El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Rubens

05.11.2010 - 23.01.2011

Con motivo del inicio de las obras de acondicionamiento de las actuales salas dedicadas a Rubens debido al avance del proyecto La Colección. La otra ampliación, el Prado invita al público durante más de dos meses y medio a adentrarse en el apabullante universo artístico de este prolífico y genial maestro flamenco a través de una novedosa instalación de la importante colección de obras autógrafas y de su taller que atesora. Además, por primera vez tras una década sin exponerse de forma completa, el visitante volverá a encontrarse reunida la totalidad de esta parte troncal de la colección del Prado. Se trata de la mayor y una de las mejores colecciones de Rubens en el mundo, un artista con abundante obra dispersa en distintas instituciones.

Para facilitar un continuado efecto de inmersión en el universo rubeniano y la percepción de la extraordinaria capacidad creadora del pintor, el comisario de la exposición ha ideado un singular montaje en el que las noventa obras se exponen siguiendo un único criterio, el cronológico, y se muestran como secuencias concatenadas de un plano panorámico continuo.

Comisario:
Alejandro Vergara, Jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte

Acceso

Sala A y B. Edificio Jerónimos

Horario

De martes a domingo de 9 a 20h. Apertura extraordinaria de la exposición los lunes 20, 27 de diciembre y 3 de enero. Ver información detallada al final de la página.

Vídeos

Exposición

Recorrido

Recorrido
Sala A de la exposición

El montaje de la exposición, dividido en dos grandes salas, permite apreciar con claridad la evolución del estilo de Rubens y su forma de abordar las grandes obras. En la primera sala (A), el público descubre al artista temprano, muy "michelangelesco", como un gran escultor antiguo que quiere transmitir el poderío de las formas y su fuerza expresiva. Lucha de San Jorge y el dragón es un perfecto ejemplo de la monumentalidad propia de esta etapa juvenil, con figuras fuertes y rotundas.

En esta sala, destaca también la gran serie del Apostolado, en la que se podrán contemplar algunos de los cuadros no expuestos en los últimos años como San Mateo (c.1610-1612).

Otra de las grandes series que el público podrá admirar reunida es la serie de la Torre de la Parada, que ocupa parte de la segunda sala de la exposición (B). Por primera vez después de más de una década, se muestra la serie completa encargada por Felipe IV para el pabellón de caza de los montes del Pardo. En esta sala están presentes las obras de la última etapa de su carrera, en la que se volcó en la potencia narrativa de los cuadros y en transmitir su contenido poético. El paisaje de Atalanta y Meleagro cazando el jabalí de Calidón (h. 1636) expuesto junto a Diana y sus ninfas sorprendidas por sátiros (1638-1640) demuestra el amor del artista por el campo y su profunda sintonía con la vitalidad de la naturaleza.

La colección de Rubens del Prado refleja la gran versatilidad temática del pintor flamenco, con pinturas de temas mitológicos, religiosos, de historia, retratos y paisajes, entre las que se incluyen algunas de las mejores obras maestras de su extensa producción como Lucha de San Jorge y el dragón (h. 1607), La Adoración de los Magos (1609), San Pablo (h. 1611), El jardín del Amor (h. 1633), Las tres Gracias (h. 1635), Ninfas y sátiros (h. 1635), Hércules y el Cancerbero (h. 1636), Danza de aldeanos (1636-1640), Diana y sus ninfas sorprendidas por sátiros (1638-1640) o Diana y Calisto (1638-1640), diez ejemplos de la desbordante y personalísima expresión creadora del que fue pintor favorito de Felipe IV hasta su muerte y uno de los grandes genios de la pintura de todos los tiempos.

