El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Exequias de un emperador romano
Domenichino
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Domenichino

Bolonia, Emilia-Romaña (Italia), 1581 - Nápoles, Campania (Italia), 1641

Nacido en Bolonia en 1581, comenzó allí su formación pictórica en el aller del flamenco Denis Calvaert, pero hacia 1595 entró en la Accademia degli Incamminati, de los Carracci, junto a Francesco Albani y Guido Reni. En 1602 marchó a Roma como ayudante de Annibale Carracci en los frescos de la Galer ...

Ver ficha de autor

Exequias de un emperador romano

1634 - 1635. Óleo sobre lienzo, 227 x 363 cm.

Se trata de la pintura mejor documentada de todo el ciclo de la Historia de Roma y, al mismo tiempo, es una de las que más incógnitas sigue planteando, que afectan a cuestiones tan importantes como su autoría o el tema tratado. Efectivamente Giambattista Passeri relató cómo Domenichino fue contratado por el conde de Monterrey, desde 1634 virrey español en Nápoles, que le protegió cuando fue amenazado por los artistas locales, celosos de la competencia de los foráneos. También narra que el propio Monterrey tuvo que interceder ante las autoridades de la capilla del tesoro de la catedral, para quienes trabajaba en exclusiva, con el fin de que le permitieran simultanear su trabajo allí con el encargo para Felipe IV. Las amenazas de los artistas napolitanos surtieron efecto y provocaron su escapada a Roma en el otoño de 1634, donde pintó este cuadro, terminándolo a su vuelta a Nápoles en la primavera de 1635. Se trata, por tanto, del único cuadro perteneciente a este ciclo del que tenemos testimonios históricos que nos permiten una datación segura. Bellori insistió en términos parecidos, dándonos además una minuciosa descripción de la obra. En relación con lo problemático de su autoría, esta dificultad está motivada por la discreta calidad de alguna de las figuras, inferior a lo habitual en este artista. A favor de la atribución a Domenichino se ha alegado el hecho de ser una comisión real; el testimonio de Passeri que convivió con el artista en Frascati durante el verano de 1634, sin mencionar la presencia de ayudantes; la existencia de numerosos dibujos relacionados con esta pintura de mano del maestro y su delicado estado de conservación, con desgastes generalizados en su superficie pictórica y groseros repintes en sus dolientes figuras del extremo inferior derecho que impiden disfrutar de su calidad. Los que defienden la existencia de una generosa participación del taller llaman la atención sobre las deficientes anatomías de los personajes y los caballos. Con toda la prudencia que exige el análisis de un cuadro en tan delicado estado de conservación, su reciente limpieza parece dar la razón a los partidarios de esta última propuesta. Tradicionalmente se ha considerado que esta pintura ilustraba las exequias de un emperador, hasta que Spear propuso en 1982, que se trata de la ceremonia posterior, esto es, la consecratio o divinización, si bien hemos preferido mantener el título tradicional, por varias razones. La primera es que las estampas que Domenichino pudo utilizar como modelo se refieren siempre a exequias de emperadores y no a su consecratio, de la que no parece que hubiera demasiada conciencia en el siglo XVII. En segundo lugar, la ceremonia descrita por Domenichino en el primer plano con carreras y combates, la decursio equitum, corresponde a las ceremonias de la muerte y no a la divinización del emperador difunto que ascendía ad sidera, donde era recibido por los dioses, momento posterior al reflejado en esta pintura en la que apenas comienza la crematio.

A lo largo de las últimas décadas se ha tratado de establecer la existencia de una serie de cuadros relativos a la Historia de Roma, entre los que se encuentra esta obra, encargados por los representantes de Felipe IV en esa ciudad y en Nápoles a partir de una fecha cercana a 1634 para el palacio del Buen Retiro. Persisten veintiocho obras que pueden relacionarse con este proyecto (conservadas principalmente en el Museo del Prado y Patrimonio Nacional), a las que se pueden añadir otras seis más actualmente destruidas o cuyo paradero se desconoce, todas ellas citadas en la Testamentaría de Carlos II. En total, unas treinta y cuatro pinturas, el conjunto más numeroso de todos los del Retiro incluyendo el Salón de Reinos y sólo inferior en número a las escenas mitológicas que en esos mismos años el cardenal-infante don Fernando, hermano del rey, solicitaba a Rubens para la Torre de la Parada. Su número constituye el primer argumento que permite entender la importancia otorgada a este ciclo en el nuevo palacio (Texto extractado de Úbeda de los Cobos, A. en: El Palacio del Rey Planeta. Felipe IV y el Buen Retiro, Museo Nacional del Prado, 2005, pp. 169-170; 200-201).

Ficha técnica

Obras relacionadas

Elefantes en un circo
Óleo sobre lienzo, Hacia 1640
Atletas romanos
Óleo sobre lienzo, Hacia 1640
Soldados romanos en el circo
Óleo sobre lienzo, Hacia 1640
Fiestas Lupercales
Óleo sobre lienzo, Hacia 1635
Dos luchadores
Óleo sobre lienzo, Hacia 1637
Exequias de un emperador romano
Óleo sobre lienzo, Hacia 1636
Naumaquia romana
Óleo sobre lienzo, Hacia 1635
Auspicios de un emperador romano
Óleo sobre lienzo, Hacia 1635
Entrada triunfal de Vespasiano en Roma
Óleo sobre lienzo, 1636 - 1638
Entrada triunfal de Constantino en Roma
Óleo sobre lienzo, 1636 - 1638
Número de catálogo
P02926
Autor
Domenichino
Título
Exequias de un emperador romano
Fecha
1634 - 1635
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 227 cm.; Ancho: 363 cm.
Serie
Historia de Roma Antigua, Palacio del Buen Retiro
Procedencia
Colección Real (Palacio del Buen Retiro, Madrid, 1772, nº 103).

Bibliografía +

Pérez Sánchez, Alfonso E., Pintura italiana del S. XVII en España, UniversidadFundación Valdecilla, Madrid, 1965, pp. 251.

Pérez Sánchez, Alfonso E., Pintura italiana del siglo XVII: exposición conmemorativa del ciento cincuenta aniversario de la fundación del Museo del Prado, Ministerio de Educación y Ciencia, Madrid, 1970.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: catálogo de las pinturas, Museo del Prado, Madrid, 1972.

Spear, Richard E., Domenichino, Yale University Press, New Haven, 1982, pp. 303.

Burke, Marcus B., Private Collections of Italian Art in Seventeenth Century Spain, University Microfilm International, Nueva York, 1984, pp. 63.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: catálogo de las pinturas, Museo del Prado, Madrid, 1985, pp. 185.

Barghahn, Barbara Von, Philip IV and the Golden House of the Buen Retiro in the Tradition of Caesar, Garland PublishingInc., Nueva York, 1986, pp. lám.712.

Brown, Jonathan, Velázquez: pintor y cortesano, Alianza Editorial, Madrid, 1986, pp. 91.

Orso, Steven N., Art and death at the spanish Habsburg Court : the royal exeq..., University of Missouri Press, Columbia, 1989, pp. 135/ lám.7.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, I, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1990.

Úbeda de los Cobos, Andrés, El Palacio del Rey Planeta : Felipe IV y el Buen Retiro, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2005, pp. 200,201.

Úbeda de los Cobos, Andrés, El Palacio del Rey Planeta. Felipe IV y el Buen Retiro, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2005, pp. 200-201.

Santos Márquez, A.J, Exequias y túmulo de la Emperatriz Dª Isabel de Portugal en la Catedral de Sevilla, Reales Sitios, XLVI, 2009, pp. 28-41.

Simal, M, Nuevas noticias sobre las pinturas para el Real Palacio del Buen Retiro realizadas en Italia (1633-1642), Archivo español de arte, LXXXIV Julio Septiembre, 2011, pp. 245-260.

Otros inventarios +

Inv. Carlos III, Buen Retiro, 1772. Núm. 103.
Pinturas que fueron del destino de este Real Sitio del Retiro y estuvieron entregadas en el Palacio en donde se les descargo y corriente y habiendo vuelto a esta sin nuevo cargo al conserge tuvo este el cuidado para distinguirlas señalarlas con la letra P y su antiguo numero blanco [...][15203] 103 / Otro [quadro] que expresa una pira o exequias de vn emperador con muchedumbre de figuras unas luchando a pie otras a caballo de quatro varas de largo y tres escasas de caida

Catálogo Museo del Prado, 1854-1858. Núm. 1142.

Inv. Real Museo, 1857. Núm. 1142.
Camassei (Escuela de Dominiquino) / 1142. Exequias de un emperador romano. / En el centro de una espaciosa plaza se eleva la pira sobre la cual esta el cadaver del emperador revestido con la purpura, y al pie se ven las luchas de los gladiadores. Los sacerdotes pegan fuego a la pira, volviendo la cabeza, segun era costumbre entre los romanos. En torno de la plaza se elevan varias fabricas, y en primer termino a la derecha hay un grupo de luctuosas. / Alto 8 pies, 1 pulg, 6 lin; Ancho 13 pies.

Catálogo Museo del Prado, 1872-1907. Núm. 71.

Catálogo Museo del Prado, 1972. Núm. 2926.

Exposiciones +

El palacio del Rey Planeta. Felipe IV y el Buen Retiro
Madrid
06.07.2005 - 30.10.2005

Fecha de actualización: 27-09-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Domenichino

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba