El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Sagrada Conversación con Santiago, San Fernando, Don Pelayo e Isabel la Católica
Madrazo y Kuntz, Federico de
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Madrazo y Kuntz, Federico de

Roma, 1815 - Madrid, 1894

Madrazo y Kuntz, Federico de

Hijo del influyente pintor neoclásico José de Madrazo, Federico de Madrazo y Kuntz nació en Roma, donde su padre servía al rey Carlos IV en el exilio. Fue bautizado en la basílica de San Pedro del Vaticano y apadrinado por el príncipe Federico de Sajonia. Se trasladó con su familia a Madrid cuando s ...

Fuente: Museo Nacional del Prado

Ver ficha de autor

Sagrada Conversación con Santiago, San Fernando, Don Pelayo e Isabel la Católica

1841. Lápiz, Pluma, Tinta china sobre papel vegetal, 330 x 255 mm. No expuesto

La fascinación que sintió en Roma por la pintura del Renacimiento italiano y el contacto con los pintores nazarenos, sobre todo Friedrich Overbeck (1789-1869), llevaron a Madrazo a abordar algunas obras de género religioso. Una de ellas la planteó incluso como sacra conversazione, al modo renacentista, pero es representativo de su obsesión por el asunto histórico de la Reconquista que incluyera en ella a Pelayo. Varias menciones en su epistolario y seis dibujos (D07188; D07199; HF636 y HF639, dos fotografías de un dibujo perdido de Madrazo; D07003 y D07002) atestiguan el interés que tuvo en esta obra, que reunía las efigies de los protagonistas del inicio y el final de la Reconquista, pues se hallaba también en ella Isabel la Católica. Se trata del dibujo más acabado del conjunto, del que se conserva un calco que el artista envió a su padre. En este dibujo Federico acertó a conseguir una verdadera unidad, reduciendo a seis las figuras mediante la eliminación de los ángeles y de Fernando el Católico. De este modo, la Reina Isabel aparece en posición rigurosamente simétrica a la de Pelayo, y sus nombres figuran en una cartela en latín en un friso situado al pie de la composición. Las siluetas de los santos se recortan ante sendos paisajes, el de la izquierda montañoso, alusivo a Covadonga, y el de la derecha con una ciudad amurallada, que indica Granada. En el centro, bajo una hornacina avenerada con pilastras con candelieri en la más pura tradición quattrocentista, una Virgen sostiene al Niño con un lirio en la mano izquierda, que bendice con la derecha a ambos reyes. El artista, animado por el éxito que había tenido su cuadro de Las Marías ante el sepulcro (Patrimonio Nacional, Sevilla, Reales Alcázares), que había expuesto en el Palacio de España a principios de junio de 1841, realizó el dibujo a mediados de ese mes. En julio lo mostró a Overbeck, que había alabado el cuadro antes citado y que apreció también el dibujo, de modo que el pintor se propuso realizar a su vuelta a España un cuadro con las figuras de tamaño natural, a partir de los estudios realizados. Aunque no llegó a hacerlo, el dibujo final, un verdadero modellino, es un excelente testimonio de la perfecta comprensión del Renacimiento italiano, y de la posibilidad de su adecuación a un cuadro de contenido histórico-religioso. El calco complació a su padre que, llevado de su sentido práctico, le propuso que redujera el tamaño del cuadro que proyectaba. Frente al entusiasmo de Federico que, alentado por el estímulo de Friedrich Overbeck y Philipp Veit, deseaba realizar una composición por el estilo a las que se hacían en el buen tiempo de la pintura, José mantenía una mayor distancia hacia aquellos ideales, que le llevaba a desear mayor empaste y morbidez sin perder la pureza y el candor religioso (Texto extractado de Barón, J.: “El Rey Pelayo y el origen de la Reconquista en la obra de Federico de Madrazo”, Boletín del Museo del Prado, 2007, pp. 142-159).

Multimedia

Ficha técnica

Número de catálogo
D007002
Autor
Madrazo y Kuntz, Federico de
Título
Sagrada Conversación con Santiago, San Fernando, Don Pelayo e Isabel la Católica
Fecha
1841
Técnica
Lápiz; Pluma; Tinta china
Soporte
Papel vegetal
Dimensión
Alto: 330 mm.; Ancho: 255 mm.
Procedencia
Colección de la familia Madrazo (José de Madrazo y sus hijos Federico, Luis y Juan de Madrazo y Kuntz); por herencia a María Teresa Madrazo y Madrazo, 1897; Mario Daza Campos, 1940; hermanas Daza Juliá, 1943; adquirido a Juan José Daza del Castillo, 2006

Bibliografía +

Barón, Javier, El rey Pelayo y el origen de la Reconquista en la obra de Federico de Madrazo, Boletín del Museo del Prado, XXV, 2007, pp. 142-159.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 2756.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Fecha de actualización: 06-05-2019 | Registro creado el 16-03-2017

Más obras de Madrazo y Kuntz, Federico de

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba