El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Effigies Amicorum. Retratos de artistas por Federico de Madrazo (1815-1894)

Museo Nacional del Prado. Madrid 22/09/2015 - 27/03/2016

Federico de Madrazo (Roma, 1815 – Madrid, 1894) fue el pintor español que realizó el mayor número de retratos de artistas. Obras de interés que, como corresponde al más relevante especialista de su generación, son exponentes de su mérito y dignidad profesionales. No son simples cabezas, sino retratos de gran busto o, los dibujados y litografiados, de media figura.

Los que hizo al óleo los regaló generosamente a los efigiados. Estos eran amigos, como Carlos Luis de Ribera, a quien retrató en París en una de sus primeras obras maestras, Benito Soriano Murillo, colaborador íntimo como subdirector del Prado, y Perugino Sensi, litógrafo que había trabajado en el Real Establecimiento Litográfico fundado por su padre; colegas, como Carlos de Haes, y Cosme Algarra; y discípulos destacados, como Eduardo Rosales y su propio hijo Raimundo.

Los retratos dibujados forman parte de un amplio conjunto de medidas, técnica y estilos similares, que el artista, muy consciente de interés no solo artístico sino también documental, conservó y legó, en su integridad, al Prado. Realizados en su mayoría en París, Roma y Madrid entre 1839 y los primeros años de la década siguiente revelan, en su tratamiento, el propósito de formar, en la tradición inaugurada por los artistas alemanes del siglo XVI, una especie de álbum iconográfico de amigos artistas y escritores. El conjunto más importante fue el que realizó en Roma, donde el retrato entre condiscípulos y amigos era práctica frecuente. Allí coincidió con Jean-Auguste-Dominique Ingres, a quien había retratado años antes y cuya influencia es notable en algunas efigies, como las de Ponzano y Zanetti.

Los retratos litografiados atestiguan un excepcional dominio de esta nueva técnica, impulsada por su padre José, a quien precisamente retrató para ilustrar la reseña biográfica que publicó en 1835 El Artista, la revista romántica española de mayor importancia. El otro gran pintor español en esos años, Vicente López, también fue litografiado por Federico para aquella publicación, pese a que representaba una orientación artística muy diferente a la de su padre. Ambas efigies atestiguan el culto al arte a través de las cuidadas imágenes, multiplicadas mediante la estampa, de sus figuras de mayor relevancia.

Comisario:
Javier Barón, Jefe del Área de Conservación de Pintura del Siglo XIX del Museo Nacional del Prado.

Acceso

Sala 60. Edificio Villanueva

Multimedia

Exposición

Carlos Luis de Ribera

Carlos Luis de Ribera
El pintor Carlos Luis de Ribera
Federico de Madrazo
1839
Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado.

Roma, 1815 – Madrid, 1891

Primogénito del pintor neoclásico Juan Antonio de Ribera (Madrid, 1779- 1860) se formó en Madrid con su padre y en la Academia de San Fernando. A principios de los años treinta era un asistente habitual al café El Parnasillo, donde entró en contacto con el medio artístico y literario madrileño. Aquellas relaciones se materializaron en constantes colaboraciones en la revista El Artista fundada, entre otros, por Federico de Madrazo.

En 1836 marchó a París, donde fue alumno de Paul Delaroche (1797-1856) y permaneció allí durante nueve años. Coincidió con Madrazo en la misma ciudad en 1837. Allí, ambos visitaron el Salón y el Museo del Louvre, frecuentaron los respectivos estudios y obtuvieron sendas medallas en la Exposición de 1839. Un año antes habían decidido realizar cada uno el retrato del otro para presentarlos a la exposición anual de pintura de la Academia de San Fernando y regalarlos posteriormente a sus respectivos padres. El retrato de Madrazo realizado por Ribera se conserva en The Hispanic Society (Nueva York). Diez años después volvieron a retratarse para dos xilografías publicadas en el Semanario Pintoresco Español dentro del Álbum biográfico. Museo Universal de retratos de Ángel Fernández de los Ríos. Ambos, hijos de artistas consagrados, mantuvieron una amistad que no estuvo exenta de emulaciones y rivalidades. Como sus padres, los dos fueron profesores de la Escuela Superior de Pintura de Madrid, que Ribera llegó a dirigir. El Museo del Prado conserva seis óleos del artista (Sala 62 B: P– 4597, P– 4598 y P- 4599) y numerosos dibujos de su mano, gran parte de ellos de reciente adquisición.

Benito Soriano Murillo

Benito Soriano Murillo
El pintor Benito Soriano Murillo
Federico de Madrazo
1855
Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado

Palma de Mallorca, 1827 – Madrid, 1891.

La vida profesional de Benito Soriano Murillo, conocido pintor, algo más joven que Federico de Madrazo, transcurrió en paralelo a la de este. Compartieron etapa en la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando, donde ambos fueron profesores. Soriano Murillo lo fue primero de dibujo de figura y, más adelante, catedrático de Anatomía Pictórica.

Fue nombrado subdirector del Museo de la Trinidad en 1865, al mismo tiempo que Madrazo era director del Museo del Prado. Federico y Soriano Murillo fueron cesados en sus respectivos puestos con el advenimiento de una nueva situación política en 1868 y fueron repuestos en 1881 en esos mismos cargos en el Museo del Prado, que ya se había fusionado con el referido Museo de la Trinidad.

Estudió en Paris y gracias a una pensión pudo formarse posteriormente en la Academia de San Lucas de Roma. Participó con sus trabajos en diversas Exposiciones Nacionales obteniendo algunas menciones honoríficas e incluso una medalla de plata en la Exposición de Bayona de 1864. En 1880 fue nombrado individuo de número de la Academia de San Fernando. Le unió a Federico una buena amistad, atestiguada tanto en el epistolario del artista como en sus agendas. En 1862 Madrazo retrató de nuevo a Soriano con motivo de su enlace matrimonial. Por su parte, Luis de Madrazo, hermano de Federico, realizó en 1853 un retrato de Soriano Murillo. También Raimundo, hijo de Federico, lo retrató años más tarde (Museo del Prado, P-7877). El Prado conserva dos obras del artista (P-6001 y P-6094).

Eduardo Rosales

Eduardo Rosales
El pintor Eduardo Rosales
Federico de Madrazo
1867
Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado

Madrid, 1836 – Madrid, 1873

Pintor de historia de vida breve pero muy fecunda. Rosales solicitó su ingreso como alumno de la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando en 1851, cuando sólo tenía quince años. Entonces se formó en las enseñanzas de los Madrazo, Ferrant, Villaamil y Ribera. Pasó luego a Roma, donde pintó su obra maestra Doña Isabel la Católica dictando su testamento (Museo del Prado, P-4625), por la que obtuvo medalla de primera clase en la Exposición Nacional de 1864. Gracias al éxito que consiguió esta obra en la Exposición Universal de 1867, se le concedió la Legión de Honor francesa, cuya escarapela lleva prendida en la chaqueta.

El acaecimiento de su repentina muerte estando en Madrid en 1873, consternó al medio artístico español, en el que gozaba de reconocido prestigio. El Prado conserva sus mejores obras reunidas, muchas de ellas, en una de sus salas (61B: P-4610, P-4613, P-4614, P-4616, P-4620, P-4625 y P-6711)

La unión personal con Rosales queda también probada por la preocupación que Federico mostró respecto a la situación de su viuda. En una carta dirigida en enero de 1874 a su hijo Raimundo de Madrazo (1841-1920), quien también era un gran amigo de Rosales, dice lo siguiente: “Siento que no envíes nada para la venta a beneficio de la viuda de Rosales […] todo se expondrá en el precioso local de Bosch y quizá se quede Bosch con todo o con la mayor parte, para dar así principio a su exposición permanente. Además, como el pobre Rosales no pudo dejar ahorros por su enfermedad, la viuda ha quedado verdaderamente pobre”.

Carlos de Haes

Carlos de Haes
El pintor Carlos de Haes
Federico de Madrazo
1867
Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado

Bruselas, 1826 – Madrid, 1898.

Paisajista belga nacionalizado español que se estableció en Madrid hacia 1857, donde desempeñó su cargo como director de la Cátedra de Paisaje de la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando. En su discurso de recepción como académico de número de dicha institución (1860), disertó sobre la necesidad de imitar la naturaleza para cultivar este género. La respuesta le fue dada por Federico de Madrazo, que alabó los profundos conocimientos que Haes tenía sobre el paisaje. Participó en numerosas Exposiciones Nacionales presentando algunas de sus obras, con las cuales obtuvo muy buenas críticas y diferentes premios. A pesar de su respeto profesional, una carta de Federico, dirigida a su hijo Raimundo de Madrazo el 28 de julio de 1863, hace pensar que la relación personal entre ambos también debió suscitar algunas reservas. El retrato estuvo expuesto en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1899 en una sala dedicada al pintor como homenaje póstumo.