Rubens

Rubens
Las tres Gracias
Pedro Pablo Rubens
1630 - 1635
Óleo sobre tabla
220,5 cm x 182 cm

Pedro Pablo Rubens (1577–1640) fue el pintor más admirado de su época en Europa. Sus méritos son incontestables: muy pocos artistas han conseguido transmitir una versión exaltada de la vida de forma tan persuasiva o nos ayudan tanto a acercarnos a un ideal de excelencia humano. Los valores que encontramos en la pintura de Rubens tienen mucho en común con los valores de los poetas antiguos (a menudo ha sido comparado con Homero): su arte es un recuerdo constante de lo que la vida tiene de heroico y de dramático, y nos ayuda a ensanchar el mapa de nuestros sentimientos, y a profundizar en ellos.

El vehículo principal que utilizó Rubens para transmitir sus ideas son los mitos que resumen la sabiduría de los antiguos sobre el comportamiento y las emociones de los seres humanos. Apoyado en su fe en el poder de las formas pintadas para influir en el ánimo de los espectadores, y en una enfática retórica gestual, Rubens recreó estos mitos con un extraordinario poder de convicción: contemplando su arte a menudo tenemos la impresión de que las grandes cuestiones de la vida se dirimieron con él de testigo presencial.

Rubens es autor de una obra muy abundante (se conservan en torno a mil quinientos cuadros suyos), que realizó con la ayuda de su taller, instalado en Amberes, y que vendió gracias a su sagaz espíritu comercial. Pintó para las principales monarquías europeas, y para la aristocracia, la Iglesia y las élites culturales y comerciales de todo el continente. Fue también un fabuloso dibujante, y diseñó tapices, esculturas, obras de arquitectura, y conjuntos decorativos para ceremonias públicas. Al margen de su trabajo artístico, trabajó como diplomático al servicio de la Monarquía Española, y fue un apasionado conocedor de la cultura clásica, lo cual nos da una 300 medida de la grandeza del personaje. Fue también un importante coleccionista de cuadros, esculturas y libros, entre otros objetos, y un verdadero cosmopolita que viajó extensamente y que se expresaba en varios idiomas. Por todo ello, fue considerado un modelo profesional y social por sus colegas.

Al hablar de la colección de cuadros de Rubens que guarda el Museo del Prado, sucede lo mismo que al hablar del propio pintor: es difícil evitar los superlativos. Por ser natural de los Países Bajos meridionales (la actual Bélgica), Rubens tuvo una especial vinculación con la familia real española, que gobernaba la región. La infanta Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II, heredó de su padre el mando de los Países Bajos. Desde su corte en Bruselas, utilizó al pintor como consejero y apoyó su carrera artística y cortesana, hasta el punto de solicitar de su sobrino, el rey Felipe IV, que lo ennobleciese.

Rubens fue el pintor favorito de Felipe IV, que le encargó decenas de cuadros para decorar sus palacios madrileños, y fue también el principal comprador de las obras que el pintor dejó en su estudio tras su muerte. Él es la principal razón por la cual el Museo del Prado conserva la mayor colección que existe de obras de Rubens, con unas noventa pinturas (la cifra exacta oscila, según se acepten, o no, algunas atribuciones). Pero no es sólo cuestión de números: el hecho de que muchos de los cuadros de Rubens que conserva el Prado fuesen pintados para el rey, o para personas próximas a él, explica la gran calidad de la colección. El Museo del Prado nos ofrece una oportunidad única para adentrarnos en el universo de Rubens.

Alejandro Vergara, comisario de la exposición

Cronología biográfica

1577
El 28 de junio Pedro Pablo Rubens nace en Siegen (Alemania), hijo del abogado Jan Rubens y de Maria Pypelincks, que habían huido de Amberes a causa de las persecuciones religiosas.
1589
Maria Pypelincks, convertida al catolicismo, y tras la muerte de su esposo en 1587, regresa a Amberes con tres de sus hijos, entre ellos Pedro Pablo.
Rubens comienza sus estudios clásicos, formándose en retórica, gramática, latín y griego.
1590
Entra a servir como paje de la condesa de Ligne-Arenberg, adquiriendo los principios básicos de un buen cortesano.
1591–92
Ingresa en el taller del pintor Tobias Verhaecht, especialista en paisajes. Continúa su formación en el taller del pintor Adam van Noort.
1595–96
Entra en el taller de Otto van Veen, quien se convertirá en su principal maestro y le transmitirá los ideales clasicistas del arte de la pintura.
1598
Ingresa como maestro en el gremio de pintores de Amberes.
1600
El 9 de mayo parte para Italia, donde trabajará al servicio del duque de Mantua Vincenzo Gonzaga.
Permanece en Italia ocho años. Allí estudia el arte de la Antigüedad y a los maestros del Renacimiento, y viaja a Roma, Florencia, Venecia, Génova y otras ciudades.
1603
En septiembre visita la corte de Felipe III en Valladolid como enviado del duque de Mantua. Pinta el Retrato ecuestre del duque de Lerma (Museo del Prado). Regresa a Italia a principios de 1604.
1608
Tras la muerte de su madre, regresa a Amberes desde Italia.
1609
Trabaja como pintor de la corte de los archiduques Alberto e Isabel Clara Eugenia en Bruselas, y para el patriciado de Amberes, ciudad donde reside y donde establece su estudio.
1609
Realiza La Adoración de los Magos (Museo del Prado) para el Ayuntamiento de Amberes, el primero de muchos grandes encargos que recibirá de las principales instituciones de la ciudad. Contrae matrimonio con Isabella Brant.
1611
Nace Clara Serena, su primera hija. Muere su hermano Filips Rubens, destacado filósofo neoestoico.
1614
Nace Albert, su primer hijo varón.
1616
Anton van Dyck entra en el taller de Rubens, dando comienzo a una amplia colaboración.
1618
Nace Nicolás, segundo hijo varón del artista.
1620
Recibe el encargo de la decoración de la iglesia de los Jesuitas de Amberes, en la que Van Dyck representa un papel destacado.
1621
María de Médicis le encarga el ciclo de pinturas para su palacio de Luxemburgo en París.
Hacia 1622
Inicia sus actividades diplomáticas al servicio de la Monarquía Española.
1623
Muere su hija Clara Serena.
1624
A instancias de Isabel Clara Eugenia, Felipe IV le otorga patente de nobleza.
1625
Isabel Clara Eugenia le encarga el diseño de la serie de tapices sobre la Eucaristía para el convento de las Descalzas Reales de Madrid.
1626
Muere su esposa Isabella Brant.
1628–29
En septiembre llega a Madrid como diplomático para informar al rey sobre el estado de las negociaciones de un tratado de paz con Inglaterra. Se instala en el Alcázar de Madrid, donde entra en contacto con Velázquez.
1628–29
Copia numerosas pinturas de Tiziano de la Colección Real. Retrata a Felipe IV a caballo, cuadro hoy perdido que sustituye, en el salón más importante del Alcázar, a otro retrato anterior de Velázquez.
1629
El 29 abril deja Madrid con destino a Inglaterra.
1630
Es nombrado caballero por el rey Carlos I de Inglaterra. El 6 de diciembre contrae matrimonio en Amberes con Helena Fourment.
1632
Nace su hija Clara Johanna.
1633
Nace su hijo Frans.
1634
Dirige la decoración a base de arcos triunfales para la entrada en Amberes del nuevo gobernador de la región, el cardenal infante Fernando de Austria, hermano del rey Felipe IV.
1635
Nace su hija Isabella Helena. Adquiere Het Steen, residencia señorial cerca de Malinas.
1636
Comienza los diseños para el pabellón de caza cercano a Madrid conocido como la Torre de la Parada, por encargo de Felipe IV.
1637
Nace su último hijo, llamado Peter Paul. Trabaja en numerosos encargos para Felipe IV, que llega a ser el mayor coleccionista de su obra.
1640
Muere en Amberes el 30 de mayo.
1640–45
Felipe IV adquiere de los herederos de Rubens cuadros que habían quedado en la colección del pintor tras su muerte, entre ellos San Jorge y el dragón, Las tres Gracias, y otros que forman parte de la colección del Museo del Prado y que se pueden ver en esta exposición.

Obras

Actividades

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba