El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Venera con cabeza de ave
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo

Venera con cabeza de ave

Siglo XVII. Esmalte, Oro, Sanguina, 14 x 14,3 cm.

Vaso compuesto por cuatro piezas de sanguina y cinco guarniciones de oro esmaltado de azul celeste, azul turquesa, blanco y negro, opacos, a los que se añade el verde de trasflor. El cuerpo, irregular, tiene forma de venera, con gallones marcados, e incisiones paralelas al labio, así como ovas toscamente talladas en torno al borde. Se aprecian a los costados dos pequeñas asas monolíticas, rematadas en guarniciones de oro esmaltado, deterioradas, que representan cabezas de monstruos marinos con sus dientes, tradicionalmente identificados como delfines. Están esmaltadas de azul celeste, azul oscuro y blanco. El cuerpo avenerado cobra un perfil animalístico al unir, con su correspondiente guarnición, una esbelta cabeza de ánade o avestruz, de largo cuello, con plumas y pico minuciosamente labrados. Se sostiene, a modo de tazza alta, mediante un vástago de balaustre y un pie circular, acampanado, guarnecidos con dos monturas anulares de similar diseño que la del cuello. Este consiste en un sogueado doble, esmaltado de blanco, que aloja sobrepuestos de eses en negro con flor azul oscuro central. Hubo otra guarnición similar en el pie, que aun aparece en la fotografía de Laurent (h. 1890). La guarnición del cuello, además de los dos cartones laterales, excavados con rombos y fajas a reserva y esmaltados de azul oscuro, algunas hojas esmaltadas de verde de trasflor. El tema de la flor de la guarnición con los roleos asimétricos laterales descubre ya la influencia de la decoración del Extremo Oriente. Probablemente montura y vaso se realizaron al mismo tiempo. La c lateral de la montura del cuello es un recurso que aparece en algunas monturas florentinas. Los volúmenes generales del cuerpo recuerdan la evolución del modelo de Gasparo Miseroni, un vaso con el cuerpo avenerado sobre vástago de balaustre. Su hijo Ottavio realizó diversas interpretaciones del viejo tema, con o sin monstruo abrazando la popa de la venera. En este caso, el vaso parece obra del taller basada en esta idea. El pie circular, el vástago de balaustre y la guarnición de sobrepuestos se encuentran en algunos ejemplos de Ottavio, realizados en la primera década del siglo XVII.

Es una obra realizada en algún taller milanés conocedor de los modelos creados por los Miseroni. Este taller bien pudiera ser el de los Sarachi, en contacto con el anterior y a la inversa. La razón de su elección se basa en el tratamiento de la piedra, pues su labra, algo esquemática y de incisiones en arista, recuerda las técnicas del labrado de cristal de roca más que las de las piedras duras, que permiten un mejor acabado con menor riesgo de rotura.

El Tesoro del Delfín es un conjunto de vasos preciosos que, procedentes de la riquísima colección de Luis, gran Delfín de Francia, vinieron a España como herencia de su hijo Felipe V, primer rey de la rama borbónica española.

Luis de Francia (1661-1711), hijo de Luis XIV y María Teresa de Austria, comenzó su colección tempranamente influenciado por su padre; la adquisición de obras se producía por diversas vías, desde regalos hasta su compra en subastas y almonedas. Al morir el Delfín, Felipe V (1683-1746) recibe en herencia un conjunto de vasos con sus respectivos estuches, que fueron enviados a España. En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, guardados en sus cajas, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas. En 1778 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813. La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas. Fue en 1839 cuando la colección llega al Real Museo, donde sufrieron en 1918 un robo. Con ocasión de la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva (Texto extractado de Arbeteta, L.: El Tesoro del Delfín. Catálogo Razonado, 2001, pp. 27-33; 332-333).

Ficha técnica

Obras relacionadas

Estuche para venera con cabeza de ave
Cuero, Madera, Tela, Siglo XVIII
Número de catálogo
O00029
Autor
Anónimo
Título
Venera con cabeza de ave
Fecha
Siglo XVII
Técnica
Cincelado; Esmaltado; Tallado
Materia
Esmalte; Oro; Sanguina
Dimensión
Alto: 14 cm.; Ancho: 14,3 cm.; Fondo: 12,8 cm.; Diámetro de la base: 4,5 cm.
Serie
Tesoro del Delfín
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Angulo Íñiguez, Diego, Catalogo de las Alhajas del Delfin, Museo del Prado, Madrid, 1989, pp. 55-57.

El Real Sitio de La Granja de San Ildefonso: retrato y escena del rey, Patrimonio Nacional; El Viso, Madrid, 2000.

Arbeteta Mira, Letizia, El tesoro del Delfín: alhajas de Felipe V recibidas por herencia de su padre Luis, Gran Delfín de Francia, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2001, pp. 332-333.

Otros inventarios +

Inv. Gabinete Historia Natural, 1776. Núm. 34.
Vaso en forma de concha con su caveza al parecer de dragon

Exposiciones +

El Real Sitio de La Granja de San Ildefonso. retrato y escena del rey
La Granja
15.06.2000 - 15.10.2000

Ubicación +

Sala 101 (Expuesto)

Expuesto
Fecha de actualización: 30-08-2016 | Registro creado el 26-11-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba