueva. Riqueza de vestimenta, de detalles y del dibujo en general caracterizan su estilo sensual y opulento. Sus estatuas no conocen apenas movimiento y acción a diferencia de las obras de Mirón (h. 490-440 a.C.) aquí expuestas; sus rostros, sin embargo, expresan benevolencia y protección divina. Este estilo se observa también en la colosal Demeter de Eleusis situada en la cercana 'Puerta de Velázquez' (sala 78), cuyo modelo fue creado por un alumno de Fidias.

La condición humana

La condición humana
Atletas del siglo V a.C. En primer plano, el Efebo de Dresde. Sala 3 de la exposición.

En Grecia, la belleza -como las demás virtudes- fue considerada un atributo de los dioses que sólo rara vez era concedida a un hombre mortal. Atestiguan los poetas y filósofos que, generalmente, los griegos se sentían desdichados por la brevedad y tristeza de su vida en comparación con la suerte tan distinta de estos seres inmortales. Los hombres sólo podían olvidarse de su situación cuando se sentían cercanos a los dioses en fiestas religiosas, en ritos como los dionisíacos o como iniciados en los misterios de Eleusis. Las estelas sepulcrales del siglo IV a.C. con sus escenas de despedida y duelo son los típicos monumentos con los que los ciudadanos áticos pretendían dejar un recuerdo digno de la existencia de sus familias.

Otra suerte corrían los ganadores en los Juegos Panhelénicos de Olimpia, Delfos y Corinto, que eran considerados seres casi divinos y venerados con estatuas de igual belleza que las de los dioses, como demuestran las célebres esculturas del Diadúmeno del Prado o el Efebo de Dresde. Así, a los atletas vencedores de las grandes competiciones griegas les era concedida la condición de héroes, una posición intermedia entre hombres y dioses, por lo que eran venerados con auténticos rituales.

Los dichosos dioses

Los dichosos dioses
Sátiros de Praxíteles (detalle). La obra de la izda. de la colección del Museo del Prado, la de la derecha de las Staatliche Kunstsammlungen Dresden.

En el siglo IV a.C. las divinidades se representan con especial naturalidad y gracia en sus movimientos y gestos, expresando así la dicha y la gloria de unos seres divinos que viven una existencia gozosa, eterna y completamente separada de los hombres. El escultor más famoso de este siglo fue Praxíteles (h. 385-325 a.C.), del que se muestran aquí algunas obras basadas en sus réplicas. Hijo del escultor Cefisodoto y padre y abuelo de otros escultores, era un artista rico y muy solicitado por sus obras llenas de belleza y encanto, entre ellas la primera escultura de una Afrodita totalmente desnuda de gran tamaño. Creó esculturas de mármol, policromadas por los mejores pintores de su época, que gozaron de especial fama, así como esculturas en bronce, consideradas todavía más valiosas por el costoso material empleado.

Sentimiento, sensualidad y alegría festiva en el arte helenístico-romano

Sentimiento, sensualidad y alegría festiva en el arte helenístico-romano
Sileno de Dresde (detalle). Staatliche Kunstsammlungen Dresden.

En época helenística (siglos III a I a. C.) se llega a realizar composiciones escultóricas más complejas y a aplicar formulas marcadamente realistas en el tratamiento de la superficie escultórica. El resultado es una nueva vivacidad en el movimiento, una expresividad inmediata y fresca y un resplandor sensual, todo ello dirigido a los sentimientos y a los afectos del observador. Muchas de las esculturas representadas en esta sección son originales, incluso algunas conservan la policromía antigua. Un tema predilecto del arte de este período son las fiestas con sus bailes y sacrificios en honor de Dioniso. La mayoría de las obras como, por ejemplo, la famosa Ménade de Dresde tienen un formato más bien pequeño e íntimo, apto para decorar mansiones y jardines de particulares en época tardo-helenística y romana o para servir como ex-voto. La representación de la belleza femenina de diosas y mujeres representa otro tema preferente del arte de este período. Los artistas no se cansan de representar a Afrodita desnuda y a las mujeres con lujosas vestimentas. Las esculturas más refinadas proceden de las ricas metrópolis del Este del Mediterráneo, y especialmente de Alejandría. Prosperan en Alejandría y en los demás capitales las artes como el teatro y la poesía y abundan esculturas de las Musas, sin embargo, son muy escasas las representaciones de actores con rasgos individuales, como el personaje que figura en un relieve de Dresde.

Afrodita y la hermosura femenina

Afrodita y la hermosura femenina
Cabeza de Gran herculana (reconstrucción policromada). Staatliche Kunstsammlungen Dresden

La celebración de la belleza de diosas y mujeres constituye un tema preferente del arte helenístico en una época caracterizada por las grandes metrópolis del este del Mediterráneo, habitadas por una clase media acomodada y burguesa. Después de que Praxíteles hubiese inventado en el siglo IV a.C. el desnudo femenino a gran escala con su Afrodita de Cnido, este tema inspiró a los artistas posteriores a todo tipo de variación temática y formal. Otra herencia de este escultor son las estatuas femeninas con complicados vestidos, que servían a los artistas para desarrollar composiciones muy elaboradas a partir de la estructura de los pliegues, creando así un estilo típicamente helenístico que se ha legado a calificar de “barroco”. Las esculturas policromadas de esta sección proporcionan una idea del colorido vivaz que animaba la apariencia de las esculturas antiguas.

Las musas. Teatro y ciencia

Las musas. Teatro y ciencia
Dos musas. Staatliche Kunstsammlungen Dresden.

En Alejandría (Egipto) y en las demás capitales de los reinos helenísticos prosperaban las artes -como la pintura, la escultura, el teatro y la poesía- y las ciencias, desde la filología hasta la astronomía y la medicina. El nuevo símbolo de la época son las nueve musas, que personificaban un arte o una ciencia distinta cada una –como las ocho esculturas romanas que se pueden observar en la sala 47 la sala de las Musas del Museo del Prado- y que eran veneradas con altares en la Biblioteca de Alejandría. Del reino de Augusto, que a finales del siglo I a.C. implantó la cultura helenística en Roma, data un singular relieve de Dresde con la representación individualizada de un actor.

Imágenes del poder. Retratos romanos al final del Imperio

Imágenes del poder. Retratos romanos al final del Imperio
El emperador Maxencio. Obra Romana. s. II-IV d. C. 77 x 33 x 35.5 cm. Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

La exhibición de retratos en espacios públicos y privados es una costumbre romana muy típica, desde los remotos tiempos de la República. No se limita a hombres, como es habitual en casi todas las culturas, sino incluye también retratos femeninos e infantiles. Las obras seleccionadas -estatuas, estatuillas, bustos y relieves de mármol y plata- datan de los siglos II a IV. Están divididas en un grupo con retratos de mujeres que testifican, con sus ostentosos peinados, el prestigio público de la mujer en la sociedad romana, y niños, muestra del cariño hacia sus miembros más jóvenes. El segundo grupo representa retratos de hombres, en su mayoría militares, que ostentan virtudes masculinas como el valor o la superioridad de espíritu.

La exposición concluye con obras de la Antigüedad tardía (siglo IV), una época en que conviven casi sin enfrentarse el viejo mundo grecorromano con sus mitos y ideas y el mundo cristiano con su creencia nueva, legalizado por Constantino el Grande. Junto con los retratos de los emperadores Constantino y Macencio, hieráticos y de mirada penetrante, casi bizantina, se exponen cuatro esculturas de tema pagano de la época del emperador cristiano Teodosio y el monumento tal vez más importante y bello de su reino, el gran Missorium (*) de plata de la Real Academia de Historia de Madrid. El relieve de plata con Teodosio y su corte, rodeados de divinidades paganas, es el ejemplo más insigne de la convivencia de estos dos mundos.

(*)Esta pieza, conocida como el disco de Teodosio, es la única obra de la exposición que no procede de la colección de Dresde ni de la del Prado. Se trata de un gran disco de plata, una obra única y muy importante cuya presencia es fundamental para ayudar a contextualizar las cuatro esculturas de la época de Teodosio a las que acompaña en la última sala de la exposición. Este gran Missorium forma parte del Gabinete de Antigüedades de la Real Academia de la Historia y en los últimos 150 años únicamente se ha expuesto al público una vez, en una exposición del Palacio Real de Madrid.

Políticos y oficiales

Políticos y oficiales
La caza de Meleagro (detalle de un sarcófago). El jinete en primer plano es un retrato del propietario del sarcófago.

La exhibición de retratos en espacios públicos y privados, una costumbre muy común en Roma desde los remotos tiempos de la República (s. IV - II a.C.) no se limita a los hombres, como es habitual en casi todas las culturas, sino que incluye también retratos de mujeres y niños. Con sus ostentosos peinados, estos retratos manifiestan el prestigio y la posición de la mujer en la sociedad romana, que otorgaba igualmente cierta importancia a niños y niñas. Su emplazamiento podía ser público, como cuando se trataba de mujeres y niños de la casa imperial, o privado, como el caso del Retrato de una niña sentada o de la estatua de una dama romana como Venus que estaban destinadas a exponerse en un recinto sepulcral.

Los retratos masculinos de políticos y oficiales ostentan virtudes masculinas como la inteligencia, la austeridad y el valor; este último está ejemplificado en el relieve con la caza de jabalí que retrata al dueño del sarcófago, con sus facciones individuales, en la figura del mítico Meleagro. Destaca el gran busto de un griego, probablemente un médico, expuesto con una pequeña estatua policromada de Asclepio, dios de la Medicina. Los médicos recetaban dormir en sus santuarios como método de cura, por lo que se puede relacionar con las representaciones de Hypnos, dios del sueño, que puede verse en la cercana sala 72 del Museo.

Paganismo y cristianismo

Paganismo y cristianismo
Los emperadores Magencio
(Museo del Prado), a la izquierda, y
Constantino
(Staatliche Kunstsammlungen Dresden), a la derecha. En el centro, el
Disco de Teodosio
(Real Academia de la Historia).

La exposición concluye con obras de la Antigüedad tardía (siglo IV), un momento en el que conviven los mitos e ideas del viejo mundo grecorromano con la nueva creencia del mundo cristiano, legalizada por Constantino el Grande. Junto con los retratos hieráticos de mirada penetrante y casi bizantina de los emperadores Constantino y Majencio, máximos enemigos en la batalla del Puente Milvio de Roma (octubre de 312), se exponen cuatro esculturas de tema pagano de la época del emperador cristiano Teodosio I y la obra más importante y bella de su reino (379-395), el gran Missorium de la Real Academia de Historia de Madrid. Este relieve de plata con Teodosio y su Corte rodeados por divinidades paganas, es el ejemplo más insigne de la convivencia de estos dos mundos.

Obras

2

Zeus de Dresde

Réplica Romana. Escuela de Fidias
s. V a. C
212 x 104 x 56 m
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

3

Atenea Lemnia

Réplica Romana. Escuela de Fidias
s. V a. C
210 x 81.5 x 50.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

5

Cabeza de Atenea

Réplica Romana. Modelo Mirón
s. V a. C
32,5 x 17.5 x 25.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

6

Cabeza del tipo del efebo de Cirene-Perinto

Réplica Romana
s. V a. C
29.5 x 19.5 x 23.4 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

8

Cabeza del Diadúmeno

Réplica Romana. Modelo Policleto
s. V a. C
32 x 22.5 x 26 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

9

Efebo Westmacott, cabeza

Réplica Romana. Escuela Policleto
s. V a. C
39.5 x 17 x 19 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

10

Efebo de Dresde

Réplica Romana. Escuela Policleto
s. V a. C
157 x 48 x 42.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

11

Relieve de Ménade

Roman replica. Kalimacos model
5th Century BC
141 x 79 x 12 cm
Madrid, Museo Nacional del Prado

12

Estela sepulcral de la familia de Arquésilas

Original Griego
s. IV a. C
100 x 67 x 36 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

13

Fragmento de Estela sepulcral ática

Original Griego
s. IV a. C
42 x 28 x 14 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

14

Estela sepulcral de la familia de Hermaphilus

Original Griego
s. IV a. C
alt.: 63 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

16

Cabeza del ApoloSauroktonos

Réplica Romana. Modelo Praxiteles
s. IV a. C
alt.: 24,5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

18

Sátiro escanciando vino

Réplica Romana. Modelo Praxiteles
s. IV a. C
160 x 62.5 x 60 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen
 

19

Máscara de Sátiro

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
28 x 22 x 11.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

21

Sileno con odre de vino. Figura de fuente

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
118.5 x 70.5 x 62 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

23

Ménade de Dresde

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
45.5 x 14 x 14 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

24

Sátiro blandiendo un cayado

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
65 x 33 x 20 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

26

Relieve decorativo con plátano y cintas

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
19.5 x 30.5 x 3.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

28

Oscillum, cara A: Apolo y Marsias, B: Sátiro

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
diám: 30 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

29

Relieve dionisíaco

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
40 x 69 x 6 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

30

Relieve con máscaras

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
44 x 25 x 16 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

31

Relieve de vaso con Sátiro y Sileno

Obra helenística romana
s. II a. C – I d. C
32 x 26 x 9 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

32

Ninfa

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
107.5 x 47.5 x 25 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

34

Afrodita y Tritón

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
52.5 x 23 x 18
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

35

Gran diosa de Herculano

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
203.5 x 56 x 45 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

36

Pequeña diosa de Herculano

Obra helenística- romana
s. II a. C – I d. C
181 x 59 x 46 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

37

Reconstrucción policromada

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
30 x 25.5 x 25.7 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

38

Muchacha pensativa, terracota

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
21,6 x 5 x 4.1 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

39

Muchacha sentada, terracota

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
16,3 x 4.7 x 4.7 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

40

Muchacha en pie, terracota

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
24 x 9.1 x 6.6 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

42

Cabeza de anciana

Obra helenística-romana
s. II a.C – I d. C
32.5 x 17.4 x 20 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

43

Máscara de la comedia

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
33.5 x 21 x 14.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

44

Cabeza de Musa de Alejandría

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
48 x 19 x 22 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

45

La Musa Polimnia apoyada en un pilar

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
115 x 35 x 45 cm
Madrid, Museo Nacional del Prado

46

Cabeza de la Musa apoyada, con policromía

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
22 x 18 x 30.3 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

47

Relieve con actor de época agustea

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
35 x 39 x 10 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

49

Asclepio torso con policromía

Obra helenística-romana
s. II a. C – I d. C
alt.: 44 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

51

Estatua de Venus con retrato de época severiana

Obra Romana

s. II – IV d. C

178 x 70 x 68

Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

53

Retrato de dama de época antoniniana

Obra Romana

s. II-IV d. C

32 x 18 x 25.7 cm

Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

55

Joven jugadora de tabas con retrato

Obra Romana
s. II – IV d. C
55.5 x 51 x 43.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

56

Sarcófago con la caza de Meleagro

Obra Romana
s. II-IV d. C
84,5 x 233 x 11 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

58

Oficial de época severiana “Bárbaro”

Obra Romana
s. II-IV d. C
54.5 x 76.4 x 27 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

60

Hombre barbudo de época severiana

Obra Romana
s. II –IV d. C
32 x 18.5 x 21.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

61

Estatua thoracata (Marte?)

Obra Romana
s. II – IV d. C
81 x 38 x 23 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

62

Pequeña estatua de Apolo

Obra Romana
s. II – IV d. C
51 x 21 x 12 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen
 

63

Pequeña estatua de Ceres

Obra Romana
s. II-IV d. C
87.6 x 36.5 x 21 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

64

Pequeña estatua de Diana

Obra Romana
s.II-IV d. C
7.5 x 40 x 22.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

66

El emperador Maxencio

Obra Romana
s. II-IV d. C
77 x 33 x 35.5 cm
Dresde, Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen

67

Missorium de Teodosio

Obra Romana
s. II-IV d. C
diám. 74 cm
Madrid, Real Academia de la Historia

Actividades

Itinerario

2008

2009

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba