El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Castillo Saavedra, Antonio del

Córdoba, 1616 - Córdoba, 1668

Pintor español. Fue hijo de un pintor extremeño natural de Llerena, Agustín del Castillo, cuya obra es poco conocida, pero al que Palomino califica como "excelente pintor". Quedó huérfano en 1626 y pasó a educarse con otro pintor del que no tenemos noticias, Ignacio Aedo Calderón. En fecha desconocida pudo llegar a Sevilla -de lo que no hay prueba efectiva-, donde Palomino lo hace pupilo de Zurbarán, lo que se ha querido corroborar a la vista de la influencia estilística del maestro extremeño en la obra de Castillo. En 1635 se encuentra en Córdoba, donde se casa e instala definitivamente, convirtiéndose sin discusión en el artista más importante de la ciudad. Allí realiza tanto obra religiosa de altar como retratos y series de mediano tamaño. En su trabajo no se aprecia una evolución, y se mantiene siempre alejado de las novedades barroquizantes de otros pintores contemporáneos. Si en las figuras de santos se mantiene más cercano al estricto naturalismo, en las producciones historiadas suele mostrarse más abierto, sobre todo por el aderezo de arquitecturas y paisajes con los que las ornamenta. Encuadrado ya entre los paisajistas por Lázaro Díaz del Valle, Palomino alababa su capacidad para la captación de la naturaleza, calificándolo como "excelente paisajista", para lo cual se salía algunos días a pasear, con recado de dibujar, y copiaba algunos sitios del natural". No deja de ser interesante, esta aseveración del tratadista, que muestra a Antonio del Castillo especialmente interesado en la plasmación del natural, tanto en los paisajes como en personajes cotidianos y animales. A todos ellos retrata con inmediatez en los abundantes dibujos que de él se conservan. El amor al dibujo de Castillo, según Palomino, le hacía realizar "dibujos de cuanto se le ofrecía". Sus obras son directas y verdaderamente singulares. De entre las obras del Museo, destaca la serie de seis lienzos de la historia de José, adquirida en 1863 para el Museo de la Trinidad, desde donde pasó al Prado. (García López, E.M.N.P. 2006, T. II, pág.683-684)

Obras (21)

Adoración de los pastores
Óleo sobre lienzo, Siglo XVII
San Jerónimo
Óleo sobre lienzo, 1635
San Juan Bautista
Óleo sobre lienzo, Hacia 1645
José y sus hermanos
Óleo sobre lienzo, 1655 - 1660
El triunfo de José en Egipto
Óleo sobre lienzo, 1655 - 1660
La castidad de José
Óleo sobre lienzo, 1655 - 1660
José vendido por sus hermanos
Óleo sobre lienzo, 1655 - 1660
José explica los sueños del Faraón
Óleo sobre lienzo, 1655 - 1660
José ordena la prisión de Simeón
Óleo sobre lienzo, 1655 - 1660

Multimedia

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba