El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Paret y Alcázar, Luis

Baile en máscara

Ver ficha de autor de la colección
Enciclopedia > Voz

Paret y Alcázar, Luis

Xavier Bray

(Madrid, 1746-1799). Pintor español. Uno de los escasos artistas españoles que en la segunda mitad del siglo XVIII pintaron en el estilo rococó francés. Calificado por algunos del Watteau español, hoy se le conoce sobre todo por sus cuadros de gabinete para el infante don Luis, hermano menor de Carlos III, y sus vistas de puertos del norte de España, parecidas a las de Claude-Joseph Vernet. Paret, coetáneo de Francisco de Goya, nació en Madrid de padre francés y madre española. A los diez años ingresó en la Real Academia de San Fernando, donde fue alumno de Antonio González Velázquez, seguidor del pintor napolitano y director de la Academia, Corrado Giaquinto. En 1763 atrajo la atención del infante don Luis, que le tomó bajo su tutela y le costeó tres años de estancia en Roma. También influyeron en su estilo dos artistas franceses residentes en España en la década de 1760: Augustin Duflos, joyero del rey, que le dio clases de dibujo, y Charles François de la Traverse, que fue su profesor al volver Paret de Roma en 1766. De Traverse tomó Paret la factura empastada y los tonos pastel, notas constantes de su pintura durante toda su carrera. La relación del artista con el infante don Luis tuvo un final desastroso en 1775, cuando se le acusó de procurar mujeres jóvenes a su regio mecenas y Carlos III lo desterró de Madrid. Vivió tres años exiliado en Puerto Rico, y en 1778 regresó a España y se estableció en Bilbao, donde permaneció hasta 1789. Además de suministrar pinturas religiosas a iglesias locales, diseñó varios edificios públicos y fuentes para Bilbao y Pamplona. Hizo también una serie de vistas de los puertos de Bermeo, Pasajes y San Sebastián para la decoración de las casas de campo de Carlos III. En 1789 pudo por fin regresar a Madrid, tras el fallecimiento del monarca el año anterior. En 1792 fue nombrado vicesecretario de la Real Academia y secretario de su comisión de arquitectura. Sus planos y dibujos arquitectónicos demuestran un notable dominio de la teoría, pero en general son endebles y tienen poco interés. Cuando se pidió su parecer sobre la reforma de los métodos de enseñanza de la pintura en la Academia, Paret sostuvo los principios neoclásicos que Mengs había implantado en la década de 1760, en una respuesta formularia que parece indicar que había perdido la chispa de originalidad que distinguió a sus primeras pinturas. Su Autorretrato en el estudio, del Prado, da idea de su carácter excéntrico y sus aficiones intelectuales. Lo muestra vestido con elegancia y sentado a la me­sa de trabajo de su estudio, con la paleta en el suelo junto a un grueso ­volumen, un dibujo a sanguina y una carpeta. En el caballete descansa una pintura ovalada con un naufragio, quizá alusiva a una aventura náutica que vivió. Sobre una mesa, al otro ­lado de la estancia, hay dos bustos antiguos, posiblemente de Séneca y Ovidio. Se sabe que tuvo gran afición a la literatura clásica y que dominaba el griego y el latín. En Roma tradujo al español los Diálogos de Luciano de Samosata, y firmó en griego muchos de sus cuadritos de gabinete. En el inventario de su biblioteca constan abundantes obras de autores clásicos, algunas en versión original, y también álbumes de grabados, particularmente de obras de Hogarth, Bourdon, Stubbs, Vernet y Guercino.

Obras

Bibliografía

  • Morales y Marín, José Luis, Luis Paret. Vida y obra, Zaragoza, Aneto, 1997.
  • Bray, Xavier, «Luis Paret», The Burlington Magazine, vol. CXL, n.º 1149, Londres, octubre de 1998, pp. 695-696.
  • Delgado, Osiris, Luis Paret y Alcázar, pintor español, Madrid, Universidad de Puerto Rico, 1956.
Ver ficha de autor de la colección
Arriba