El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Exposición Museo del Prado - Fundación AXA

Paret

Museo Nacional del Prado. Madrid 24/05/2022 - 21/08/2022

Calendario Añadir al calendario

En palabras de Javier Solana, Presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado: “Luis Paret es posiblemente el artista español del siglo XVIII que más merecía una exposición de gran envergadura como la que ahora inaugura el Museo del Prado”. Y es por eso que, gracias a la inestimable colaboración de prestadores públicos y privados, el Museo Nacional del Prado, que ha contado con el apoyo de la Fundación AXA,  ha logrado reunir la mayoría de las pinturas conocidas del artista, entre las que cabe destacar Baile en máscara, La Puerta del Sol, Las hijas de Paret, Vista de Bermeo o El anuncio del ángel a Zacarías, y un extraordinario conjunto de sus dibujos, como Aníbal haciendo sacrificios en el templo de Hércules en Cádiz o la Jura de don Fernando como Príncipe de Asturias, para permitir apreciar en toda su variedad y riqueza a un pintor atento a los cambios de su tiempo y de una extraordinaria originalidad y versatilidad.

En la primera exposición monográfica que le dedica a Paret el Prado, Gudrun Maurer, Conservadora de Pintura del s. XVIII y Goya del Museo Nacional del Prado y comisaria de la exposición, recorre la trayectoria profesional del artista para destacar la excelente calidad técnica y la originalidad singular con la que Paret trató los asuntos que abordó en su obra y mostrar los avances en el conocimiento de su modo de trabajar que han permitido los análisis técnicos de sus pinturas del Prado llevados a cabo en su gabinete técnico.

La muestra propone un recorrido completo por la carrera de Paret y se divide en nueve secciones. En la sección primera se ofrece la oportunidad especial de comparar un dibujo clave de su etapa inicial con la primera pintura documentada de su célebre compatriota Francisco de Goya, nacido en el mismo año que Paret. Ambos artistas iniciaron su carrera –Paret incluso cinco años antes que Goya– después de haber sido reconocidos en unos de los concursos convocados por las distintas academias de Bellas Artes, Paret por la de San Fernando en Madrid, Goya por la de Parma. Se exponen precisamente las dos obras que les reportaron ese reconocimiento –ambas, además, sobre un asunto de la historia de Aníbal- de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y del Prado. Estas obras muestran en general la importancia de los concursos académicos y de la formación en Italia para las carreras de los artistas. Permiten particularmente conocer la gran calidad técnica y compositiva de Paret ya en esta etapa temprana y de compararla con la de Goya, así como distinguir la fuerte personalidad artística de cada uno a través de los distintos estilos de estas obras.

La sección siguiente se abre con un pequeño grupo de dibujos tempranos de Paret conservados en el Museo del Prado y en la Biblioteca Nacional del España, que revelan la originalidad del artista en la invención y la versatilidad y actualidad en su tiempo de los asuntos representados, como Nigromante, La gloria de Anacreonte o Trofeo militar romano. Se preside por una de las primeras pinturas conocidas del artista, Baile en máscaras, de 1767, del Prado, que demuestra la modernidad de Paret en su tiempo, que sabía desde el primer momento responder a la nueva demanda de imágenes de la sociedad en lo público y lo privado, en las que se refleja la variedad de la moda y de las costumbres de las distintas clases sociales. Otras pinturas de gabinete de pequeño formato con asuntos novedosos en el arte español de ese tiempo, como Escena de tocador (antes Ensayo de una comedia) del Prado, La carta del Musée Goya de Castres, La tienda de Geniani del Museo Lázaro Galdiano o La Puerta del Sol del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, pero también otros cuadros de asuntos singulares de la corte española, como Parejas reales y Carlos III comiendo ante su corte, del Prado, ofrecen un amplio panorama de la sociedad contemporánea en distintas facetas y son testimonios del éxito de Paret entre 1766 y 1775, año de su destierro.

En la tercera sección se reúnen unos de los exquisitos dibujos coloridos de aves, junto al de La cebra, del Prado y de colección particular, realizados por Paret para el Gabinete de Historia Natural del infante don Luis, hermano de Carlos III, que le nombró su pintor en 1774. Manifiestan la maestría del artista en unir la representación casi científica de los modelos con unos ambientes paisajistas de gran sutileza y refinada belleza.

La cuarta sección se dedica a la escasa obra retratística de Paret, que destaca por su exquisitez técnica y su carácter personal e íntimo. A la vez, marca la transición de la etapa madrileña del artista a la bilbaína. En los cuatro Autorretratos conocidos de Paret, de hacia 1770-75 a 1780, se refleja su personalidad fuerte y segura de sí mismo, pero se revelan también sus distintos estados de ánimo, por ejemplo durante su destierro en Puerto Rico, donde no solamente se retrató como Jíbaro en 1776, sino también firmó en 1777 el melancólico Autorretrato en el estudio y lo destinó a una persona de confianza en Madrid, como se deriva de una inscripción detectada en la reciente radiografía. Estas obras se unen a otros retratos como los de su esposa y sus hijas, enriquecidos por complejos adornos florales, y el de un caballero ilustrado, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, y el de Antonio Sancha, de la Biblioteca Nacional de España. Se unen también a obras de asuntos entorno a la maternidad como la pequeña pintura de Virgen con el Niño de la Colección Abelló y La naranjera de Patrimonio Nacional, y a los dos Floreros del Prado, elemento de gran relevancia en la obra de Paret, en los que se aprecia el virtuosismo que caracteriza a todos los cuadros de esta sección.

La quinta sección se abre con el cuadro de La circunspección de Diógenes enviado por Paret en 1780 desde Bilbao a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que le reportó el nombramiento de académico de mérito de la misma. Un nuevo éxito después de ese nombramiento se demuestra en su pintura religiosa de gran formato ejecutada en Bilbao, como La invención de la Santa Cruz pintada para la familia Gortázar y su capilla familiar (colección particular), o El martirio de Santa Lucía destinada a la iglesia parroquial de Santa María en Larrabezúa, hoy en el Museo Diocesano de Arte Sacro de Bilbao. En estas pinturas de gran exquisitez y delicadeza técnica y compositiva se manifiesta la relevancia de Paret en el arte español del siglo XVIII. Ofrecen una oportunidad de conocer la maestría del artista en la formulación de asuntos menos frecuentes en su tiempo y en crear escenas de un carácter monumental y figuras de gran plasticidad. Revelan, además, el amplio conocimiento del artista de la escultura clásica y de obras de maestros antiguos, como Rubens, y su manera magistral de complementar belleza clásica y de un aire grandioso con recursos del Rococó de un carácter más tenue, como por ejemplo el colorido marcado de tonos pastel. La reunión de estas obras con pinturas y dibujos de asuntos religiosos y de un formato pequeño, uno de ellos, La aparición de san Miguel a Carlos III de Francia y san Francisco de Paula (colección particular), asunto único en el arte español, así como con algunas de sus trazas de monumentos religiosos destinados a Bilbao, contribuye a conocer y demostrar el carácter polifacético de Paret también en este género pictórico.

La sección continua se dedica a pinturas y dibujos de asuntos bucólicos o de un aire clásico y erótico pintados para clientes privados, que muestran la gran habilidad y originalidad de Paret en la invención, como El triunfo del Amor sobre la Guerra del Museo de Bellas Artes de Bilbao, y los dibujos de La Égloga y del Prado, que se unen a cuadros de asuntos parecidos de la vida real, aunque de cierta connotación crítica, como Escena galante de la alta sociedad y Escena galante de la baja vida, de colección particular, El rezo del rosario de Patrimonio Nacional o el dibujo de Celestina y los enamorados del Prado. El pequeño cuadro de la Joven dormida en una hamaca, del Prado, forma un nexo entre ambos mundos a través de referencias a la escultura clásica y lo contemporáneo, incluso lo exótico del mundo caribeño.

En la séptima sección se reúnen ocho de las nueve vistas de puertos del País Vasco, que actualmente se conocen de Paret, pintados para el Príncipe de Asturias y clientes privados y por encargo de Carlos III, conservados en distintos museos de España, Francia e Inglaterra. Este conjunto ofrece un llamativo panorama paisajista y de la variada sociedad de su tiempo y sus diversas actividades de trabajo y de ocio en los puertos y a orillas del mar. Estas pinturas de gran complejidad técnica y compositiva son unas de las obras más importantes de la etapa bilbaína del artista. Se incluyen también los dos excelentes dibujos de puertos del País Vasco que se conocen de Paret, de colecciones particulares, en los que se pueden observar la manera maestral del artista de servirse de los diversos recursos, como el lápiz, la pluma y el pincel, para captar los características de ese paisaje y los brillantes efectos de la luz observados en la naturaleza.

La octava sección se dedica a las dos pinturas sobre lienzo realizadas por Paret para la capilla de San Juan del Ramo en la iglesia de Santa María de la Asunción en Viana, La aparición del arcángel a Zacarías y La visitación de la Virgen a Santa Isabel. En estas impactantes pinturas, unas de las últimas realizadas por Paret durante su estancia bilbaína, la extraordinaria calidad y complejidad técnica y compositiva de su obra alcanzan un máximo exponente. Muestran, además, la manera original de Paret de servirse de modelos para conferir vivacidad y expresividad a las figuras y las escenas, así como su excelente técnica, con la que describe, con gran naturaleza y variedad, todos los pormenores representados. También se aprecia aquí cómo el artista se sirvió, con el ojo moderno de un historiador del arte, de los estilos del Barroco y Neoclasicismo para subrayar la cronología de ambas escenas. Se expone también una selección de sus excelentes dibujos preparatorios para una de estas pinturas (colección particular) y la decoración mural de esta capilla (Museo del Prado).

A su vuelta a Madrid en 1789, Paret es nombrado en 1792 Vicesecretario de la Academia de San Fernando y Secretario de la Junta de Comisión de Arquitectura de la misma, recibiendo solo pocos encargos de pinturas, mientras creó en numerosos dibujos unas bellas escenas y figuras para ilustraciones de libros y otros destinos. Esas últimas pinturas de su obra se reúnen en la novena sección de la exposición. Entre ellas figuran tres alegorías de unas de las provincias de España, de gran belleza clásica, que hoy se conocen de esa serie de diez pinturas ejecutadas en 1789 para la Casa de la Diputación de los Cinco Gremios Mayores y que se conservan en colección particular y en el Prado, ésta última salida a la luz hace cinco años y adquirida por el Prado. A través del cuadro de La Jura de don Fernando como príncipe de Asturias, del Prado y su extraordinario dibujo preparatorio del Louvre, así como dos dibujos preliminares de detalles de la Biblioteca Nacional y una reflectografía infrarroja, que muestra un excelente dibujo subyacente, se ofrece la oportunidad de poder estudiar un ejemplo del proceso creativo de la obra de Paret. Otros ejemplos de igual relevancia se presentan en un video.

La exposición se cierra con el cuadro, sin terminar, del Jardín Botánico desde el Paseo del Prado, que representa la vista de la entrada al jardín situado en las inmediaciones del Museo.

Este exhaustivo recorrido por la trayectoria de Paret ayuda a profundizar en su concepción artística y sus claves técnicas y a reconocerle como el artista español más importante del siglo XVIII junto a Goya.

La exposición está acompañada por un catálogo a cargo de la comisaria con textos de la misma y de otros especialistas, y del personal técnico del Museo del Prado y del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Comisaria:
Gudrun Maurer, conservadora de Pintura española del siglo XVIII y Goya del Museo del Prado

Acceso

Sala A y B. Edificio Jerónimos

Patrocinada por:
Fundación AXA

Multimedia

Exposición

La exposición

La exposición
La tienda de Geniani
Luis Paret
Óleo sobre tabla, 49,2 x 57,3 cm
1772
Madrid, Museo Lázaro Galdiano

Luis Paret (1746-1799) compartió año de nacimiento con Francisco de Goya, cuya estelar trayectoria e influencia posterior acabarían por ensombrecer su papel en el arte español del siglo XVIII. A ello contribuiría también su particular biografía, marcada por un largo destierro en Puerto Rico y Bilbao motivado por su vinculación con su principal protector, el infante don Luis, condenado a vivir lejos de la corte por su hermano, Carlos III.

Sin embargo, Paret terminó su sólida formación artística, además de humanista, unos años antes que Goya, y sorprendió también antes que él con sus vivaces escenas de temas contemporáneos y novedosos. En ellas reflejó de manera sutil la vida de una sociedad que avanzaba lentamente hacia la modernidad; pinturas que propiciaban una mirada atenta y que, al tiempo que producían deleite, invitaban a la reflexión. Pero Paret fue también un audaz creador de pintura religiosa y alegórica, un delicado retratista y un sensible pintor de paisajes, como muestran sus espléndidas vistas del Cantábrico, en las que captó la naturaleza de una manera casi científica. A sus composiciones complejas y originales, a su estilo ecléctico y personal, se une el empleo de un colorido limpio e irisado y un magistral manejo en sus dibujos del lápiz, la pluma y la aguada.

Esta exposición, la primera que el Museo del Prado dedica a Paret, reúne la mayor parte de sus pinturas y una escogida selección de sus dibujos. Su recorrido a un mismo tiempo cronológico y temático permitirá descubrir a un artista de singular genio y personalidad y disfrutar de una obra llena de diversidad y belleza.

La formación de la personalidad artística: el asunto de Aníbal en Paret y en Goya

La formación de la personalidad artística: el asunto de Aníbal en Paret y en Goya
Aníbal vencedor, que por primera vez mira Italia desde los Alpes
Francisco de Goya (1746-1828)
1771
Óleo sobre lienzo
Madrid, Museo Nacional del Prado

Luis Paret, nacido en el mismo año que Francisco de Goya, coincidió con este en los concursos de pintura de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando del año 1766. Mientras que Goya se presentó a la categoría de mayor dificultad, el concurso de primera clase, y no obtuvo ningún voto, Paret participó en el de segunda clase y consiguió el máximo galardón por unanimidad. Uno de los asuntos que tuvo que presentar fue el de Aníbal en el templo de Hércules en Cádiz. Un tema muy similar, Aníbal vencedor mirando Italia desde los Alpes, se solicitó a los aspirantes del concurso de la Academia de Parma al que se presentó Goya en 1771, durante su estancia en Italia. Aunque Goya tampoco ganó en esa ocasión, recibió una mención especial. Esta coincidencia temática permite comparar la fuerte personalidad artística de ambos pintores, muy fuerte ya desde la fase inicial de sus carreras.

Paret, pintor de asuntos novedosos de la sociedad y la corte

Paret, pintor de asuntos novedosos de la sociedad y la corte
Baile en máscara
1767
Óleo sobre tabla
Madrid, Museo Nacional del Prado

Tras ser premiado por la Academia de San Fernando en 1766, Paret inició una prometedora carrera en la corte de Madrid que culminó en 1774, cuando el infante don Luis lo nombró su pintor, un año antes de su destierro en Puerto Rico.

Las obras de este periodo dan testimonio de una sorprendente modernidad. El artista se adaptó fácilmente a las nuevas tendencias artísticas, supo captar los temas más novedosos e ideó composiciones complejas y singulares, siempre con gran maestría técnica.

Algunos de los dibujos expuestos muestran su asimilación del nuevo estilo neoclásico desarrollado en Roma en la década de 1760. También se muestran pinturas de pequeño formato en las que reflejó la sociedad de su tiempo en sus facetas más variadas, incluida la vida en la corte, protagonista asimismo de una pintura de mayor tamaño y destinada a la familia real. Estas obras, pobladas por figuras de reducido tamaño, exigen una mirada atenta, capaz de apreciar toda la riqueza de los escenarios y los personajes representados, en los que además se revela su habilidad como retratista y pintor de paisajes.

Paret y el Gabinete de Historia Natural del infante don Luis

Paret y el Gabinete de Historia Natural del infante don Luis
Cebra
1774
Lápiz negro, pincel aguada y aguada de pigmentos opacos
Madrid, Museo Nacional del Prado

La relación de Paret con el infante Luis de Borbón (1727-1785), hermano del rey Carlos III, fue breve pero intensa en lo personal y en lo profesional. El artista fue pensionado por el infante para formarse Italia entre 1763 y 1766, y tras su regreso realizó para él distintos encargos de pinturas y dibujos hasta que su supuesta involucración en los devaneos amorosos de su protector provocó su destierro a Puerto Rico en 1775.

Don Luis formó un excelente gabinete de historia natural que contenía ejemplares de aves, insectos, cuadrúpedos, minerales y vegetales. Instalado primero en el Palacio Real de Madrid, se trasladó después a la residencia del infante en Boadilla del Monte, donde además había animales vivos.

La importancia de la colección de aves disecadas, que se conservaban en urnas y campanas de cristal, motivó que en 1774 don Luis encomendara a Paret la labor de dibujarla para componer un álbum. Este revelaría no solo la voluntad de preservar y documentar la colección, sino también de crear un objeto en sí mismo precioso, en el que los dibujos se valoraran de forma autónoma.

Paret íntimo: retratos y composiciones de pequeño formato

Paret íntimo: retratos y composiciones de pequeño formato
Autorretrato vestido de azul
Luis Paret
Óleo sobre papel adherido a lienzo, 52 x 39 cm
h. 1780
Colección Abelló

La obra retratística de Paret es escasa y abarca sobre todo composiciones de pequeño formato, tanto dibujos como pinturas. Sin embargo, su gran habilidad en ese género se aprecia desde temprano en obras como las Parejas reales y Carlos III comiendo ante su corte, en las que las fisonomías de varios de los personajes están magistralmente captadas a pesar de su diminuto tamaño.

Entre sus creaciones más íntimas destacan sus cuatro autorretratos, pintados en Madrid antes de su destierro, durante el mismo y a su regreso a España. Se trata de un conjunto singular para su tiempo y en el que se reflejan los distintos estados de ánimo que atravesó el artista. A ellos se suman los deliciosos e innovadores retratos de su esposa y de sus hijas, así como los de destacados personajes de la corte.

El virtuosismo que caracteriza a todos ellos se advierte también en sus dos cuadros de flores, elemento de gran relevancia en la obra de Paret, mientras que su originalidad se aprecia en asuntos en torno a la maternidad, como la Virgen con el Niño o la imagen de una esclava de Puerto Rico, mostrada aquí en su versión lapidaria, realizada por el Laboratorio de Piedras Duras del Buen Retiro.

Paret académico de mérito. Obras religiosas

Paret académico de mérito. Obras religiosas
La circunspección de Diógenes
Luis Paret
1780
Óleo sobre tabla
Madrid, Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

En abril de 1780, año y medio después de regresar de Puerto Rico y de establecerse en Bilbao, Paret fue nombrado académico de mérito de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando tras enviar su cuadro de la Circunspección de Diógenes. Goya recibió igual nombramiento el mismo día, en su caso gracias al Cristo crucificado (Madrid, Prado).

El título de académico posibilitó a Paret el acceso a distintos encargos públicos y privados, entre ellos varios de carácter religioso –incluyendo trazas de altares, monumentos efímeros, etc.– que desempeñaron un importante papel en su trayectoria.

Gracias a su originalidad y sensibilidad, el pintor supo adaptarse a las expectativas de su clientela y desarrollar un estilo nuevo y ecléctico en el que aunó de manera armoniosa y magistral poderosos recursos del Barroco con el lenguaje neoclásico impuesto desde la Academia, sin prescindir de los elementos rococó propios de su estilo personal, como el uso de tonos pastel o de adornos como las rocallas.

Asuntos de Amor y de amoríos: lo bello y lo engañoso

Asuntos de Amor y de amoríos: lo bello y lo engañoso
El rezo del rosario
Luis Paret
Óleo sobre cobre, 56,5 x 39 cm
Hacia 1784-1795
Colecciones Reales, Patrimonio Nacional, Palacio Real, Madrid

La capacidad de Paret para concebir imágenes originales destaca especialmente en sus obras en torno al amor, ya sea en su forma idealizada o cotidiana, aunque las fronteras entre estos dos mundos se muestren a veces imprecisas.

Las pinturas y dibujos dedicados a asuntos mitológicos y bucólicos de origen literario conviven así en esta etapa bilbaína (finales de 1778 a 1789) con las centradas en el galanteo engañoso de la vida real, apoyado en la complicidad de criadas o celestinas, que reflejan el papel y el destino de la mujer de la época. Existe en estas imágenes una crítica social más directa que en las creadas en la década de 1770.

Frente a las obras de género realizadas por Paret en Madrid, estas escenas se caracterizan por tener menos figuras pero más individualizadas y con una mayor profundidad psicológica. En este sentido el artista va más allá de la sentimentalidad de artistas contemporáneos como Jean-Baptiste Greuze o Jean-Baptiste Le Prince, citados frecuentemente como referentes de su obra, y se acerca más a las composiciones concentradas de Pietro Longhi.

Paret paisajista: las vistas de los puertos del País Vasco

Paret paisajista: las vistas de los puertos del País Vasco
Vista de Bermeo
Luis Paret
Óleo sobre cobre, 61,5 x 83,2 cm
1783
Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao. Adquirido gracias al patrocinio de BBK y la aportación de los Amigos del Museo en 2017

En 1786 Carlos III encomendó a Paret la tarea de pintar dos panoramas al año de puertos del Cantábrico, probablemente con el fin de completar el proyecto encargado en 1781 a Mariano Sánchez para dar a conocer los enclaves portuarios más relevantes de España. Ya antes de 1786, Paret había pintado varias vistas vizcaínas y enviado algunas al Príncipe de Asturias, el futuro Carlos IV, que tal vez inspiraran el encargo real. Gracias a este, Paret no solo recuperó su sueldo, suspendido con la muerte del infante don Luis en 1785, sino también su prestigio en la corte.

Además de las vedute italianas del Setecientos, el precedente más inmediato de este tipo de paisajes de Paret, animados por escenas de la vida diaria, era la serie de los Puertos de Francia pintada por Claude-Joseph Vernet para Luis XV y difundida a través de estampas.

Se reúnen aquí ocho de las nueve vistas del artista que actualmente se conocen y los dos únicos dibujos del mismo tema conservados, hecho excepcional que permite ofrecer una visión unitaria de un conjunto de singular belleza.

La capilla de San Juan del Ramo en Santa María de Viana: pinturas y dibujos

La capilla de San Juan del Ramo en Santa María de Viana: pinturas y dibujos
El anuncio del ángel a Zacarías
Luis Paret
Óleo sobre lienzo, 266 x 224,5 cm
1786
Viana (Navarra), parroquia de Santa María

En 1785, poco antes del fallecimiento del infante don Luis y del levantamiento de su destierro, Paret obtuvo el encargo de la decoración de la capilla de San Juan del Ramo en la iglesia de Santa María de la Asunción en Viana (Navarra). El pintor elaboró un plan iconográfico dedicado a san Juan Bautista que comprendía escenas relativas a su vida ubicadas en el tramo de ingreso a la capilla y en la cúpula y las pechinas de esta. El laborioso proceso de diseño y ejecución del conjunto se revela en los dibujos preparatorios que se conservan. El pintor compaginó el proyecto con las vistas para Carlos III y con otros encargos para el Ayuntamiento bilbaíno, y no pudo finalizarlo hasta agosto de 1787.

Las figuras de la cúpula revelan el estudio por parte de Paret de estampas de Jean-Baptiste Le Prince y Giovanni Battista Tiepolo, pero también de las pinturas de Miguel Ángel para la Capilla Sixtina. Las imponentes posturas y los expresivos gestos de san Juan evocan concretamente la célebre figura de Cristo en el Juicio Final, cita que confiere a los asuntos representados un carácter universal.

Últimos encargos de pinturas en la corte de Madrid

En 1789 Paret se trasladó a Madrid para cumplir el encargo real de pintar la jura como heredero de la Corona de don Fernando, Príncipe de Asturias, celebrada en septiembre de ese año en la iglesia de San Jerónimo. Además, abordó la comisión de diez alegorías de los dominios de España para la sede de los Cinco Gremios Mayores. Estas decoraron también la fachada del edificio con ocasión de los festejos conmemorativos de dicha jura y de la proclamación el año anterior de los reyes Carlos IV y María Luisa de Parma.

El cuadro de la Jura de don Fernando, concluido en 1791, dio paso al nombramiento de Paret en 1792 como vicesecretario de la Academia de San Fernando y secretario de su Comisión de Arquitectura. Por entonces, Carlos IV aceptó también la propuesta del artista de cambiar el encargo de 1786 de las vistas portuarias por otro de vistas de la corte, aunque con estas solo se puede relacionar el Jardín Botánico desde el Paseo del Prado. No logró Paret acceder a otros encargos de mayor envergadura, seguramente por la fuerte competencia artística que existía en la corte, lo que le llevaría a centrar su actividad en el dibujo y en las ilustraciones para libros y estampas de asuntos muy diversos, hasta su muerte en 1799.

El proceso creativo de Paret

El proceso creativo de Paret
Jura de don Fernando como Príncipe de Asturias
Luis Paret
Óleo sobre lienzo, 237 x 159 cm
1791
Madrid, Museo Nacional del Prado

Las obras y documentos técnicos expuestos en este ámbito ilustran el meticuloso proceso creativo de Paret. Antes de iniciar la Jura de don Fernando como Príncipe de Asturias, su prestigioso encargo para Carlos IV, el artista presentó al rey la composición en un cuidadoso dibujo de gran tamaño. Después realizó sobre la capa de preparación del lienzo un nuevo dibujo con algunos cambios compositivos, visibles en la reflectografía infrarroja. A la vez desarrolló en dibujos más rápidos algunos detalles de la pintura final. En el vídeo se muestran otros ejemplos de su obra y su manera de trabajar.

Cronología

1746

Luis Paret y Alcázar nace el 11 de febrero en Madrid. En su infancia estudiará humanidades y latín y aprenderá a dibujar con  Agustín Duflos, joyero del rey.

1757

Es admitido como alumno en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

1759

Inicio del reinado de Carlos III. El rey llamará a la corte a Antón Rafael Mengs, que introduce el estilo Neoclásico.

1763

El infante don Luis, hermano menor del rey, le costea una estancia formativa en Roma de tres años. A su vuelta creará novedosas obras para la familia real y para particulares.

1774

Es nombrado pintor de cámara del infante don Luis. Para él realizará dos conjuntos de aguadas de aves y otros animales de su Gabinete de Historia Natural.

1775

Es condenado al destierro en Puerto Rico por su presunta implicación en el encubrimiento de los amoríos del infante. Desde Madrid, su esposa realizará gestiones para lograr su vuelta.

1778

Carlos III le permite regresar a España, aunque con la prohibición de acercarse a la corte, por lo que pasa a residir en Bilbao. Allí se reúne con su familia.

1780

Es nombrado académico de mérito de la Academia de San Fernando tras el envío de la Circunspección de Diógenes. Pronto recibirá encargos públicos y particulares muy diversos.

1785

Se le encomienda la decoración de la capilla de San  Juan del Ramo en la iglesia de  Santa María de Viana, en Navarra. Fallece el infante don Luis y el rey le levanta el destierro, aunque permanece ocupado trabajando en el norte de España.

1786

El rey le encarga que pinte dos vistas de puertos del Cantábrico al año. Con ellas recupera los ingresos que recibía como pintor del infante.

1788

En abril entrega unos diseños para fuentes de Pamplona. Concluye los trabajos para la capilla de Viana. Inicio del reinado de Carlos IV.

1789

Se desplaza a Madrid a petición del nuevo rey para pintar la jura de don Fernando  como Príncipe de Asturias, un  cuadro que termina dos años después.

1792

Es nombrado vicesecretario de la Academia de San Fernando, por lo que establece su residencia definitivamente en Madrid. Al no recibir encargos más importantes, al final de su vida se dedicará sobre todo a realizar dibujos para estampas.

1799

El 14 de febrero fallece de tuberculosis a la edad de 53 años.

Obras

1

Aníbal en el templo de Hércules en Cádiz

Luis Paret

Lápiz negro y lápiz rojo

1766

Madrid, Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

5

La gloria de Anacreonte

Luis Paret

Lápiz negro, pluma y tintas de hollín y parda

h. 1766-70

Madrid, Biblioteca Nacional de España

 

7

Comitiva preparándose para un baile en máscara

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

h. 1767-70

Madrid, Fondo Cultural Villar-Mir

9

Baile popular en la puerta de una taberna

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

h. 1770-75

Colección particular

11

La carta

Luis Paret

Óleo sobre tabla

1772

Castres, Musée Goya – Musée d’art hispanique

12

Escena de tocador

Luis Paret

Lápiz, pluma y aguada de tinta de hollín

h. 1770-75

Madrid, Biblioteca Nacional de España

La tienda de Geniani
13

La tienda de Geniani

Luis Paret

Óleo sobre tabla

1772

Madrid, Museo Lázaro Galdiano

14

La Puerta del Sol

Luis Paret

Óleo sobre tabla

1773

La Habana, Museo Nacional de Bellas Artes

20

Pinzón de montaña

Luis Paret

Lápiz negro, pincel y aguada de pigmentos opacos

1774-75

Madrid, Colección Juan Várez

21

Tangara azul manchada

Luis Paret

Lápiz negro, pincel y aguada de pigmentos opacos

1774-75

Madrid, Colección Juan Várez

23

María de las Nieves Micaela Fourdinier, esposa del pintor (?)

Luis Paret

Lápiz negro, pluma, pincel y aguadas de tintasparda, de hollín y de colores

h. 1780-85

Madrid, Museo Lázaro Galdiano

24

Esclava de Puerto Rico

Real Laboratorio de Mosaico y Piedras Duras del Buen Retiro (?)

Piedras duras

1778-1808

Madrid, colección privada

25

Autorretrato como jíbaro

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1776

Puerto Rico, Municipio de San Juan, Museo de San Juan

Autorretrato vestido de azul
27

Autorretrato vestido de azul

Luis Paret

Óleo sobre papel adherido a lienzo

h. 1780

Colección Abelló

29

Las hijas de Paret

Luis Paret

Óleo sobre cobre

1783

Colección particular

30

La Virgen con Niño

Luis Paret

Óleo sobre cobre

h. 1783

Colección Abelló

33

Retrato de un caballero ilustrado

Atribuido a Luis Paret y Alcázar  

Óleo sobre tabla

h. 1789-94

Madrid, Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

34

Antonio Sancha

Luis Paret

Lápiz, pluma y aguada de tinta de hollín, con realces de pigmentos opacos blanco y azul; marco dibujado con aguada azul claro y tinta dorada

h. 1789-90

Madrid, Biblioteca Nacional de España

35

La naranjera

Luis Paret

Óleo sobre cobre

h. 1790

Colecciones Reales, Patrimonio Nacional, Palacio Real, Madrid

La circunspección de Diógenes
36

La circunspección de Diógenes

Luis Paret

Óleo sobre tabla

1780

Madrid, Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

37

La aparición de san Miguel a Carlos VIII de Francia

Luis Paret

Óleo sobre tabla

h. 1780-83

Madrid, colección particular

38

Mater Dolorosa

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

h. 1780

Madrid, colección particular

39

La invención de la Santa Cruz

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1781

Colección particular

40

El martirio de santa Lucía

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1784

Bilbao, Museo de Arte Sacro

41

La Virgen de la leche con san José o El Descanso en la huida a Egipto

Luis Paret

Lápiz negro, pluma, pincel y aguada de tinta de hollín

h. 1780-82

Madrid, Museo Nacional de Artes Decorativas

42

Monumento de Semana Santa

Luis Paret

Lápiz negro, pluma, pincel y aguada de tinta de hollín

1780

Colección Saldaña Suanzes

43

Traza de un altar mayor para la iglesia de Santiago en Bilbao

Luis Paret

Lápiz negro, tinta parda a pluma, pincel y aguada de tintas de hollín y de colores

1786

BBK Fundación Bancaria

45

El triunfo del Amor sobre la Guerra II

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1784

Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao. Adquirido en 1999

46

Escena galante de la alta sociedad/Escena galante de la clase

Luis Paret

Óleo sobre tabla

h. 1780-87

Colección particular

47

Escena galante de la baja vida/Escena galante de la clase

Luis Paret

Óleo sobre tabla

h. 1780-8

Colección particular

El rezo del rosario
49

El rezo del rosario

Luis Paret

Óleo sobre cobre

Colecciones Reales, Patrimonio Nacional, Palacio Real, Madrid

50

Ciego y lazarillo comiendo huevos o Trajes de Castilla

Luis Paret

Óleo sobre tabla

h. 1784

Colecciones Reales, Patrimonio Nacional, Palacio Real, Madrid

Vista de Bermeo
52

Vista de Bermeo

Luis Paret

Óleo sobre cobre

1783

Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao. Adquirido gracias al patrocinio de BBK y la aportación de los Amigos del Museo en 2017

54

Vista del Arenal de Bilbao

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1783

Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao. Depósito de la Diputación Foral de Bizkaia a través de la dación de BBV en 1996

55

Vista del Arenal de Bilbao

Luis Paret

Óleo sobre tabla

1784

Londres, The National Gallery

56

Desembarco en la ría

Luis Paret

Lápiz, pluma y aguadas de tinta de hollín, parda y azul a pincel

1785

Colección particular

57

Vista de Portugalete

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

h. 1784-86

Madrid, Museo Cerralbo

58

Escena de aldeanos (fragmento de Vista de Fuenterrabia)

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

h. 1786-87

Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao. Donación de don Plácido Arango en 1996

59

Vista de Fuenterrabía (fragmento)

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

h. 1786-87

Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao. Adquirido en 1986

60

El puerto de Pasajes

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1786

Colecciones Reales, Patrimonio Nacional, Palacio de La Zarzuela, Madrid

61

La Concha de San Sebastián

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1786

Colecciones Reales, Patrimonio Nacional, Palacio de la Zarzuela, Madrid

62

La ría de Bilbao por las torres de Luchana con el Desierto de los Padres Carmelitas Descalzos

Luis Paret

Lápiz, pluma y aguadas de tinta de hollín y parda a pincel

1785

Madrid, Colección Juan Várez

63

Vista de Fuenterrabía

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

h. 1786-87

Caen, Musée des Beaux-Arts

64

El anuncio del ángel a Zacarías

Luis Paret

Lápiz negro, pluma y aguada de tinta de hollín

1785

París, colección particular

El anuncio del ángel a Zacarías
65

El anuncio del ángel a Zacarías

Luis Paret

Óleo sobre lienzo 1786

Viana (Navarra), parroquia de Santa María

66

La Visitación

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1787

Viana (Navarra), parroquia de Santa María

74

Alegoría de Castilla

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1789

Madrid, colección particular

75

Alegoría de León

Luis Paret

Óleo sobre lienzo

1789

Madrid, Biblioteca Nacional de España

76

La Visitación

Luis Paret

Lápiz, pluma y aguada de tinta de hollín

1789-90

Madrid, Biblioteca Nacional de España

77

La Huida a Egipto

Luis Paret

Lápiz, pluma y aguadas de tintas de hollín y parda

1789-90

Madrid, Biblioteca Nacional de España

78

Jura de don Fernando como Príncipe de Asturias

Luis Paret

1790

Lápiz negro, pluma y aguada de tinta de hollín con toques de albayalde

Paris, Musée du Louvre, département des Arts graphiques

79

Pie del dibujo con título, autoría y figura alegórica

Luis Paret

Pincel, pluma y tintas dorada, de hollín y ferrogálica

1790

Paris, Musée du Louvre, département des Arts graphiques

81

Reflectografía infrarroja de la Jura de don Fernando como Príncipe de Asturias

Actividades

Recursos para la visita

Folleto

Venta de entradas

Tienda Prado

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba