El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Vaso en forma de gallo
Taller de los Sarachi
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Taller de los Sarachi

Vaso en forma de gallo

Hacia 1610. Cristal de roca / cuarzo hialino, Esmalte, Oro, 25,9 x 23,5 cm.

Vaso zoomorfo que representa a un ave con las alas desplegadas, compuesta por ocho piezas de cristal unidas por guarniciones de plata dorada con sobrepuestos de oro esmaltado en blanco y negro opacos; a lo que se unen el azul oscuro y el rojo translúcido, florecillas, ces y engastes que simulan rubíes. El vaso es de perfil ovoide, con dos gallones grandes que forman un pliegue que sustenta la cola del ave. En el frente, más ancho, surge un largo cuello rematado en una cabeza de aspecto feroz, con cresta y el pico entreabierto. Tiene labradas grandes plumas en el pecho, con roleos vegetales a continuación, que dejan la zona posterior vacía. A los lados, dos guarniciones sujetan las alas, talladas, abiertas, simulando plumaje. Se sustenta sobre unas patas que se asientan en un pequeño pie. La tapa conforma la parte superior del ave y lleva como remate un balaustrillo.

En el inventario de Versalles de 1689 se describe la pieza como un avestruz, y como un gallo en los de La Granja de San Ildefonso de 1746 y el Real Gabinete de Ciencias Naturales de 1776. En el mundo de la emblemática, además de ser el símbolo de Francia, el gallo representa dos cualidades: la vigilancia y el valor (et vigit, et pugnax), que pueden tener una doble lectura, religiosa y política. En el ámbito religioso, el gallo es, según san Agustín, imagen de quien desea alcanzar la vida eterna; en lo político, representa al príncipe valeroso y despierto, bien informado e impávido ante el peligro. También se relaciona este animal con el mundo de los comerciantes, el trabajo y los negocios en general, en los que es precisa la mayor diligencia, representada en su cantar matutino. Por la misma razón el gallo simboliza al padre de familia, que debe vigilar a los suyos, y al predicador, que “despierta” con la Palabra el arrepentimiento de los pecadores.

Ha sido atribuido al taller de los Sarachi por Arbeteta. Esta familia estaba especializaba en la realización de vasos en forma de animales. En el caso concreto de esta ave, se conservan piezas similares realizadas en cristal de roca con distintos tamaños en varias colecciones europeas, como el Gallo de la cámara del Tesoro de la Orden Teutónica en Viena (inv. G029). Son parecidos también a un tipo de vasos que representan aves y que se mencionan en los antiguos inventarios como raiger (de reiher, “garza”), pues se adornaban con penachos de plumas naturales que imitaban las originales.

Puede comprobarse su estado original en la fotografía de Juan Laurent y Minier, “Coupe, cristal de roche taillé et gravé, montures d’argent dorè et or avec èmaux. XVIe siècle, règne de Henri III”, hacia 1879 (Museo del Prado, HF0835/37) (Arbeteta tiene presentado un texto sobre la revisión de la catalogación para su publicación).

Es una de las piezas pertenecientes al Tesoro del Delfín, el conjunto de vasos preciosos que, procedentes de la riquísima colección de Luis, gran Delfín de Francia, vinieron a España como herencia de su hijo Felipe V, primer rey de la rama borbónica española. Luis de Francia (1661-1711), hijo de Luis XIV y María Teresa de Austria, comenzó su colección tempranamente influenciado por su padre. La adquisición de obras se producía por diversas vías, desde regalos hasta su compra en subastas y almonedas. Al morir el Delfín, Felipe V (1683-1746) recibe en herencia un conjunto de vasos con sus respectivos estuches, que fueron enviados a España. En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas. En 1776 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813. La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas. Fue en 1839 cuando la colección llega al Real Museo, donde sufrió en 1918 un robo. Con ocasión de la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva.

Ficha técnica

Obras relacionadas

Estuche para vaso en forma de gallo
Cuero, Madera, Metal, Tela, 1650 - 1711
Número de catálogo
O000110
Autor
Taller de los Sarachi
Título
Vaso en forma de gallo
Fecha
Hacia 1610
Técnica
Cincelado; Esmaltado; Tallado; Grabado; Esmerilado
Materia
Cristal de roca / cuarzo hialino; Esmalte; Oro
Dimensión
Alto: 25,9 cm.; Ancho: 23,5 cm.; Fondo: 17 cm.; Peso: 861 g.; Ancho base: 8,3 cm.; Fondo base: 9,5 cm.
Serie
Tesoro del Delfín
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Angulo Íñiguez, Diego, Catálogo de las Alhajas del Delfín, Museo del Prado, Madrid, 1989 (ed.rev), pp. 174.

Arbeteta Mira, Letizia, El tesoro del Delfín: alhajas de Felipe V recibidas por herencia de su padre Luis, Gran Delfín de Francia, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2001, pp. 219,220.

Arbeteta Mira, Letizia, 'Taller de los Sarachi. Vaso en forma de gallo' En:, Arte transparente. La talla del cristal en el Renacimiento milanés., Museo Nacional del Prado, Madrid, 2015, pp. 129-131 n.16.

Otros inventarios +

Inv. Gabinete Historia Natural, 1776. Núm. 105.
Vaso... hechura de un gallo...

Exposiciones +

Arte transparente. La talla del cristal en el Renacimiento milanés
Madrid
14.10.2015 - 10.01.2016

Ubicación +

Sala 079B (Expuesto)

Fecha de actualización: 28-09-2018 | Registro creado el 02-12-2015

Más obras de Taller de los Sarachi

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba