El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Italian Masterpieces from Spain’s Royal Court, Museo del Prado

National Gallery of Victoria. Melbourne, Australia 16/05/2014 - 31/08/2014

El origen de la colección de pintura italiana del Prado está en las valiosísimas colecciones reales españolas.La familia real fue una ávida coleccionista de arte italiano desde mediados del siglo XVI, momento en que el emperador Carlos V y sus cortesanos iniciaron la tradición de adquirir pintura italiana cuando los dominios de España incluían las regiones italianas de Nápoles, Sicilia y Milán. Asimismo, el decreto de Rodrigo Borgia –convertido en el papa Alejandro VI desde 1492 a 1503– también consolidó la influencia española en Roma. Durante las tres siguientes centurias, cientos de obras de arte fueron adquiridas en Italia o se encargaron directamente a artistas italianos con destino a España. A muchos artistas italianos también les seducía la idea de viajar a España para trabajar en la corte real. De este modo, lo mejor del arte contemporáneo italiano pasó a formar parte de las colecciones reales españolas y, posteriormente, del Museo del Prado. Gracias a sus singulares orígenes, en la colección del Prado se representan los principales centros artísticos de Italia, con pinturas y dibujos de la más alta calidad realizados por personalidades clave que definieron la rica tradición artística italiana.

Comisarios:
Andrés Úbeda, Jefe de Conservación de Pintura Italiana y Francesa hasta 1700 del Museo del Prado; Miguel Falomir, Jefe del Departamento de Pintura Italiana y Francesa hasta 1700 del Museo del Prado
Organizada por:
Art Exhibitions Australia
NGV. National Gallery of Vitoria
Museo Nacional del Prado

Multimedia

Exposición

El genio del siglo XVI

El genio del siglo XVI
La Virgen de la Rosa
Rafael
Óleo sobre lienzo, 103 x 84 cm, h. 1516
Madrid, Museo Nacional del Prado

El alto renacimiento fue una época de sensacionales logros en ciencia, tecnología, matemáticas, literatura, filosofía y arte que transformaron la sociedad italiana. Artistas como Miguel Ángel y Rafael no sólo fueron espectadores de estos trascendentales momentos, sino parte integral de las reformas que allí se producían.

Este período originó cambios fundamentales en las ideas sobre la humanidad y el lugar del individuo en la sociedad, con debates que impactaron directamente en el arte y que afectaron en la manera en que los artistas representaban la forma humana. Como pensadores progresistas, reexaminaron la historia antigua clásica y transformaron su idea de belleza basándose en las formas idealizadas de la antigüedad griega y romana. Asimismo, volvieron la vista hacia el mundo natural para encontrar en él inspiración.

El dibujo en el siglo XVI

El dibujo en el siglo XVI
San Lucas pintando a la Virgen
Giorgio Vasari
Aguada, lápiz, pluma y tinta parda sobre papel agarbanzado, 264 x 214 mm, 1568-1572
Madrid, Museo Nacional del Prado

El dibujo asumió un papel cada vez más significativo en la práctica artística del momento. Giorgio Vasari, artista y cronista de las vidas de los artistas del renacimiento, se pronunció a favor de la importancia del disegno sosteniendo que el buen dibujo no era sólo una técnica necesaria para un artista, sino un acto creativo esencial.

Convencido absolutamente de ello, Vasari muestra en su dibujo San Lucas pintando a la Virgen (1568-1572) a un artista que comienza a pintar un lienzo sobre el que ya está esbozada la composición. Los artistas florentinos, en concreto, preparaban frecuentemente numerosos estudios sobre el mismo elemento de una composición en su búsqueda de la perfección.

El manierismo

El manierismo
Hércules disparando su arco
Luca Cambiaso
Aguada, pluma, preparado a lápiz y tinta parda sobre papel marrón, 375 x 186 mm, 1544-1550
Madrid, Museo Nacional del Prado

Innumerables artistas del siglo XVI, incluyendo Correggio, Jacopo Tintoretto y los Carracci, imitaron detenidamente la obra de Rafael y la de otros grandes artistas italianos como Miguel Ángel, empleando estos estudios como punto de partida para sus propios proyectos. Sin embargo, a los pocos años de la muerte de Rafael, las formas idealizadas del renacimiento fueron reemplazadas por las construcciones elegantemente artificiales o excesivamente exageradas del manierismo, estilo alentado por Miguel Ángel.

Los artistas manieristas reaccionaron contra el naturalismo estricto del renacimiento, deleitándose en la capacidad de impulsar el ilusionismo más allá de los límites de la lógica y la razón. Formas tremendamente alargadas y exageradas caracterizaron este nuevo estilo, mientras que las relaciones espaciales eran alteradas deliberadamente para perturbar y desconcertar al ojo. El Hércules, excesivamente musculoso, de Luca Cambiaso es una representación típicamente atrevida y creativa de un dios. A medida que avanzaba el siglo XVI, los artistas se sirvieron de su ilimitada imaginación para provocar reacciones físicas y emocionales al espectador. El espectáculo y la emoción ya habían dejado tras de sí al realismo.

Tiziano y el imperio veneciano

Tiziano y el imperio veneciano
Felipe II
Tiziano
Óleo sobre lienzo, 193 x 111 cm, 1551
Madrid, Museo Nacional del Prado

Tiziano, el gran maestro veneciano, fue el primer artista italiano cuyas obras habían sido reunidas por los soberanos Habsburgo que reinaron en España entre 1516 y 1700. El rey y emperador Carlos V (1500-1558) posó por primera para Tiziano en la ciudad italiana de Mantua en 1533, iniciando así una de las relaciones más fructíferas de la historia entre patronos reales y un único artista.

El futuro rey Felipe II (1527-98), hijo de Carlos V, se convirtió en el mecenas más importante de Tiziano a finales de la década de 1540. Tras quince años sirviéndole casi en exclusiva, en 1562 el artista escribió al monarca español para expresarle su deseo de continuar trabajando para él hasta su muerte, como así hizo.

Felipe II también sintió admiración por otros maestros venecianos, entre ellos Jacopo Bassano, Paolo Veronese y Jacopo Tintoretto, coleccionando algunas de sus obras. El mayor atractivo del arte veneciano del siglo XVI reside en su sensualidad, combinada con una valiente composición y técnica pictórica.

Hacia el realismo

Hacia el realismo
Diógenes buscando a un hombre
Giovanni Benedetto Castiglione
Óleo sobre lienzo, 97 x 145 cm, h. 1645-1655
Madrid, Museo Nacional del Prado

En la década de 1580, los pintores italianos comenzaron a alejarse de los artificios manieristas de Miguel Ángel y Giorgio Vasari, dirigiéndose hacia un estilo más realista encabezado por la familia Carracci de Bolonia y la figura de Caravaggio en Lombardía.

Los cambios de planteamiento y valores inspiraron a otros muchos artistas como el pintor boloñés Guercino y el toscano Pietro da Cortona, quienes revistieron asimismo su obra de un profundo conocimiento del pasado clásico. El estudio de la literatura y el arte clásico tuvo un efecto duradero sobre los artistas a lo largo de los siglos XVI y XVII, tal y como refleja la obra de Andrea di Lione y Giovanni Benedetto Castiglione.

El legado de los Carracci

El legado de los Carracci
La Asunción de la Virgen
Annibale Carracci
Óleo sobre lienzo, 130 x 97 cm, h. 1587
Madrid, Museo Nacional del Prado

Hacia 1582, los hermanos Annibale y Agostino Carracci, junto a su primo mayor Ludovico, fundaron una academia de arte en la ciudad de Bolonia. Su intención era revitalizar la pintura mediante un intenso estudio del mundo natural y una experimentación atrevida, tanto en dibujo como en pintura. Su labor y enseñanza influyeron profundamente en el arte italiano del siglo XVII.

Los alumnos de los Carracci eran entrenados para dibujar directamente del modelo de estudio y del mundo que les rodeaba, convirtiendo la excelencia en el dibujo en base fundamental de sus ejercicios. En poco tiempo la academia fue atrayendo a un gran número de estudiantes, algunos con excepcionales trayectorias futuras. Es el caso de Guido Reni, un alumno destacado que se hizo famoso por su delicado tacto y refinamiento cromático, convirtiéndose rápidamente en el pintor más importante de Roma a principios del siglo XVII. Giovanni Lanfranco fue otro antiguo alumno de los Carracci que ganaría reputación internacional y cuya obra fue muy deseada en España.

El auge de los caravaggistas

El auge de los caravaggistas
San Francisco sostenido por un ángel
Orazio Gentileschi
Óleo sobre lienzo, 126 x 98 cm, h. 1605-1607
Madrid, Museo Nacional del Prado

Junto a los Carracci, el artista más decisivo en la introducción del realismo en la pintura italiana fue Michelangelo Merisi da Caravaggio, nacido en Milán. Caravaggio plasmó fielmente modelos que posaban en su taller, iluminados generalmente desde una única fuente de luz con el objetivo de crear fuerte claroscuro y sombreado dramático de un ilusionismo sin precedentes.

Sus pinturas, reflejando a una baja clase urbana extraña y peligrosa, resultaron irresistibles para todo un movimiento de artistas conocidos como los caravaggistas. A comienzos del siglo XVI, Caravaggio estaba activo en Roma y consiguió muchos seguidores. Entre ellos se encontraba Orazio Gentileschi, que aún formado en una tradición anterior transformó su técnica bajo la influencia de Caravaggio. Cecco del Caravaggio también adoptó el realismo caravaggesco representando a los santos con los pies sucios, por ejemplo, así como empleando esa luz intensa, las sombras profundas y el tratamiento escultórico de las figuras.

En 1606 Caravaggio huyó de Roma tras matar a un hombre y se dirigió a Nápoles, ciudad gobernada por los españoles. Allí pronto se ganó clientela y atrajo a un gran número de seguidores entre sus compañeros artistas, influyendo posteriormente a la siguiente generación de pintores napolitanos. Entre ellos el español José de Ribera, establecido en Nápoles en 1616. Ribera se sintió atraído por el fuerte naturalismo de Caravaggio y el uso dramático de su iluminación, estilo que empleó con grandes resultados en los numerosos retablos de iglesias que ejecutó. Ribera también recibió encargos directamente desde España, por lo que su influencia se fue propagando por su tierra natal. Posteriormente formó e influyó a una serie de artistas italianos, entre los que se encontraba Luca Giordano.

El Palacio del Buen Retiro

El Palacio del Buen Retiro
Perspectiva de un anfiteatro romano
Viviano Codazzi y Domenico Gargiulo (Micco Spadaro)
Óleo sobre lienzo, 220,5 x 352,7 cm, h. 1638
Madrid, Museo Nacional del Prado

El Palacio del Buen Retiro fue construido en Madrid no muy lejos de donde hoy se ubica el Museo del Prado. Fue concebido como una villa suburbana donde la familia real podía relajarse y entretener a sus visitas. Iniciado de forma un tanto modesta durante los primeros años de 1630, fue en la década siguiente cuando el palacio fue ampliado espectacularmente bajo la dirección del conde-duque de Olivares, poderoso valido y mentor del rey Felipe IV.

El Retiro creció hasta convertirse en una intrincada red de unos cuarenta edificios situados en medio de espléndidos jardines, convirtiéndose en uno de los proyectos arquitectónicos más extensos realizados en la Europa de la época. Los interiores del palacio hicieron necesario un plan decorativo que incluyó el encargo de más de 800 pinturas a artistas que trabajaban habitualmente en España e Italia. Sería el programa de mecenazgo artístico más ambicioso jamás visto en Europa. Los diplomáticos españoles en Italia y los virreyes de Nápoles se encargaron de abastecer de obras que satisficieran el deseo de Felipe IV y Olivares por adquirir pinturas de los más reconocidos artistas contemporáneos. Muchos alumnos italianos de los Carracci, los caravaggistas y artistas extranjeros que trabajan en Italia se comprometieron a participar con sus obras.

Un gran número de las habitaciones del Retiro contenían temas específicos. La Historia de la antigua Roma, por ejemplo, fue un ciclo encargado hacia 1633 y realizado únicamente por artistas residentes en Italia, la mayoría procedentes de Nápoles y otros de Roma. La serie se completó en 1641, cuando diecisiete cajas con pinturas fueron enviadas desde Roma a España con destino al Buen Retiro. El número y el tamaño de estas pinturas, junto al alto estatus de los artistas implicados, convirtieron a esta serie en la más impresionante de todas las llevadas a cabo para la decoración del palacio. Más de una docena de pinturas presentadas en esta exposición adornaron alguna vez las paredes del Palacio del Retiro.

Naturalezas muertas

Naturalezas muertas
Florero
Mario dei Fiori (Mario Nuzzi)
Óleo sobre lienzo, 83 x 155 cm, h.1640–1642
Madrid, Museo Nacional del Prado

Algunas de las pinturas más bellas de esta exposición son los paisajes y las naturalezas muertas con flores, muchas de las cuales colgaron alguna vez en las paredes del Palacio del Buen Retiro. Solían ubicarse sobre puertas y ventanas, formando parte integral de las pretensiones arquitectónicas del edificio. De hecho, muchas de las obras encargadas para el Buen Retiro tuvieron que ceñirse en forma y tamaño a la arquitectura de los espacios interiores. Este marco arquitectónico fomentó un cambio de dirección en la pintura de bodegones, que aún era un género relativamente nuevo en el siglo XVII. Caravaggio fue clave en la popularización de la naturaleza muerta, y su forma de iluminar y recurrir a la oscuridad influenció a Giuseppe Recco y al esquivo Maestro SB, activos en Nápoles y Roma con numerosas pinturas que encontraron salida en España.

España y el arte italiano en el siglo XVIII

España y el arte italiano en el siglo XVIII
La Justicia y la Paz
Corrado Giaquinto
Óleo sobre lienzo, 216 x 325 cm, h. 1753-1754
Madrid, Museo Nacional del Prado

Italia continuaba siendo un importante centro artístico durante el siglo XVIII y la corte española buscaba en ella a sus principales artistas. Desde 1692 a 1702, el napolitano Luca Giordano trabajó en España realizando frescos en el Palacio del Buen Retiro y el Monasterio de El Escorial. Como él, numerosos artistas italianos encontraron su hogar en Madrid, incluyendo a Jacopo Amigoni.

Sin embargo, para una generación de artistas posteriores la oportunidad de destacar llegó con la reconstrucción del Palacio Real de Madrid tras un incendio que lo destruiría en 1734. Como muchos de los edificios grandiosos diseñados en el siglo XVIII, su arquitectura requirió una extensa serie de frescos. Italia contaba con los mejores pintores decorativos y Corrado Giaquinto, que aunque formado en Nápoles triunfaría en Roma, fue invitado a Madrid en 1753 para pintar techos del nuevo palacio.

Giaquinto poseía una técnica fluida y virtuosa que lo convirtió en un maestro de los efectos ilusionistas y en un genio en combinaciones de color extraordinariamente bellas que parecían iluminar sus obras desde dentro. Acrecentó el estilo rococó popular con una intensidad napolitana perfectamente adecuada a la arquitectura ostentosa del nuevo palacio y al gusto de quienes estaban en la corte. De los extensos y trabajados lienzos creados por Giaquinto como bocetos para los frescos, el Prado ha incluido en esta exposición tres de estas extraordinarias obras.

Un cambio de gusto

Un cambio de gusto
La Inmaculada Concepción
Giambattista Tiepolo. Óleo sobre lienzo, 281 x 155 cm, h. 1767-1769
Madrid, Museo Nacional del Prado

El más grande de todos los pintores decorativos italianos, Giambattista Tiepolo, llegó a España desde Venecia en 1762 para reemplazar eventualmente a un enfermo Corrado Giaquinto. Pero mientras que en España realizó algunas esplendorosas pinturas para mecenas cortesanos y de la Iglesia, Tiepolo no logró el mismo nivel de éxito que obtuvieron artistas italianos anteriores como Luca Giordano o Giaquinto. Se produjo un sutil pero marcado cambio en el gusto de la corte española en la segunda mitad del siglo XVIII, provocando un descenso en el interés por el arte y la cultura italiana. De hecho, Tiepolo fue el último gran artista italiano que trabajó en España.

Mientras que Tiepolo estuvo en España, el gusto se fue alejando sutilmente del rococó hacia un clasicismo más austero y académico, tendencia que fue conocida y fomentada por el influyente artista neoclásico alemán Anton Raphael Mengs. Invitado a Madrid durante la década de 1760, Mengs dominaría las Artes en España a finales del siglo XVIII.

Posteriormente, una combinación de cambios políticos y sociales drásticos en España y Europa contribuyó a la disminución del deseo español hacia el arte italiano contemporáneo. La era napoleónica, asimismo, puso fin al dominio español en la península italiana. El gusto se trasladó más hacia el arte francés y hacia artistas españoles como Francisco Bayeu y Subías, Luis Paret y Alcázar y Francisco de Goya.

No obstante, las Artes de Italia y España estuvieron muy estrechamente vinculadas durante trescientos años, tiempo durante el cual la pintura italiana resultó fundamental para el patrimonio histórico y cultural de España.

Obras

1

El juicio de Paris

Francesco Albani Óleo sobre lienzo, 113 x 171 cm h. 1650 - 1660 Madrid, Museo Nacional del Prado

2

El tocador de Venus

Francesco Albani Óleo sobre lienzo, 114 x 171 cm h. 1635 - 1640 Madrid, Museo Nacional del Prado

3

Retrato de grupo el cantante Farinelli y amigos

Jacopo Amigoni Óleo sobre lienzo, 127,8 x 245,1 cm h. 1750 – 1752 National Gallery of Victoria, Melbourne. Felton Bequest, 1950 (2226–4)

4

Profeta o evangelista sedente

Baccio Bandinelli Sanguina sobre papel, 36,9 x 27,5 cm h. 1536 - 1540 Madrid, Museo Nacional del Prado

5

Los israelitas bebiendo el agua milagrosa

Jacopo Bassano Óleo sobre lienzo, 146 x 230 cm h. 1566 – 1568 Madrid, Museo Nacional del Prado

6

Academia

Pompeo Batoni Clarión, lápiz negro sobre papel verdoso, 53,5 x 39,5 cm 1765 - 1768 Madrid, Museo Nacional del Prado

7

Francis Basset, I barón de Dunstanville

Pompeo Batoni Óleo sobre lienzo, 221 x 157 cm 1778 Madrid, Museo Nacional del Prado

8

Florero

Andrea Belvedere Óleo sobre lienzo, 151 x 100 cm h. 1694 - 1700 Madrid, Museo Nacional del Prado

9

Florero

Andrea Belvedere Óleo sobre lienzo, 151 x 100 cm h. 1694 - 1700 Madrid, Museo Nacional del Prado

10

La embajada turca en Nápoles, año de 1741

Giuseppe Bonito Óleo sobre lienzo, 207 x 170 cm 1741 Madrid, Museo Nacional del Prado

11

El martirio de San Lorenzo

Valentin de Boulogne Óleo sobre lienzo, 195 x 261 cm Mediados s. XVII Madrid, Museo Nacional del Prado

12

Ángel custodio con Santa Úrsula y Santo Tomás

Cecco del Caravaggio (Francesco Buoneri) Óleo sobre lienzo, 208 x 106 cm h. 1615 Madrid, Museo Nacional del Prado

13

Hércules disparando su arco

Luca Cambiaso Aguada, pluma, preparado a lápiz y tinta parda sobre papel marrón, 37,5 x 18,6 cm 1544 – 1550 Madrid, Museo Nacional del Prado

14

San Pedro curando al paralítico

Lodovico Cigoli (Ludovico Cardi) Aguada, pluma, preparado a lápiz y tinta parda sobre papel agarbanzado, 46,5 x 28,5 cm h. 1604 Madrid, Museo Nacional del Prado

15

La Asunción de la Virgen

Annibale Carracci Óleo sobre lienzo, 130 x 97 cm h. 1587 Madrid, Museo Nacional del Prado

16

Estudios de una sección de decoración arquitectónica [Galleria Farnese (¿?)]

Annibale Carracci Aguada, pluma y tinta parda sobre papel agarbanzado, 48,9 x 38,1 cm h. 1597 - 1601 Madrid, Museo Nacional del Prado

17

El jubileo de la Porciúncula

Ludovico Carracci Óleo sobre lienzo, 200 x 147 cm h. 1601 - 1603 Madrid, Museo Nacional del Prado

18

Marte y Apolo / Marte y Apolo diseño alternativo

Giovanni Battista Castello (Il Bergamasco) Aguada, pluma y tinta parda sobre papel, 25,5 x 17,3 cm 1566 – 1569 Madrid, Museo Nacional del Prado

19

Diógenes buscando a un hombre

Giovanni Benedetto Castiglione Óleo sobre lienzo, 97 x 145 cm h. 1645 – 1655 Madrid, Museo Nacional del Prado

20

La Virgen y el Niño

Cavaliere d'Arpino (Giuseppe Cesari) Sanguina sobre papel, 22,6 x 18 cm h. 1606 Madrid, Museo Nacional del Prado

21

Paisaje con el embarco en Ostia de Santa Paula Romana

Claude Lorrain Óleo sobre lienzo, 211 x 145 cm 1639 – 1640 Madrid, Museo Nacional del Prado

22

Perspectiva de un anfiteatro romano

Viviano Codazzi / Domenico Gargiulo (Micco Spadaro) Óleo sobre lienzo, 220,5 x 352,7 cm h. 1638 Madrid, Museo Nacional del Prado

23

La educación de Aquiles

Sebastiano Conca Óleo sobre lienzo, 59 x 74 cm 1727 Madrid, Museo Nacional del Prado

24

Noli me tangere

Antonio Correggio Óleo sobre tabla pasada a lienzo, 130 x 103 cm h. 1525 Madrid, Museo Nacional del Prado

25

Alegoría de la Casa Barberini

Pietro da Cortona Aguada parda, albayalde, lápiz negro y pluma sobre papel blanco, 20,1 x 14,7 cm h. 1630 Madrid, Museo Nacional del Prado

26

La Piedad

Daniele Crespi Óleo sobre lienzo, 154 x 128 cm 1626 Madrid, Museo Nacional del Prado

27

Desnudo masculino

Donato Creti Óleo sobre papel, 28,3 x 41,9 cm 1714 – 1722 Madrid, Museo Nacional del Prado

28

Floreros y cebollas

Mario dei Fiori (Mario Nuzzi) Óleo sobre lienzo, 83 x 154 cm h. 1640 - 1642 Madrid, Museo Nacional del Prado

29

Florero de plata volcado sobre un paño

Mario dei Fiori (Mario Nuzzi) Óleo sobre lienzo, 84 x 152 cm Siglo XVII Madrid, Museo Nacional del Prado

30

Florero

Mario dei Fiori (Mario Nuzzi) Óleo sobre lienzo, 83 x 158 cm 1640 – 1642 Madrid, Museo Nacional del Prado

31

Florero

Mario dei Fiori (Mario Nuzzi) Óleo sobre lienzo, 83 x 155 cm 1640 – 1642 Madrid, Museo Nacional del Prado

32

Salomón y la reina de Saba

Francesco Francanzano Aguada parda, aguada roja y pluma sobre papel agarbanzado, 26,7 x 43,4 cm h. 1640 – 1650 Madrid, Museo Nacional del Prado

33

Lot y sus hijas

Francesco Furini Óleo sobre lienzo, 123 x 120 cm h. 1634 Madrid, Museo Nacional del Prado

34

Estudio de arquitectura

Francesco Galli da Bibiena Aguada agrisada, pluma sobre papel agarbanzado, 36,8 x 26,8 cm Primera mitad del siglo XVIII Madrid, Museo Nacional del Prado

35

Hércules y Onfale

Gaetano Gandolfi Clarión, sanguina sobre papel marrón, 26,3 x 18,2 cm 1780 – 1790 Madrid, Museo Nacional del Prado

36

Martirio de San Eusebio

Gaetano Gandolfi Sanguina sobre papel agarbanzado, 70,8 x 39,4 cm h. 1784 Madrid, Museo Nacional del Prado

37

Alegoría del Tiempo y la Verdad

Giovanni Battista Gaulli (Baciccia) Aguada parda y pluma sobre papel blanco, 25,7 x 20,6 cm 1665 – 1669 Madrid, Museo Nacional del Prado

38

Alegoría de la Templanza

Giovanni Battista Gaulli (Baciccia) Aguada parda, albayalde, pluma y trazos de lápiz sobre papel marrón, 23,1 x 21,8 cm h. 1669 Madrid, Museo Nacional del Prado

39

San Francisco sostenido por un ángel

Orazio Gentileschi Óleo sobre lienzo, 126 x 98 cm h. 1605 – 1607 Madrid, Museo Nacional del Prado

40

La Justicia y la Paz

Corrado Giaquinto Óleo sobre lienzo, 216 x 325 cm h. 1753 – 1754 Madrid, Museo Nacional del Prado

41

España rinde homenaje a la Religión y a la Fe

Corrado Giaquinto Óleo sobre lienzo, 160 x 150 cm 1759 Madrid, Museo Nacional del Prado

42

El nacimiento del Sol y el triunfo de Baco

Corrado Giaquinto Óleo sobre lienzo, 168 x 141,5 cm 1761 Madrid, Museo Nacional del Prado

43

La Presentación de la Virgen en el Templo

Luca Giordano Aguada parda, lápiz negro y tinta sobre papel blanco, 24,7 x 28,3 cm h. 1694 Madrid, Museo Nacional del Prado

44

Cristo con la Cruz a cuestas

Luca Giordano Óleo sobre lienzo, 77 x 71 cm h. 1697 Madrid, Museo Nacional del Prado

45

Toma de una plaza fuerte

Luca Giordano Óleo sobre lienzo, 235 x 343 cm h. 1697 – 1700 Madrid, Museo Nacional del Prado

46

Abraham recibe la orden de sacrificar a Isaac

Luca Giordano Aguada parda y lápiz negro sobre papel blanco, 14,7 x 29,2 cm Finales del siglo XVII Madrid, Museo Nacional del Prado

47

Susana y los viejos

Guercino (Giovanni Francesco Barbieri) Óleo sobre lienzo, 176 x 208 cm 1617 Madrid, Museo Nacional del Prado

48

Santa Inés

Guercino (Giovanni Francesco Barbieri) Sanguina sobre papel agarbanzado, 24,5 x 17,9 cm 1650 – 1660 Madrid, Museo Nacional del Prado

49

El Amor desinteresado

Guercino (Giovanni Francesco Barbieri) Óleo sobre lienzo, 99 x 75 cm h. 1654 Madrid, Museo Nacional del Prado

50

Estudio de profeta / Figura femenina y un niño

Guercino (Giovanni Francesco Barbieri) Pluma y tinta parda sobre papel agarbanzado, 23,4 x 19,8 cm h. 1627 Madrid, Museo Nacional del Prado

51

Visita de la reina María Amalia de Sajonia al Arco de Trajano en Benevento

Antonio Joli Óleo sobre lienzo, 77,5 x 131 cm h. 1759 Madrid, Museo Nacional del Prado

52

Los auspicios de un emperador romano

Giovanni Lanfranco Óleo sobre lienzo, 181 x 362 cm h. 1635 Madrid, Museo Nacional del Prado

53

Estudio para un San Juan Evangelista

Giovanni Lanfranco Lápiz negro sobre papel agarbanzado, 38,9 x 18,6 cm h. 1642 Madrid, Museo Nacional del Prado

54

Una quimera

Jacopo Ligozzi(atribuido a) Aguada parda, albayalde, pluma y toques de lápiz sobre papel amarillento, 32,3 x 42,4 cm 1590 - 1610 Madrid, Museo Nacional del Prado

55

Elefantes en un circo

Andrea di Lione Óleo sobre lienzo, 229 x 231 cm h. 1640 Madrid, Museo Nacional del Prado

56

El viaje de Jacob

Andrea di Lione Óleo sobre lienzo, 99 x 123 cm h. 1635 - 1665 Madrid, Museo Nacional del Prado

57

San Jerónimo penitente

Lorenzo Lotto Óleo sobre lienzo, 99 x 90 cm h. 1546 Madrid, Museo Nacional del Prado

58

Cristo servido por los ángeles

Alessandro Magnasco / Antonio Francesco Peruzzini Óleo sobre lienzo, 193 x 142 cm h. 1705 Madrid, Museo Nacional del Prado

59

La Virgen con el Niño en la Gloria

Carlo Maratti Óleo sobre lienzo, 221 x 150 cm h. 1680 Madrid, Museo Nacional del Prado

60

Bodegón de cocina

Maestro S.B. Óleo sobre lienzo, 78 x 151 cm Siglo XVII Madrid, Museo Nacional del Prado

61

El genio de la pintura

Livio Mehus Óleo sobre lienzo, 70 x 80 cm h. 1650 Madrid, Museo Nacional del Prado

62

Estudio para Cristo muerto

Anton Rafael Mengs Lápiz negro y toques de clarión sobre papel verjurado y ahuesado, 36,9 x 49,5 cm 1768 Madrid, Museo Nacional del Prado

63

Estudio de hombro derecho, pecho y parte superior de brazo de hombre

Michelangelo (Buonarroti) Lápiz sobre papel amarillento, 15 x 11,5 cm h. 1536 - 1541 Madrid, Museo Nacional del Prado

64

El Carnaval en Roma

Jan Miel Óleo sobre lienzo, 68 x 50 cm 1653 Madrid, Museo Nacional del Prado

65

Bodegón de caza: una liebre y dos perdices

Mariano Nani Óleo sobre lienzo, 69 x 48 cm Segunda mitad del siglo XVIII Madrid, Museo Nacional del Prado

66

Vanitas

Pietro Negri Óleo sobre lienzo, 110 x 90 cm 1662 Madrid, Museo Nacional del Prado

67

La resurrección de Lázaro

Pietro Novelli Óleo sobre lienzo, 239 x 178 cm 1635 - 1640 Madrid, Museo Nacional del Prado

68

Moisés guiado por la columna de fuego

Pietro Novelli Aguada parda, pluma, preparado a lápiz y tinta parda sobre papel amarillento, 45,4 x 30,4 cm Primera mitad del siglo XVII Madrid, Museo Nacional del Prado

69

Cabeza masculina

Bartolomeo Passarotti Pluma y tinta parda sobre papel azulado, 33,7 x 26 cm. 1560 – 1570 Madrid, Museo Nacional del Prado

70

La caza de Atalanta y Meleagro

Nicolas Poussin Óleo sobre lienzo, 160 x 360 cm 1634 – 1639 Madrid, Museo Nacional del Prado

71

Sagrada Familia con San Juanito, o Virgen de la rosa

Rafael Óleo sobre lienzo, 103 x 84 cm h. 1517 Madrid, Museo Nacional del Prado

72

Bodegón de peces y tortuga

Giuseppe Recco Óleo sobre lienzo, 75 x 91 cm h. 1680 Madrid, Museo Nacional del Prado

73

Paisaje con descanso en la Huida a Egipto / Apuntes Santa Cecilia y Virgen con el Niño

Guido Reni Pluma y tinta parda sobre papel agarbanzado, 35,2 x 53,8 cm Finales del siglo XVI Madrid, Museo Nacional del Prado

74

Cupido

Guido Reni Óleo sobre lienzo, 101 x 88 cm 1637 – 1638 Madrid, Museo Nacional del Prado

75

Santiago el Mayor

Guido Reni Óleo sobre lienzo, 135 x 89 cm 1618 - 1623 Madrid, Museo Nacional del Prado

76

San Sebastián

Guido Reni Óleo sobre lienzo, 170 x 133 cm 1615 – 1620 Madrid, Museo Nacional del Prado

77

El escultor ciego, o Alegoría del Tacto

Jusepe de Ribera Óleo sobre lienzo, 125 x 98 cm 1632 Madrid, Museo Nacional del Prado

78

Martirio de san Lorenzo

Jusepe de Ribera Óleo sobre lienzo, 206,2 x 154,5 cm 1620 – 1624 National Gallery of Victoria, Melbourne. Purchased with funds donated by Allan and Maria Myers and Andrew Sisson, 2006 (2006.390)

79

Combate de mujeres

Jusepe de Ribera Óleo sobre lienzo, 235 x 212 cm 1636 Madrid, Museo Nacional del Prado

80

Marina

Salvator Rosa Óleo sobre lienzo, 170 x 260 cm 1638 – 1639 Madrid, Museo Nacional del Prado

81

Estudio para una figura femenina / Estudios de figuras

Andrea del Sarto Lápiz y sanguina sobre papel, 28,1 x 20 cm h. 1523 Madrid, Museo Nacional del Prado

82

La incredulidad de Santo Tomás

Matthias Stom Óleo sobre lienzo, 125 x 99 cm 1641 - 1649 Madrid, Museo Nacional del Prado

83

La Verónica

Bernardo Strozzi Óleo sobre lienzo, 168 x 118 cm 1620 – 1625 Madrid, Museo Nacional del Prado

84

La Inmaculada Concepción

GiambattistaTiepolo Óleo sobre lienzo, 281 x 155 cm h. 1767 – 1769 Madrid, Museo Nacional del Prado

85

San Juan Evangelista

Giambattista Tiepolo Aguada parda, pluma y trazos de lápiz sobre papel blanco, 20,7 x 29,8 cm h. 1769 Madrid, Museo Nacional del Prado

86

El charlatán veneciano

Giandomenico Tiepolo Óleo sobre lienzo, 34 x 58,1 cm h. 1765 Madrid, Museo Nacional del Prado

87

El mundo nuevo

Giandomenico Tiepolo Óleo sobre lienzo, 34 x 58,3 cm h. 1765 Madrid, Museo Nacional del Prado

88

Coronación de espinas

Giandomenico Tiepolo Óleo sobre lienzo, 124 x 144 cm 1771 - 1772 Madrid, Museo Nacional del Prado

89

Centauro con amorcillos

Giandomenico Tiepolo Aguada agrisada, pluma y trazos de lápiz sobre papel blanco, 19,4 x 26,8 cm 1759 - 1791 Madrid, Museo Nacional del Prado

90

Joven fumando

Lorenzo Tiepolo Clarión y sanguina sobre papel verdoso, 23,7 x 18 cm Década de 1770 Madrid, Museo Nacional del Prado

91

El rapto de Helena

Jacopo Tintoretto Óleo sobre lienzo, 186 x 307 cm 1578 – 1579 Madrid, Museo Nacional del Prado

92

La Virgen con el Niño, entre San Antonio de Padua y San Roque

Tiziano, Vecellio di Gregorio Óleo sobre lienzo, 92 x 133 cm h. 1508 Madrid, Museo Nacional del Prado

93

El caballero del reloj

Tiziano, Vecellio di Gregorio Óleo sobre lienzo, 122 x 101 cm h. 1550 Madrid, Museo Nacional del Prado

94

Salomé con la cabeza del Bautista

Tiziano, Vecellio di Gregorio Óleo sobre lienzo, 87 x 80 cm h. 1550 Madrid, Museo Nacional del Prado

95

Felipe II

Tiziano, Vecellio di Gregorio Óleo sobre lienzo, 193 x 111 cm 1551 Madrid, Museo Nacional del Prado

96

La Religión socorrida por España

Tiziano, Vecellio di Gregorio Óleo sobre lienzo, 168 x 168 cm h. 1572 – 1575 Madrid, Museo Nacional del Prado

97

La Huida a Egipto

Alessandro Turchi Óleo sobre lienzo, 284 x 200 cm h. 1633 Madrid, Museo Nacional del Prado

98

El tránsito de San Jenaro

Andrea Vaccaro Óleo sobre lienzo, 207 x 154 cm 1635 Madrid, Museo Nacional del Prado

99

Alrededores de Nápoles

Gaspare Vanvitelli Óleo sobre lienzo, 32 x 37 cm Primer tercio del siglo XVIII Madrid, Museo Nacional del Prado

100

La Gruta de Posillipo (Nápoles)

GaspareVanvitelli Óleo sobre lienzo, 32 x 37 cm Primer tercio del siglo XVIII Madrid, Museo Nacional del Prado

101

San Lucas pintando a la Virgen

Giorgio Vasari Aguada, lápiz, pluma y tinta parda sobre papel agarbanzado, 26,4 x 21,4 cm 1568 – 1572 Madrid, Museo Nacional del Prado

102

Paisaje romano a la puesta del sol

Claude Joseph Vernet Óleo sobre lienzo, 155 x 57 cm 1781 – 1782 Madrid, Museo Nacional del Prado

103

Magdalena penitente

Paolo Veronés Óleo sobre lienzo, 115,4 x 91,5 cm 1583 Madrid, Museo Nacional del Prado

104

San Lucas evangelista y otros estudios

Paolo Veronés Aguada, albayalde, pluma, preparado a lápiz, tinta parda y toques de lápiz sobre papel agarbanzado, 31 x 21,7 cm h. 1580 - 1581 Madrid, Museo Nacional del Prado

105

Dignatario arrodillado ante el Papa, recibiendo un collar y otras condecoraciones [El pintor, arquitecto y escritor Giorgio Vasari, recibiendo honores del papa Pío V]

Federico Zuccaro Aguada, pluma, preparado a lápiz y tinta parda sobre papel amarillento, 23,2 x 19,8 cm Década de 1570 Madrid, Museo Nacional del Prado

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba