El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Buscar Explora todas las obras

Pintura española hasta 1800

Obras maestras

La Colección

Javier Portús
Javier Portús
Jefe de Conservación de Pintura española del Museo del Prado [+]

Cuando se inauguró el Museo del Prado en 1819, las únicas pinturas expuestas eran obra de artistas españoles, pues desde el primer momento hubo una clara voluntad de utilizar la institución para dar a conocer la pintura española, y para reivindicar sus valores. Esa voluntad ha pervivido, y como resultado, al área de “Pintura española (hasta 1800)” están adscritas algo más de 2.800 pinturas, cuya cronología abarca desde el siglo XII hasta las primeras décadas del siglo XIX. A través de esas obras se ofrece un panorama bastante detallado de los principales episodios de la historia de la pintura en nuestro país, especialmente en lo que se refiere a maestros y escuelas a partir del Renacimiento. Dentro del total, destacan varios conjuntos muy importantes y nutridos de obras de muchos de los principales artistas activos en España, como Juan de Flandes, Pedro Berruguete, Luis de Morales, Correa del Vivar, Juan de Juanes, El Greco, Maíno, Ribera, Velázquez, Zurbarán, Alonso Cano, Pereda o Murillo, Luis Meléndez, los Bayeu, Paret o Goya. De casi todos ellos, el Prado es el museo que custodia una colección más completa. Un caso especialmente significativo es el de Velázquez, del que el Prado posee 48 obras, lo que constituye cerca del 40% de su producción conocida. Entre esas pinturas, además, se encuentran gran parte de sus obras maestras. Igualmente, el museo custodia más de 130 pinturas de Francisco de Goya, entre las que se cuentan series fundamentales como la de los cartones para tapices o las Pinturas negras, además de un elevado número de obras maestras, que convierte la visita al Prado en indispensable para quien quiera hacerse cabal idea de Goya como pintor.

Además de estos conjuntos vinculados a un solo artista, el Prado ofrece también una visión muy completa del desarrollo de los principales géneros pictóricos en el país. Es el caso, por supuesto, de la pintura religiosa, pero también de la naturaleza muerta o del retrato cortesano. Igualmente, la colección incluye algunas de las principales series de cuadros que han ido modelando la historia de la pintura española. Algunas de ellas están vinculadas a un sólo artista, como las pinturas del retablo del colegio de Doña María de Aragón, de El Greco, o el conjunto que realizó Vicente Carducho para la cartuja de El Paular, los bodegones de Luis Meléndez para el Gabinete de Historia Natural del Príncipe de Asturias o las citadas Pinturas negras de Goya. En otros casos, son series en las que participaron varios pintores, como la destinada a decorar el Salón de Reinos en el Palacio del Buen Retiro, en la que participaron -en competencia- los artistas más destacados activos entonces en la corte, como Velázquez, Maíno, Carducho, Pereda o Zurbarán.

La colección de pintura española anterior a 1800 se despliega a lo largo de 14 salas en la planta baja del museo, 29 en la planta principal y 10 en el ático sur. A través de ella se propone un recorrido cronológico, y se subraya también su relación con otras tradiciones nacionales. Así, las obras de Pedro Berruguete cuelgan cerca de las de los primitivos flamencos, El Greco está cerca de los venecianos, Ribera comparte una sala con caravaggistas franceses, y Las hilanderas se exponen junto al Rapto de Europa de Rubens. Igualmente, las salas dedicadas a Goya en el piso principal están cercanas a las de los pintores internacionales del siglo XVIII.

Arriba