El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
León
Bonuccelli, Matteo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Bonuccelli, Matteo

Activo en Roma en 1630 - Roma ¿1654?

Conocido en España como Matteo Bonarelli. Fundidor ayudante de Bernini, trabajó el mármol en San Pedro del Vaticano, en el relieve sobre la balaustrada del San Longinos y en la realización de una figura de niño para la tumba de la Condesa Matilda. Estuvo casado con Constanza Piccolonimi, amada del g ...

Ver ficha de autor

León

1651. Bronce dorado, 75 x 61 cm.

Se trata de uno de los cuatro leones que soportan el tablero de la mesa de Don Rodrigo Calderón (O448). Los otros leones llevan los números O02942, O02943. El cuarto león que completa el conjunto es una copia en bronce de 2004. Por su deterioro, no pudo utilizarse el león de plomo de 1837 que reproducía uno original dañado en el incendio del Alcázar de 1734.

Durante su viaje a Italia en 1650, Diego Velázquez encargó al escultor Matteo Bonarelli (su apellido, que aparece escrito de muchas maneras diferentes, ha originado algunos equívocos: Bonocelli, Buonocelli, Bonacelli, Bonucelli, Boncelli, Bovarelli; en latín Bonucellus, Bonarellus) doce leones de bronce según dos modelos que el mismo Bonarelli había modelado en terracota. Existen dos documentos del 7 de enero de 1650 y del 2 de noviembre de 1651 que conciernen a estas obras. De ellos se deriva que la autoría de los modelos (inspirados en los leones que entonces se encontraban en Villa Médicis, en Roma, y que hoy están en la Loggia dei Lanzi en Florencia) eran de Bonarelli. A él se le debe la fundición de todos los leones y el dorado de dos de ellos; del dorado de los restantes se encargó Girolamo Ferreri (Jerónimo Ferrer). Passeri, y otros historiadores a partir de él, han atribuido erróneamente la autoría de los leones al escultor Giuliano Finelli, que fue enviado por el virrey de Nápoles para supervisar las obras, labor que ha dado origen a esta confusión. Los leones se enviaron a Madrid y se utilizaron para decorar el Salón de los Espejos del Alcázar , divididos en seis parejas que sostenían cada uno un tablero de pórfido y dos espejos con águilas de bronce (uno de los leones, hoy en el Salón del Trono del Palacio Real, está firmado: MATTEOS BONVGELLVS LVCENSIS AEROS LEONES DVODECIM FINXIT FVNDIT INAVRAVITQVE REGI CATOLICI AD MDCLI). Durante el incendio del Alcázar de 1734 los espejos se perdieron y uno de los leones se destruyó. Aunque los inventarios posteriores a ese año han dado lugar a cierta confusión en este sentido, es evidente que los leones no se conservaban en el mismo sitio. Investigaciones recientes demuestran que Carlos III deseaba que todos los leones (y no sólo cuatro, como finalmente ocurrió) se instalasen en el Salón del Trono del Palacio Real. Se lo pidió en junio de 1788 al escultor de cámara Pedro Michel, encargado de la restauración de las estatuas de bronce y otros materiales del Alcázar que habían sufrido daños en el incendio de 1734. Michel, que ya había restaurado ocho de los leones, reclamaba los cuatro que faltaban “para cumplir yo con la orden del rey, que es de colocar dichos doze leones en el gran salón.” En ese momento esos leones se encontraban en la Real Fábrica del Buen Retiro, bajo la responsabilidad del intendente, Domingo Bonicelli. Aunque ningún documento lo especifique, los leones que aún debían ser restaurados eran sólo tres, puesto que, como se ha dicho, uno de ellos no logró sobrevivir al incendio. En la Testamentaría de Fernando VII de 1834 ya se afirma que se habían enviado al real museo “siete leones de bronce de cuatro pies de largo cada uno por dos y dos tercio de alto”. Poco después, bajo la regencia de la reina gobernadora, Doña Cristina de Borbón, que ocupó el trono hasta que Isabel II fue mayor de edad, se pensó en ordenar y decorar la galería de escultura del real museo. Existe una carta del director del Prado, del 23 de enero de 1839, en la que “solicita se le embíen al Museo varias bolas de jaspe que se hallan en los sótanos del Rl Palacio”. No mucho antes, en 1836, Francisco Heredero, oficial de marmolistas, se había ocupado del pavimento de la galería de escultura. A pesar de no saberlo, la dirección del museo había comprendido bien la importancia del tablero regalado a Felipe II por el cardenal Alessandrino y también del que había pertenecido a don Rodrigo Calderón. Evidentemente, los leones de Bonarelli fueron símbolo de la realeza española ya desde tiempos de Felipe IV, y siguieron representándola bajo el reinado de Isabel II. Los leones aparecen en algunos retratos de Carlos II y de su madre que datan de la época en que aún se encontraban en el Salón de los Espejos del viejo Alcazar. Pero existe también un retrato oficial de Federico de Madrazo en que se ve a Isabel II junto a uno de los leones, y otro del rey Francisco de Asís donde el joven monarca aparece de pie junto a la mesa de Felipe II, que ya desde 1839 se sostenía en cuatro de estos leones. Los leones de Bonarelli fueron objeto de diversos estudios por parte de Madrazo, que realizó varios dibujos y bocetos al óleo. (Texto extractado de González-Palacios, A.: Las Colecciones Reales Españolas de Mosaicos y Piedras duras, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2001, pp. 74-76)

Ficha técnica

Obras relacionadas

Tablero de mesa de don Rodrigo Calderón
Alabastro, Lapislázuli, Mármol africano, Mármol blanco, Mármol polícromo, Paragone, Hacia 1600
León
Bronce dorado, 1651
León
Bronce dorado, 1651
Número de catálogo
O02943
Autor
Bonuccelli, Matteo
Título
León
Fecha
1651
Técnica
Dorado; Fundido
Materia
Bronce dorado
Dimensión
Alto: 75 cm.; Ancho: 61 cm.; Fondo: 107 cm.; Peso: 129 Kg.
Procedencia
Colección Real (Real Alcázar, Madrid, salón de los espejos, 1686, s.n.).

Bibliografía +

Dombrowski, Damian, Giuliano Finelli. Bildhauer zwischen Neapel und Rom, Peter Lang, Frankfurt Am Main, 1977, pp. 408-410 f.237 n. B.G.116.

Coppel Areizaga, Rosario, Catálogo de la escultura de época moderna. Museo del Prado: siglos XVI-XVIII, Museo del Prado: Fundación Marce, Madrid, 1998, pp. 254-255.

González-Palacios, Alvar, Las colecciones reales españolas de mosaicos y piedras duras, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2001, pp. 74-77.

Arias, E. y Alba, L., ¨Los leones de Matteo Bunucelli conservados en el Museo Nacional del Prado. Aportaciones a su historia desde el incendio del Alcázar hasta la actualidad a través de su restauración.'' En Velázquez. Esculturas para el Álcazar, R.A.de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 2007, pp. 331y ss..

Arias, E. y Alba, L., os leones de Matteo Bunucelli conservados en el Museo Nacional del Prado. Aportaciones a su historia desde el incendio del Alcázar hasta la actualidad a través de su restauración. En Velázquez. Esculturas para el Álcazar, R.A.de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 2007, pp. 331y ss..

Parisi, A, Velázquez: esculturas para el Álcazar, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 2007.

Brillos en bronce : colecciones de reyes, Patrimonio Nacional, 2009, pp. 144-145.

Azcue Brea, L., El origen de las colecciones de escultura del Museo del Prado. El Real Museo de Pintura y Escultura, El taller europeo. Intercambios, influjos y préstamos en escultura moderna europea. I Encuentro europeo de museos con colecciones de escultur, 2012, pp. 73-108.

Congreso latinoamericano de conservación y restauración de metal, IV Congreso Latinoamericano de Conservación y Restauración de metal, Ministerio de Cultura, Madrid, 2013.

Otros inventarios +

Inv. Felipe IV, Alcázar de Madrid, 1686. Núm. s. n..
Salón de los espejos [...] Seis Bufetes de Porfido iguales de â tres varas de largo y vara y media de ancho con molduras de Bronce Dorado y cada Bufete tiene por pies dos Leones del mismo Bronze dorado al natural, con vna Vola de marmol sobre que descansa vna mano de cada leon, y todos sobre vnos zocalos de Marmol de Sn Pablo.

Inv. Real Museo, Escultura, 1857. Núm. 510.
510. Una mesa de mosaico con varios trofeos militares alusivos á la batalla de Lepanto, y en el centro un gran obalo de alabastro de aguas sostenido por cuatro leones; los tres de bronce y uno de plomo, apoyada una garra de cada uno en una bola de jaspe morado. / Largo 9 pies, 3 pulg. Ancho 4 pies, 8 pulg, 6 lin.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Sala 029 (Expuesto)

Expuesto
Fecha de actualización: 19-09-2016 | Registro creado el 24-08-2015

Más obras de Bonuccelli, Matteo

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba