El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Villaescusa Ferrero, Manuel

Morales, Adoración de los reyes

Enciclopedia > Voz

Villaescusa Ferrero, Manuel

L. V. G.


Legado 1991. Por su carácter y por la trascendencia que ha tenido para el Prado en los últimos años, el legado testamentario de Manuel Villaescusa es uno de los más excepcionales de los recibidos por la institución en toda su existencia. Al hacer al Museo heredero de sus bienes, ponía a disposición de éste un patrimonio inmobiliario y monetario valorado en más de 7 000 000 000 de pesetas, que debían emplearse en la adquisición de obras para sus colecciones. La naturaleza misma de la herencia es excepcional, al consistir en un legado compuesto por bienes y no por obras de arte. Solo una vez había recibido el Prado un legado de este tipo, cuando José María Giner Pantoja nombró a la institución en 1979 heredera del importe que resultara de la venta de un piso de su propiedad; desde luego, la cantidad entonces recibida fue muy inferior a la de este legado, que dotaba al Prado de un presupuesto privilegiado e inusual para un museo; a ello se añade la capacidad que, por ser un organismo autónomo, poseía el Museo para decidir sobre el incremento de sus colecciones. El Museo, a través de su Patronato, designó una comisión que desde el mismo año 1991 estudió ofertas y propuso adquisiciones, que hasta la compra de La condesa de Chinchón, de Goya, en el año 2000, sumaron más de doscientas. Se procuró enriquecer las colecciones más representativas del Museo, las de pintura española, al tiempo que se trató de añadir algunas obras de calidad que colmaran lagunas ­estilísticas; el problema fundamental radicó en la dificultad de encontrar obras de primera fila a precios asequibles en el mercado artístico. Fueron pocas las obras de escuelas extranjeras adquiridas, entre ellas, Retrato de familia, de Adriaen Thomasz Key; Ciego ­tocando la zanfonía, de Georges de La Tour; adquiridos ambos en 1992, y Una fábula, de El Greco, interesante composición que introduce en la colección del artista cretense que posee el Prado una temática no representada, de su producción temprana, comprada en 1993. El grueso de las adquisiciones lo integraron obras españolas, desde pintura gótica hasta el siglo XIX. Góticas son las tablas de la vida de santa Úrsula, Cristo entre la Virgen y san Juan, de Diego de la Cruz, y Cristo resucitado con María y los padres del Limbo, de Yáñez de la Almedina. Adoración de los Reyes y Adoración de los pastores, de Luis de Morales, se adquirieron con la intención de completar la representación del artista en el Museo. La pintura de bodegones se enriqueció con el Bodegón de caza, hortalizas y frutas, de Sánchez Cotán, y la Cesta y caja con dulces, de Van der Hamen. También se enriquecieron los fondos de la colección de pintura religiosa barroca con obras de Pedro Núñez del Valle, Orrente, Jerónimo Jacinto Espinosa, Antonio Ponce y Francisco Rizi. Entre las obras del si­glo XVIII cabe destacar El Jardín Botánico ­desde el paseo del Prado, de Paret, y particularmente Autorretrato y Vuelo de Brujas, de Goya; también de Goya, fechadas ya en el siglo XIX, son La duquesa de Abrantes y una de las principales obras adquiridas con fondos del legado Villaescusa: La condesa de Chinchón, una de las escasas grandes obras de Goya que permanecía en colección particular. Dos paisajes de Manuel Barrón y El pintor Raimundo de Madrazo y Garreta, hijo del artista, por Federico de Madrazo, completaron cronológicamente las adquisiciones más destacadas de pintura española. El mayor volumen de adquisiciones correspodió a los dibujos y grabados, con importantes adquisiciones de obra de Goya (incluidos el Cuaderno italiano y una serie de los Disparates). Los dibujos, adquiridos en su mayor parte por lotes, en subastas, a anticuarios y a coleccionistas, son todos españoles, de los siglos XVII y XVIII, destacando entre ellos varios de Ribera (del que solo tenía hasta el momento uno el Museo) y Murillo. Los últimos bienes inmobiliarios del legado Villaescusa fueron subastados en 1998, y la compra de La condesa de Chinchón fue la última realizada con los fondos de este excepcional legado.

Arriba