Haes estableció en su testamento que fueran sus discípulos, Jaime Morera y Luis Roig, los albaceas para el reparto y destino de sus bienes. Entre julio y octubre de 1899 ingresó en el Museo de Arte Moderno una gran cantidad de obras del artista, entre estudios, aguafuertes, dibujos, un busto de yeso de Haes, obra de Agustín Querol, y este retrato de Federico de Madrazo. Con la llegada en 1971 de las obras del siglo XIX procedentes del desaparecido Museo de Arte Moderno, el Museo del Prado recibió el numeroso legado. De este modo aquí se conserva la más extensa colección del pintor, de la que una selección figura en la exposición permanente (Salas 62A: P-3910 y 63A: P-4054, P-4055, P-4056, P-4361, P-4373, P-4377, P-4390, P-4836, P-6202, P-6617, P-6699, P-6701, P-6866, P-6872, P-6873 y P-7478).

Cosme Algarra

Cosme Algarra
El pintor Cosme Algarra
Federico de Madrazo
1870
Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado

Caudete (Albacete), 1816 – Madrid, 1898.

Cosme Algarra Hurtado se trasladó a la corte junto a su familia siendo muy joven y comenzó su formación en el estudio de José Aparicio (1770-1838). En 1840 se marchó a París para continuar su formación, pero los sucesos de 1851 le hicieron trasladarse a Inglaterra, donde cultivó la acuarela. De vuelta a España consiguió una plaza de profesor de dibujo de la Escuela de Minas de Madrid. Fue nombrado inspector de Museos Nacionales y director del Museo de la Trinidad (1868-1872). Durante aquellos años participó en algunas Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, presentando retratos, paisajes e incluso alguna obra religiosa.

En su agenda de 1868, Federico de Madrazo indica que había empezado a trabajar en el retrato de Algarra, que acabó dos años después. Ambos debieron de conocerse en París entre 1840 y 1851. No obstante la relación que les unía se tornó negativa tras el destronamiento de Isabel II en 1868. Algarra se colocó entonces al frente del Museo Nacional de la Trinidad, mientras que Federico perdió su puesto como director del Museo del Prado. En el museo se conserva un paisaje del artista: P-4001.

Perugino Sensi

Perugino Sensi
El pintor y grabador Perugino Sensi
Federico de Madrazo
1873
Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado

Perugia, Italia, 1794 - Madrid, 1880

Gaspar Sensi y Baldachi, apodado Perugino por su ciudad de nacimiento, fue un pintor y litógrafo italiano, discípulo de Tommaso Minardi (1787-1871), que se estableció en Madrid, donde desarrolló parte de su carrera artística. Sensi llegó a la capital hacia 1825, contratado por José de Madrazo (1781-1859). Este abrió, junto con su socio Ramón Castilla, el Real Establecimiento Litográfico de Madrid, bajo el auspicio de Fernando VII. Sensi colaboró entonces en la Colección litográfica de los cuadros del Rey de España, de la que el Prado conserva dos ejemplares completos del volumen II (G-4702— G-4769 y G-4843—G-4910), además de otras estampas y grabados del artista.

Durante aquellos años mantuvo muy buenas relaciones con la familia Madrazo. Probablemente en aquellos talleres tuvo la oportunidad de conocer, e incluso de enseñar, a los hijos de José, Pedro y Federico, cuando ambos comenzaban sus estudios artísticos y realizaban sus primeras aproximaciones al arte litográfico. La relación con Federico debió continuar hasta la muerte del italiano e incluso se intensificaría hacia 1873, año en el que Madrazo realizó el retrato del artista, del que existe una réplica que regaló al propio Sensi. Federico mantuvo esta obra en su poder y a su muerte la legó al Museo del Prado.

