El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Enciclopedia > Voz

Bassano, Jacopo da Ponte

Matteo Mancini

(Bassano del Grappa, Véneto, h. 1510-1592). Pintor italiano. Entre los grandes maestros vénetos cuya obra encontramos representada en el Museo del Prado, Jacopo Bassano se perfila como un caso de singular interés, mostrando su biografía una extraordinaria simbiosis con las características propias de su obra. Hijo de pintor y padre de pintores, Jacopo ha sido univer­salmente conocido por sus pinturas religiosas, sus nocturnos y principalmente por su extraordinaria capacidad de pintar con precisión y detallismo multitudes de figuras humanas y de animales. Ya en 1574, en una ­carta dirigida a Felipe II, el embajador Diego Guzmán de Silva hacía hincapié en esta peculiar habilidad definiéndole de esta manera: «En lo que toca al pintar al natural animales y otras cosas es muy estimado». Jacopo se formó en el contexto del taller artesano de su padre, muy vinculado a los encargos locales y a la tradición del quattrocento de Vicenza, como se puede comprobar al leer las páginas del Libro dei conti de la familia da Ponte, donde se recogen de una forma meticulosa los encargos y los gastos entre 1519 y 1554. La primera obra en la que podemos reconocer la mano del joven pintor es la Nati­vidad (1528, iglesia parroquial, ­Valstagna) derivada de un grabado de Nicoletto da Modena. Su primer viaje a Venecia ha de situarse en torno a 1533, estancia que repercutirá en una mayor ­seguridad e independencia y le capacitará para hacer un uso personal de fuentes grabadas, como ­Tiziano, ­Durero, Agostino Veneziano y Marcantonio Raimondi, recomponiéndolas con una pincelada unificadora. En 1534 Andrea Navagero llega a Bassano del Grappa y a través de él se le abren las puertas de importantes encargos civiles y de las casas de los poderosos venecianos de la provincia. En esta etapa destaca la influencia de Rafael, interpretado a través de los grabados de Raimondi y Agostino Veneziano, como demuestran los lazos iconográficos entre Cristo camino del Calvario, de Jacopo (1536-1537, Matthiesen Gallery, Londres), y El pasmo de Sicilia, de Rafael (Prado). Si en estos años aparecen en la producción de Bassano las tipologías alargadas propias de Pordenone, interpretadas de una manera más fría y manierista, ya hacia 1540 se ­hace patente la influencia de Parmigianino y Moretto. En 1541 el Ayuntamiento de Bassano del Grappa exonera al pintor del pago de cualquier tasa por su talento artístico. La presencia en Venecia de personajes ­como Francesco Rossi, Giuseppe Porta y Giorgio Vasari encuentra un reflejo en la producción de Jacopo en los primeros años de la década de 1540, aunque siempre a través de una clave personal y a pesar de que el pintor se mantuviese ajeno a los debates teóricos de esos años. En 1545 con La pesca milagrosa (colección particular, Londres) Bassano hace su aparición en Venecia, y llama la atención de Tiziano y Tintoretto. Aunque en este momento Jacopo se quedó fascinado por la prestezza de Tintoretto, Tiziano se confirmó como un sólido punto de referencia, mientras que la influencia de Veronés no aparece en su obra hasta los primeros años de la década de 1560, como demuestra el tratamiento de la Crucifixión con santos (Museo Civico, Treviso), en la que destaca la monumentalidad clasicista. A mediados de la década de 1570 se fechan las primeras series de pinturas de temas basados en el Antiguo Testamento. Se trataba de obras destinadas a ­satis­facer concretas exigencias del mercado en las que, además, la presencia del taller (y en particular de sus hijos Francesco y Leandro) se hizo cada vez más relevante. El Museo del Prado atesora importantes ejemplos de ­estas tipologías, como las series del Antiguo Testamento, los nocturnos o las series de las estaciones. En 1578 Jacopo Bassano estaba trabajando en la realización de las nuevas pinturas destinadas a decorar el Palacio Ducal de Venecia, cuyas anteriores obras se ha­bían quemado en el incendio de 1577. El último estilo de Bassano está muy vinculado con la aplicación de la pintura en manchas y borrones, manera muy cercana a la del Tiziano tardío, pintor que había sido una referencia constante para él a lo largo de su carrera profesional.

Obras

Bibliografía

  • Checa, Fernando, Tiziano y la monarquía hispánica. Usos y funciones de la pintura veneciana en España. Siglos XVI y XVII, Madrid, Nerea, 1994.
  • Bortolotti, Luca, «Prologomeni alla riflessione sul significato della scena di genere nella produzione di Jacopo Bassano», Venezia Cinquecento, n.º XVIII, Roma, 1999, pp. 137-171.
  • Los Bassano en la España del siglo de oro, cat. exp., Madrid, Museo Nacional del Prado, 2001.
  • Turner, Nicholas, y Matilla, José Manuel, Dibujos italianos del siglo XVI. «Museo del Prado. Catálogo de dibujos», Madrid, Museo del Prado, Patronato Nacional de Museos, 2004, t. V, p. 292.
  • Aikema, Bernard, Jacopo Bassano and his Public Moralizing Pictures in an Age of Reform, ca. 1535-1600, Princeton, Princeton University Press, 1996.
  • Jacopo Bassano, c. 1510-1592, cat. exp., Bolonia, Nuova Alfa Editoriale, 1992.
  • Berdini, Paolo, The Religious Art of Jacopo Bassano. Paintings and Visual Exegesis, Cambridge, Cambridge University Press, 1996.
Arriba