Raimundo de Madrazo y Garreta

Raimundo de Madrazo y Garreta
El pintor Raimundo de Madrazo y Garreta, hijo del artista
Federico de Madrazo
1875
Óleo sobre lienzo. Firmado y fechado

Roma, 1841 – Versalles, 1920

Desde muy joven, influido por el trabajo de su padre, Raimundo desarolló su trabajo como pintor, comenzando su formación en 1854 en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Algunos de sus primeros trabajos le fueron proporcionados por su padre, con quien colaboró y continuó aprendiendo. En 1862 viajó a París, donde desarrolló su carrera artística, en la que consiguió, sobre todo como retratista, un amplio reconocimiento internacional.

Federico de Madrazo mostró una especial predilección por su hijo Raimundo. El intercambio constante de correspondencia entre ambos permite comprobar cómo su padre se convirtió en confidente y guía para asuntos personales y de trabajo. El pintor veía en él al continuador de la saga familiar, pues la calidad de su pintura era superior a la de su hermano Ricardo (1852-1917).

A propósito de la realización de este retrato de su hijo, en la agenda de 1875 escribió: “20 agosto 1875. Vendredi. París. St Bernard. […] hoy he empezado el retrato de Raimundo en la Sérre de Errazu y lo he concluido casi. Veremos mañana”. En efecto, Federico hizo el retrato en el invernadero de Ramón de Errazu, íntimo amigo de su hijo, que propició el importante legado al Prado en 1905, en el que figuraban diez obras de Raimundo de Madrazo, pintor muy representado en el Museo con una amplia colección, de la que una selección se expone de modo habitual (P-2603, P-2613, P-2614, P-2619, P-2622 y P-3051).

Calixto Ortega

Calixto Ortega
El pintor y grabador Calixto Ortega
Federico de Madrazo
1839
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

(Lillo, Toledo, 1811 - Madrid, 1860)

Pintor y grabador, discípulo de la Academia de San Fernando. En su estudio comenzó su formación un joven Martín Rico (1833-1908) de quien era su tío. En 1839 se trasladó a París para perfeccionarse en el arte del grabado en madera, realizando algunos trabajos que remitió a la Exposición de la Academia de 1839 y al periódico Semanario pintoresco español. A su vuelta a España, continuó trabajando como grabador y pintor, dirigió varias publicaciones ilustradas y remitió láminas y viñetas a otras como Museo de las familiasEl RenacimientoEl Semanario Pintoresco Español y Los españoles pintados por sí mismos.

Federico conocía los trabajos de Calixto Ortega y su estancia en París parece que fue propiciada por él mismo, a instancias de un proyecto que Valentín Carderera (1796-1880) quería poner en marcha. Madrazo había mostrado el trabajo del joven Calixto a algunos amigos en aquella ciudad para conseguir introducirlo en los círculos artísticos del momento. La llegada del artista se produjo en 1839, año de este retrato, con el objetivo de formarse en el taller de algún grabador. Las colaboraciones entre ambos se sucedieron durante esos años, destacando la reproducción que Ortega realizó del Godofredo de Bouillonde Federico de Madrazo. El Museo del Prado conserva una colección de diez grabados del artista (G- 400, G- 3333, G- 3358, G- 3359, G- 3360, G-3361, G- 3695, G- 3696, G- 4613 y G- 4652) y un óleo (P-6911)

José Siro Pérez

José Siro Pérez
El escultor José Siro Pérez
1839
Federico de Madrazo
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Madrid, 1809- Madrid, 1887

Escultor de la Catedral de Toledo e hijo de José Leoncio, también escultor.

En sus cartas durante su estancia en París, Federico escribió a su padre José de Madrazo (1781-1859) algunos comentarios a propósito del escultor. El 21 de octubre de 1837 indicaba: “el hijo de Pérez es muy aplicado, ha adelantado mucho. Si su padre le deja aquí el tiempo necesario me parecerá que será un buen escultor, aunque ha empezado a trabajar siendo algo demasiado maduro”. En 1839, año de este retrato, José Siro trabajaba en París bajo la tutela de David d’Angers (1788-1856), según se desprende de una carta de Federico a su padre fechada el 27 de abril: “Si ve V. a José Leoncio Pérez, dígale V. que la estatua que hace su hijo del tamaño natural, va perfectamente, muy ceñida al natural y de un excelente estilo. Hoy irá a verla su maestro Mr. David (d’Angers) que es un escultor de un mérito muy grande. […] Y volviendo a Pérez, quien se acordará V. que estaba muy fusilero en Madrid, está casi de todo cambiado. Ahora ya tiene entusiasmo por las bellas artes y va conociendo lo que es bueno. Me parece que, aunque ha venido a París algo maduro, adelantará mucho y que llegará a ser buen escultor”.

Claudio Lorenzale

Claudio Lorenzale
El pintor Claudio Lorenzale
Federico de Madrazo
1841
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Barcelona, 1815 - Barcelona, 1889

Pintor de historia, discípulo de la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, de la que llegó a ser director. Como otros artistas, viajó a Roma para formarse, conociendo de primera mano el arte clásico. Su extensa obra incluye, junto a la pintura al óleo, gran cantidad de dibujos para grabados, vidrieras o piezas de platería, entre otros. Fue el único artista español que asistió a las fiestas del centenario de Miguel Ángel en Florencia, lo que le permitió publicar en 1877 una memoria sobre ellas.

Federico de Madrazo entró en contacto por primera vez con el artista catalán durante su estancia en Roma, cuando realizó este retrato, y después debieron mantener una relación cordial. Así se desprende de una carta que envió al artista en 1855, en la que hacía referencia a asuntos personales.

Ponciano Ponzano

Ponciano Ponzano
El escultor Ponciano Ponzano
Federico de Madrazo
1841
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Zaragoza, 1813 - Madrid, 1877

Notable escultor unido desde muy temprano a la Academia de Bellas Artes de Zaragoza, discípulo del escultor José Álvarez Cubero (1768-1827), con quien se formó en sus inicios en Madrid. Su talento le valió una pensión del gobierno para marchar a Roma en 1832, donde empezó a cosechar sus primeros éxitos, estudiando a los maestros de la escultura como Bertel Thorvaldsen (1770-1844) y Pietro Tenerani (1789-1869), que fue también retratado por Federico de Madrazo (Museo del Prado, D-5382). Una de sus obras más reconocidas es el bajorrelieve del pórtico del Congreso de los Diputados en Madrid, España abrazando la Constitución del Estado. Entre sus producciones se encuentran estatuas, bustos, relieves y obras de ornamentación, monumentos funerarios y grupos de figuras mayores que el natural.

Al parecer, este retrato lo realizó Federico de Madrazo en una velada artística celebrada en Roma el 16 de marzo de 1841, tal y como contó a su padre en su correspondencia: “Por la noche se charló mucho artísticamente y se vieron las caricaturas de todos nosotros hechas por los escultores Ponzano y Vilar que tienen para ello particular gracia, pues las hacen tan parecidísimas y tan feas y tan ridículas que casi dan asco”. La que realizó Ponzano de Luis de Madrazo (1825-1897) se conserva en el Prado (D-9022). La relación con Federico debió ser bastante estrecha, ya que el escultor realizó los medallones con su retrato y el de Luisa y Federico dibujó otro retrato de la esposa de Ponzano un año después, en 1842 (Museo del Prado, D-5389). Ese mismo año anotó en su agenda haber realizado otro retrato al óleo de este escultor, hoy desconocido.

El Museo conserva cinco bustos realizados por el artista, entre ellos el retrato de José de Madrazo (1781-1859), que realizó entre 1851 y 1855 (E-594).

Antonio Solá

Antonio Solá
El escultor Antonio Solá
1842
Federico de Madrazo
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Barcelona, 1780 – Roma, 1861

Figura sobresaliente de la escultura neoclásica española, marchó a Roma en 1802 pensionado por la Junta de Comercio de Barcelona para completar su educación artística. Una vez allí recibió el encargo de tutelar a los pensionados españoles en la Ciudad Eterna con la idea de establecer una escuela de escultores. Este proyecto no se llevó a cabo, pero Solá continuó allí con su carrera. Fue individuo de mérito de la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando y miembro de la Pontificia de San Lucas de Roma, llegando a desempeñar el puesto de director de esta, al igual que de la Real Academia de Florencia. Algunas de sus obras más conocidas son los grupos escultóricos realizados para la Ciudad Condal, para Roma y Madrid. El Museo del Prado conserva un conjunto importante de sus obras de madurez (E-549, E-550<7a>, E-575, E-731 y E-946, en la Plaza del Dos de Mayo de Madrid).

Antonio Solá fue gran amigo de José de Madrazo (1781-1859), con quien permaneció recluido en el Castillo de Sant’Angelo durante la invasión francesa de Roma en 1808. Posteriormente ayudó al joven Federico cuando se trasladó desde París a Italia y estableció con él una estrecha relación. En sus cartas, Federico escribió a su padre que Solá le acompañaba a visitar Roma y sus principales monumentos. Se convirtió en una especie de tutor que le proporcionó consejo y facilitó su introducción en los círculos artísticos romanos. Además de este dibujo, Madrazo contó a su padre en una carta el mismo año, en el mes de mayo, que había pintado un retrato al óleo de pequeñas dimensiones de Solá, que es desconocido.

Karl von Blaas

Karl von Blaas
El pintor Karl von Blaas
Federico de Madrazo
1842
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Nauders, Austria, 1815 – Viena, 1894

Karl von Blaas perteneció a una familia de distinguidos pintores austríacos. Se formó en la Academia de Bellas Artes de Venecia, en la que fue premiado en 1837 y donde posteriormente ejerció como profesor. Se le concedió la posibilidad de pasar cinco años viajando por Roma para realizar su obra Moisés en el Monte Sinaí. Allí entró en contacto con el círculo artístico de Friedrich Overbeck (1789-1869) y sus amigos los pintores nazarenos, muy activos por entonces. Participó en la Exposición de París de 1855, en la que consiguió un premio por su obra Carlomagno visitando una escuela de niños. Fue el encargado de realizar las pinturas al fresco para algunas iglesias austriacas y decoró el Arsenal de Venecia con pasajes de batallas históricas.

Por la cronología, Von Blaas debió coincidir durante su estancia en Roma con Federico de Madrazo, probablemente gracias a la relación que le unía con Overbeck, que aparece frecuentemente en esos años en la correspondencia de Federico.

Karl Müller

Karl Müller
El pintor Karl Müller
Federico de Madrazo
1842
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Darmstadt, Alemania, 1818 – Neuenahr, Alemania, 1893

Discípulo de la Academia de Dresde, destacó como pintor de porcelanas, aunque también realizó obras de esmalte y miniaturas. Trabajó en la manufactura de Meissen, de cuya sección de pintura llegó a ser director. Su formación inicial transcurrió en Düsseldorf y se trasladó posteriormente a Italia entre 1834 y 1843. Precisamente su estancia en Roma durante aquellos años le hizo conocer de primera mano la estética nazarena, que empleó en las representaciones de la vida de la Virgen al fresco en San Apolinar de Remagen en Alemania. Este trabajo lo realizó junto con su hermano Andreas Müller (1811-1890), retratado también por Federico en 1842 (Museo del Prado, D- 5388).

Federico de Madrazo debió encontrarse por primera vez con Karl Müller en Roma en los primeros meses de 1840. Por entonces contó a su padre en una carta que había en la ciudad un pintor con ese nombre, alemán y de talento. Müller le había hablado muy bien de otros artistas alemanes como Peter von Cornelius (1783-1867) y Wilhem von Kaulbach (1805-1874), de los que Madrazo ya conocía algunos grabados de sus obras que había visto en París. Años después, esa mutua cordialidad continuaba. En 1853, durante un viaje a través de Alemania, Federico visitó la Academia de Düsseldorf acompañado de Müller ("uno de los pintores con que comí en Roma"). El Prado conserva una miniatura del artista (O-802).

Pietro Tenerani

Pietro Tenerani
El escultor Pietro Tenerani
1842
Federico de Madrazo
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Turín, 1789 – Roma, 1869

Pietro Tenerani comenzó su formación en la Academia de Bellas Artes de Turín hasta que consiguió marchar a Roma en 1813. Se convirtió en la mano derecha del escultor Bertel Thorvaldsen (1770-1844) y vivió de primera mano la enconada rivalidad entre su maestro y Antonio Canova (1757-1822). La carrera del turinés fue afianzándose gracias a sus creaciones y a su labor como profesor, en 1844, de la Academia de San Lucas y de la de Bellas Artes de París. De entre sus muchas creaciones la más recordada es la estatua que realizó, en ese mismo año, de Simón Bolívar, la primera del mundo.

El escultor italiano tenía estudio en Roma y allí debió coincidir por primera vez con Federico de Madrazo. Este contaba a su padre, en febrero de 1840, que había visitado el estudio de Tenerani y el de Tommaso Minardi (1787-1871) y del primero le llamaron la atención las estatuas y bajorrelieves de temática religiosa, tanto por su sentimiento como por su sencillez y “bello estilo”. La admiración debía ser mutua pues, durante los días que Las Marías en el sepulcro estuvo expuesto en casa de Federico, el escultor lo visitó y manifestó sus elogios al pintor. Federico afirmó: “Qué atrás que ha dejado Tenerani a todos los modernos escultores, cuán pequeño parecería Canova al lado suyo, su escultura no parece de escultor moderno”. El Prado conserva una obra de este autor (E- 944).

Pelegrín Clavé

Pelegrín Clavé
El pintor Pelegrín Clavé
Federico de Madrazo
1842
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Barcelona, 1811- Barcelona, 1880

Pintor de historia cuyo talento, como ocurrió con otros contemporáneos, le valió que en 1835 fuera pensionado por la Junta de Comercio de Barcelona para continuar en Roma su formación como discípulo de Tommaso Minardi (1787-1871). En 1845 se verificó en Roma un concurso para designar un director para la Academia de Bellas Artes de México, en el que participó y ganó. Sus dotes como pintor y las novedades que introdujo en el panorama artístico mexicano le hicieron crear una escuela de pintura, en la que difundió el romanticismo entre los jóvenes de aquel país. A su vuelta a España volvió a unirse a la Academia de Bellas Artes de Barcelona para continuar con su trayectoria profesional. De su gran cantidad de obras destacan algunas de las composiciones que realizó durante sus años en Barcelona y Roma, algunas academias y numerosos retratos.

Clavé coincidió con Federico en Roma, tal y como puede verificarse por medio de su correspondencia. El 25 de marzo de 1840 visitó, junto con otros artistas, los frescos realizados por Friedrich Overbeck (1789-1869), Peter von Cornelius (1783-1867) y Philipp Veit (1793-1877) en la casa de Claudio de Tempietto en la Trinitá dei Monti. En el año 1842, cuando dibujó este retrato, Federico anotó haber realizado también otro al óleo de Clavé, del que se desconoce su paradero, al igual que había hecho con Solá y Ponzano.

José Zanetti

José Zanetti
El pintor y grabador José Zanetti
1842
Federico de Madrazo
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Activo en Roma hacia 1817

José María Zanetti, oriundo de Zaragoza, se encontraba pensionado por Carlos Miguel, XIV duque de Alba, en Roma, donde tomaba clases en la Academia de San Lucas. Así lo atestiguó el secretario de esta, Giuseppe Antonio Guattani y el pintor Domenico Conti Bazzani (1740/1742-1818), quien solicitó que se le remitiera su pasaporte como ciudadano español, enviando sendos certificados a la Secretaría de Estado.

El retrato, realizado en 1842 en Roma por Federico, ingresó en el Museo de Arte Moderno, junto con otros dibujos del autor. Se presentó enmarcado en un grupo de cuatro junto a los retratos de José Siro Pérez, escultor (Museo del Prado, D-5376); Calixto Ortega, grabador, (Museo del Prado, D-5375); Juan Brocca, arquitecto (Museo del Prado, D-5372) y el del propio Zanetti, pintor. Los dos primeros fueron realizados en París en 1839 y los otros dos en Roma en 1842.

Aunque en los catálogos del Museo de Arte Moderno de los años 1899 y 1900 aparece identificado como escultor, al igual que en las actas de ingreso de los dibujos en el museo, es posible que se deba a un error. Los artistas identificaban la autoría de un grabado añadiendo "sculp" (por "sculpsit") a su firma, que no se refiere a un escultor, sino a un grabador.

Louis Robbe

Louis Robbe
El pintor Louis Robbe
1844
Federico de Madrazo
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Courtrai, Bélgica, 1808 – Bruselas, 1887

Aprovechando un viaje a España y amparado por el pintor Genaro Pérez Villaamil (1807-1854), este artista presentó en 1844 un cuadro a la Exposición de la Academia de San Fernando, que le valió la concesión del título de académico de mérito por la pintura de género de animales. Recibió numerosas recompensas en diversas exposiciones públicas desde muy joven y en 1855 fue galardonado en la Exposición Universal de París. Fue asimismo distinguido con la Orden de Leopoldo en 1843 y la Legión de Honor en 1845.

Federico realizó su retrato en Madrid, con motivo del viaje de Robbe por España en 1844.

Edmond Wodick

Edmond Wodick
El pintor Edmond Wodick
Federico de Madrazo
1845
Lápiz sobre papel. Firmado y fechado

Haldensleben, Alemania, 1816 – Magdeburgo, Alemania, 1886

Hijo de un pintor alemán experto en decoraciones, después de un aprendizaje en Magdeburgo como litógrafo concurrió entre 1836-1839 a la Escuela de Pintura de Düsseldorf. Años después emprendió diversos viajes por las principales ciudades europeas y el norte de África para continuar su formación. A su paso por Italia permaneció en Milán y en Roma (1844). Durante su estancia allí, estuvo vinculado al círculo de artistas alemanes afincados en la ciudad y trabajó realizando encargos para la familia Von Wedemeyer de Hannover. Gracias a ellos, en 1844 hizo un viaje de varios meses por España.

El dibujo realizado por Federico está fechado en 1845, año en que debió coincidir con el artista alemán durante su viaje por nuestro país.

Vicente López

Vicente López
El pintor Vicente López
1835
Federico de Madrazo
Litografía publicada en El Artista, tomo II

Valencia, 1772 – Madrid, 1850

Comenzó sus estudios en Valencia bajo la dirección de Antonio de Villanueva y se presentó desde muy joven a los concursos de la Academia de San Carlos. Fue esta quien le concedió una pensión para trasladarse a Madrid a continuar con sus estudios en la Academia de San Fernando bajo los dictados de Mariano Salvador Maella (1739-1819). En 1802 pintó el cuadro Carlos IV y su familia homenajeados por la Universidad de Valencia (Museo del Prado, P-2815), y a partir de entonces su reconocimiento fue en aumento. En 1814 fue nombrado Pintor de Cámara de Fernando VII y en 1823 director artístico del Real Museo.

La relación de Federico de Madrazo con Vicente López fue bastante particular. El artista había sido durante veinte años el pintor de Cámara y por su formación y estilo representaba un lenguaje pictórico apegado al Antiguo Régimen. Con la regencia de María Cristina fueron los Madrazo los que desplazaron a López en pos de otro tipo de pintura más acorde con el cambio que representaban la regente y la futura Isabel II. Aunque el pulso fue principalmente entre José de Madrazo (1781-1859) y Vicente López, con la irrupción de Federico en la corte conformando la imagen oficial de la reina gracias a sus retratos, la relación entre ambos también se volvió más distante. Federico mostraba respeto por López como artista, pero no mantuvo un vínculo especial con él, como sí lo hizo con la mayoría de los artistas a los que retrató.

El Prado conserva un buen número de obras del artista, habitualmente expuestas en las salas 39 (P-4094) y 75 (P-864, P-865, P-867, P-869, P-2815, P-2980, P-3804, P-4405, P-4406, P-4407 y P-7041).

José de Madrazo

José de Madrazo
El pintor José de Madrazo, padre del artista
1835
Federico de Madrazo
Litografía publicada en El Artista, tomo II

Santander, 1781 – Madrid, 1859

A los quince años ingresó como alumno en la Academia de San Fernando marchando en 1801 a París, donde llegaría a ser discípulo del pintor Jacques-Louis David (1748-1825). Trasladado a Roma en 1806, pintó allí la que es probablemente su obra maestra, La muerte de Viriato, jefe de los lusitanos (Museo del Prado, P-4469). Años después sería nombrado pintor de cámara de Carlos IV y más adelante, en 1818, de Fernando VII. Director adjunto de la Academia de San Fernando, desde 1823 fue el introductor en España del arte de la litografía. Entre 1838 y 1857 fue director del Real Museo de Pinturas. Como secretario de la Reina Isabel II, asumió el cargo de Pintor de Corte a la muerte de Vicente López (1772-1850) y consiguió para su hijo Federico una de las plazas de segundo pintor.

José de Madrazo fue una figura clave en la formación y en el carácter personal de su hijo Federico, así como en el posterior desarrollo de su carrera. La intensa correspondencia mantenida entre ambos así lo atestigua. Además de esta litografía para ser publicada en El Artista en 1835, Federico ya había pintado previamente a su padre, al óleo, en 1832, retrato que se perdió en un incendio en 1935.

El Museo del Prado conserva un gran número de obras de este artista, entre las que algunas habitualmente se exponen en la sala 75 (P-4469, P-6951, P-7977, P-7978 y P-8026).

Obras

Actividades

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba